Huerto solar

Autor:Planificación Jurídica
RESUMEN

Para una instalación de un huerto solar se ha formalizado un leasing de 766.000,00€ aproximadamente, la duración es de 7 años. Se trata de una PYME. La forma social es una Sociedad Civil. La primera cuota es mucho mayor que el resto, ascendiendo a 255.000,00€. Al tratarse de un leasing, como amortización anual debería imputarse la cantidad que resulta de sumar las cuotas del año en curso. El problema es que al contar esa... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

De la terminología empleada en la redacción consulta se nos plantea alguna duda. Cuando indican que “como amortización anual debería imputarse la cantidad que resulta de sumar las cuotas del año en curso” deberíamos entender que se refieren a la “amortización fiscal”, es decir, al gasto fiscalmente deducible como consecuencia de las cuotas derivadas del contrato de arrendamiento financiero. Realizamos esta puntualización debido a que la amortización propiamente o amortización contable suele no coincidir con dicha imputación fiscal. En este sentido, la amortización contable de la inversión realizada para la construcción de la huerta solar será la que se desprenda de la vida útil de los elementos que la integren. Otra cuestión, pues, es el gasto fiscalmente deducible que, por otra parte, provocará los correspondientes ajustes en el resultado contable de cada ejercicio para el cálculo de las respectivas bases imponibles anuales. Dichos ajustes, generalmente, serán de carácter negativo en los primeros ejercicios (mientras la “amortización fiscal” sea superior a la contable”) generándose los correspondientes pasivos por diferencias temporarias imponibles y, a partir de dicho momento, es decir, a partir del momento en que las deducciones fiscales hayan concluido pero siga la amortización contable por vida útil de los elementos, los ajustes serán positivos, mediante lo que revertirán los aludidos pasivos por diferencias temporarias imponibles hasta quedar a cero exclusivamente por lo que se refiere la operación concreta considerada.

Llegados a este punto, si lo que quieren indicar al referirse a la amortización anual es la imputación fiscal como gasto de la parte de las cuotas correspondiente a la recuperación del coste del bien, efectivamente, el límite a considerar fiscalmente para cada ejercicio es, para las empresas de reducida dimensión, el del triple de las cuotas de amortización lineal según tablas fiscales. El exceso sobre dicho importe que no pueda ser deducido en el período impositivo en cuestión por superar tal límite, podrá serlo en los períodos posteriores, si bien siempre respetando el referido límite del triple. Ello supondrá que, muy probablemente, existirán cuotas deducibles fiscalmente pendientes de aplicar con posterioridad a la finalización del contrato.

CONCLUSIÓN

El límite a considerar fiscalmente para cada ejercicio es, para las empresas de reducida dimensión, el del triple de las cuotas de amortización lineal según...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA