GARCÍA GARCÍA, José Manuel: La finca registral y el Catastro, Aranzadi, Pamplona, 2016, 1497 pp.

Autor:Jacobo Fenech Ramos
Cargo:Registrador de la Propiedad. Doctorando en la Universidad de Málaga
Páginas:555-560
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 555

Este autor suma esta nueva obra de gran volumen a su dilatada producción científica, consolidada y de gran prestigio y difusión en el ámbito jurídico, especialmente, notarial y registral.

Resulta encomiable la decisión de abordar un tema que destaca a partes iguales por su actualidad y por su complejidad. Ha sido tradicional en el campo del derecho hipotecario el anhelo por lograr la coordinación entre la institución registral y catastral en lo que a la descripción de inmuebles se refiere. La evolución histórica de los diversos hitos normativos en esta materia es estudiada con detalle por el autor en el capítulo XII. El objetivo principal que se marca el trabajo es el estudio en profundidad de las reformas y nuevos procedimientos que introducen la Ley 13/2015 de 24 de junio, de Reforma de la Ley Hipotecaria y el texto refundido de la Ley de Catastro Inmobiliario, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2004, de 5 de marzo, en vigor desde el 1 de noviembre de 2015.

Page 556

Esta nueva norma ha supuesto un hito importantísimo para la coordinación entre ambas instituciones y para la mejora de la seguridad jurídica del tráfico de inmuebles ya que se establece la posibilidad de definir la localización y perímetro de las fincas mediante su representación gráfica con coordenadas georreferenciadas. Por otra parte la Ley renueva por completo los procedimientos para adecuar el registro a la realidad física y jurídica extrarregistral, como son la inmatriculación, excesos de cabida o reanudación del tracto interrumpido. Todo ello ha supuesto un impacto considerable en el ámbito notarial y registral, además de alejar muchos asuntos de índole inmobiliaria de los tribunales de justicia.

La obra se estructura en treinta capítulos, los cuales se subdividen en epígrafes, en número variable según cada capítulo, desde tres el que menos hasta treinta ocho el que más. Tales capítulos ordenan sistemáticamente cada una de las materias tratadas, siendo muy destacable la corrección en el orden expositivo seguido. En concreto, pueden distinguirse claramente dos partes en la exposición de la obra. En primer lugar, los capítulos I a XIV se dedican a estudiar la finca como elemento básico del sistema registral español basado en el folio real, abordando detenidamente las clases de fincas y su descripción, destacando en este punto concreto las bases gráficas y representaciones gráficas registrales, así como la coordinación entre Registro y Catastro. Y en la segunda mitad, los restantes capítulos exponen ordenadamente todos los procedimientos vigentes sobre concordancia del registro a la realidad física y jurídica extrarregistral, lo que responde al subtítulo de la obra: «inmatriculación, obra nueva, reanudación del tracto y restantes procedimientos de la Ley 13/2015 de 24 de junio».

A lo largo de la obra el lector encontrará las justas referencias a la doctrina científica, siendo escaso el recurso a las notas al pie y las referencias bibliográficas.

El planteamiento sistemático de la obra se expone por el autor en el primer capítulo. En el mismo se parte de la consideración de la finca registral como un elemento de la inscripción y a la vez elemento estructural del Derecho Inmobiliario Registral alrededor del que giran los demás, encontrándose en la base misma del sistema registral. Así, el punto de partida es el estudio las disposiciones legales en las que se fundamenta tal afirmación y la evolución de la doctrina de la DGRN, en la que se destaca la finca como base primordial del sistema de folio real.

En esta primera parte se estudia en profundidad la finca registral, se delimita su concepto, desde un punto de vista doctrinal y legal, atendiendo, además, a la interpretación de la DGRN y a la distinción de otros conceptos afines como el de inmueble, la finca en sentido material y funcional y, especialmente, la parcela catastral y urbanística. Resulta acertada la enumeración de diferencias entre finca registral y parcela catastral partiendo de la definición de esta última del artículo 6 de la Ley del Catastro (p. 77), ampliada más adelante acudiendo a otros autores que han destacado en el estudio de esta cuestión (p. 82).

Es exhaustivo el estudio que se realiza de la finca, exponiendo con detalle las distintas clasificaciones sobre la misma. En particular, no podía faltar en un estudio sobre la finca registral la básica distinción entre finca rústica y urbana. La naturaleza de la finca es exigida como circunstancia de la inscripción en la legislación hipotecaria, y así lo destaca el autor, enumerando, además, una serie de circunstancias que resaltan la relevancia de tal distinción (p. 91), previamente a desarrollar el estudio de los criterios tradicionales que

Page 557

determinan la diferenciación entre finca rústica y urbana: la situación, la construcción, el destino y la accesoriedad. El autor concluye que tales criterios sólo son útiles a efectos registrales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA