Hal Cash ya es una realidad

RESUMEN

Bankinter, junto a Bancaja y Caixa Galicia, acaba de presentar un sistema por el que el cliente ordena transferencias desde su teléfono celular y el destinatario las puede retirar en un cajero. Se llama Hal Cash (hal es 'solución' en árabe) y está abierto a más socios ?nacionales y extranjeros- para que el estándar se popularice.

 
EXTRACTO GRATUITO

No existe un sistema similar en otros países , afirma Fernando Alfaro, director de innovación de Bankinter. Queremos convertirnos en el Seur de los envíos de dinero , añade el director de innovación de Caixa Galicia, José Valiño.

Arañar mercado

Ahora hay unos 500 cajeros activos para retirar las transferencias que a principios de año aumentarán a 1.300 cuando se adhieran los terminales de Bancaja. La intención es llegar en breve a 2.500 cajeros operativos , explica a su vez Pedro Gómez, director de operaciones de Bancaja, Unos de los clientes con más potencial son los inmigrantes. La idea es arañar mercado a las compañías especializadas en envío de remesas que actualmente intermedian en torno al 80% de los envíos . Para ello, vamos a competir por precio. Mientras las remesadoras cobran comisiones de entre el 5% y el 15% para transferencias de 500 euros, el nuevo sistema patentado tiene un coste de 2 euros , añade Alfaro.

El año pasado, el envío de remesas movió 2.400 millones en España y se produjeron un total de 6 millones de operaciones de este tipo. Con el servicio puesto en marcha por Bankinter, Bancaja y Caixa Galicia, se podrán transferir fondos por cantidades de hasta 600 euros al día. Dentro de este tope están buena parte de esos seis millones de envíos que se realizan al año. Según algunas estimaciones, el 90% de las operaciones de remesas no superan los 1.000 euros.

En busca de masa crítica

Para el director general adjunto de tecnologías de Caixa Galicia, José Valiño, nuestro deseo es que a Hal Cash se adhieran más entidades y alcanzar una masa crítica que constituya una red suficiente que admita el sistema. La intención es que funcione también con otros dispositivos de pago, como los terminales en puntos de venta . El sistema permite usar el teléfono móvil como dispositivo para sacar dinero de un cajero automático, evitando así el uso de la tarjeta. Basta con que el cliente envíe un mensaje corto al banco o caja pidiendo disponibilidad de saldo. El banco contesta con un mensaje aceptando la operación, diciendo en qué cajero puede obtener el efectivo e indicando un código de acceso. Con este código y el número de teléfono, ese usuario accede al cajero y saca el dinero. El sistema es más versátil que las tarjetas. Un usuario también puede dar orden a la entidad para que otro cliente, en cualquier otro punto de la red de cajeros, o incluso en cajeros de otro país, pueda sacar el dinero.

Así, al margen de qué cajas y bancos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA