Humanismo jurídico

Autor:Beatriz García Fueyo
Páginas:69-80
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 69

Juan Fabro es muy sucinto en su comentario a la materia, pero sumamente preciso177, de modo que según su planteamiento "non est ¡ocatio, nec conductio, nisi mercede in pecunia constituía. In casu in quo nihil conventum fuit de mercede, si sit persona, quae consuevit locare operas suas, datur praescriptis verbis".

Más amplio en sus reflexiones es Jasón del Maino178, retornando a la doctrina de Baldo, sobre el alcance de la costumbre para identificar la merces: "ubi aliqua res esset locata simpliciter, non expressa certa quantitate, quo casu merces ex consuetudinepraestatur; C. Iust. 4, 65, 18. Diocletianus et Maximianus. Año 290, quodhoc casu iste erit contractus innominatus, et ageretur actionepraescriptis verbis, et idem voluitBaldus in C. Iust. 4, 38. 15. Iustinianus. Año 530".

Defiende abiertamente que no hay verdadero contrato de arrendamiento en los servicios que prestan los titulares de algún arte o artificio o ciencia liberal179, porque en estos casos solamente existe

Page 70

un mero reconocimiento, por razón del beneficio que prestan dichos profesionales, como sucede en los binomios entre el abogado y su cliente, el médico y el enfermo, entre el docente y los alumnos, sin que pueda ejercitarse las acciones locati o conducti, respectivamente, siguiendo la tesis de Bártolo y Baldo, que contradice abiertamente el criterio de la glosa, al comentar D. 19, 2, 59, de Javoleno, porque entendía que el enfermo disponía de la actio ex conducto contra el médico, lo que Jasón del Maino califica como "falso".

Por lo que concierne a la merced del arrendamiento de las opera manualia, que es el contrato en sentido propio, respecto del arrendamiento de servicios180, el humanista deja bien patente que ha de consistir necesariamente en dinero:

Advertite, quod locatio et conductio dicunturproprie, quando merces solvenda a locatore consistit in pecunia numerata. Si autem merces non consisteret in pecunia numerata, sed in alia quantitate, puta guia quis concessisset alicui fundum pro decem saccis in annis, ut quotidie fit: tune ista non esset locatio, sed contractas innominatus, facio ut des. Est multum not. in D. 16, 3,1,9. Ulpiano libro 30 ad Ed. De cuius intellectu et limitatione vide glossa not. in D. 12, 4, 5 pr. Ulpiano libro 26 ad Ed. in glossa 1 in ver. acceperis, et latius in glossa in ver. repetetur, et ibi Bartolus in tertia columna versículo contra hoc oppono, et vide etiam Bartolus in D. 19, 5, 5, 2. Paulo libro 5 quaest. et glossa supra de locato in principio in verbo merces.

Cuyacio, después de afirmar que no hay venta ni arrendamiento "sin precio cierto"181, y poner de relieve los diversos términos con

Page 71

los que se identifica la merces, que es un elemento sustancial del negocio de locatio-conductio182, reconoce que los abogados y procuradores pueden asumir el puesto contractual de locatores, si por su actividad cobran una merces y precio, pero no asumirían esa relación contractual en el supuesto de obtener un salario honorífico183. Este humanista admite el criterio de un sector doctrinal, a tenor del cual, el precio o merced normalmente consiste en dinero, pero nada impide que pueda consistir en una cantidad determinada de cosas fungibles184, aunque en el caso del colono parciario, donde el aparcero satisface al locator una cuota de los frutos que produce el objeto, no habría arrendamiento sino más bien una sociedad, y sin embargo recibe la calificación de arrendamiento, a partir de la intención de las partes contratantes, reafirmando este punto de vista en su comentario a C. Iust. 4, 65, 21, de Diocleciano y Maximiano185:

Haec lex probat, locationem contrahi, non tantum certo pecuniae numero, sed et earum rerum, quae pondere, numero, et mensura constant, certo pondere et mensura: primum, guia vocat locationem; deinde guia vocat hunc contractum bonae fidei. Esse vero locationem constat: nam do ut facías non est bonae fidei:, D. 19, 5, 5, 2. Paulo libro 5 quaest.

Page 72

Hugo Donneau define el contrato de arrendamiento, diferenciando el usus rei de las operae, pero en ambos supuestos es necesario, para que exista el negocio, que se pague un dinero, explicando como buen humanista la terminología186:

Locatio et conductio est contractas mutuae praestationis, sed quo id agitur, non utpro re, ut in emtione, sed ut pro usu rei, aut operae, quae quidem locationem recipiat, pecunia detur... locator, qui operam praebet, conductor, qui dat pecuniam... pecunia quae datur, dicitur generaliter merces... mercedis verbum dictum vult Varro a merendo aere. Fortasse rectius dictum putemus ex eo, quodmerenti cedat: quia verbum merces nec scribiturper aes diphthongum, nec inflictitur ita, ut sit merces, merceris. Quorum tamen utrumque fit in verbo aes aeris. At merces mercedis cum dicimus... est eapecunia, quam quis usu rei suae, aut opera sua meretur, seu meret. Unde mercenarii, qui opera sua ita merent, et quaestumfaciunt. Pensio, quodstatis temporibus pro usu reipenditur.

Siguiendo el régimen normativo que tuvo Roma, durante el período clásico, Donello diferencia unos servicios susceptibles de arrendamiento y otros que no lo son, ya que los primeros permiten que se pague un dinero por su ejecución, mientras que los segundos solamente admiten un reconocimiento por el beneficio que se recibe, de donde deriva el término honorario, como remuneración por esa actividad187, y a continuación expone los dos aspectos que deben

Page 73

tomarse en cuenta en la merces. Por un lado, que ha de consistir en dinero, por lo cual el contrato en el que se conviene el pago de una cantidad de cosas, no es propiamente locación, sino otra figura, y los emperadores acogieron la terminología de "locare" de modo incorrecto, pero era la que había empleado, en la súplica, la mujer que hizo la consulta; de otro lado, es necesario que la merced está determinada desde el inicio del contrato, ya que si queda al arbitrio de un tercero, deben aplicarse las mismas reglas que en la compraventa:

In mercede itidem ut inpretio duo spectanda. Primum ut consistat in pecunia numerata, quod si pro usu rei aliud quidpraestetur, locatio non erit, Inst. Iust. 3, 24, 2. Nam quod dicitur in C. Iust. 4, 65, 21. Diocletianus et Maximianus, si olei certaponderatione fructus anni locasti, a contractu bonafide habito, propter hoc solum, quod alter maiorem ponderationem obtulit, recedere non oportere: locasti dictum est abusive, dum Imperatores referent verba consultricis, quae in specie factiproponenda hoc verbo usa erat. Ceterum re vera locatio nonfuit... Alterum in mercede spectandum, similiter ut in pretio, ut certa ab initio constituatur. Quae si in alienum arbitrium collata erit, eadem distinctione servabitur locatio, qua in eadem conventione emtione servari diximus... In locatione et conductione conventio etfinis dandi accipiendique idem. Haec enim conventio est, ut rei usus, vel operae praestetur, similiter ut rem in emtione praestari oportet: ab altera autem parte ut detur pecunia, non praestatur solum188.

Page 74

Todavía estudia las obligaciones de las partes del contrato, y en ese ámbito muestra que la principal obligación del conductor es pagar la merces y la pensio convenida, ya que en el arrendamiento de servicios hay un compromiso del locator de ejecutar un servicio a cambio de una merced, de tal manera que al ser un contrato bilateral o sinalagmático perfecto, el cumplimiento de la prestación, por parte del operario, hace posible el ejercicio de la acción por la que se reclama la contraprestación o merces189:

In locatione operarum, praecipua conductoris obligatio est, pro usu rei solvat Mercedes et pensiones, de quibus in locatione convenit. In operapraestanda agnoscere necesse est... dat operam pro mercede. Ergo hi nobis operas debent. Quas proinde nisi praestant, eadem obligatio futura est. Nos illis debemus mercedem pro opera.

El italiano Alciato también puso su análisis en los fragmentos de la Compilación que refieren diversos elementos y aspectos del arrendamiento de servicios. En uno de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA