Funcionamiento de la firma electrónica

Autor:Adolfo Lucas Esteve
 
EXTRACTO GRATUITO

1.- INTRODUCCIÓN

Internet supone un sistema que aglutina un conjunto interconectado de miles de redes abiertas, con acceso a cualquiera de ellas desde los más lejanos lugares de la Tierra. Este sistema ha permitido la expansión de la sociedad de la información y ha generado nuevas formas de transacción, negociación y contratación. Desde una perspectiva técnica se ha abierto el camino del comercio electrónico; sin embargo, desde una perspectiva jurídica el camino no está tan avanzado y la firma electrónica ha de ser clave en ese camino.

En la historia de la humanidad se han producido importantes acontecimientos, y la aparición de Internet es uno de ellos. En su incipiente andadura son ya millones de internautas asiduos a la Red que une ordenadores, teléfonos móviles de última generación o plataformas de televisión digital. El impacto de la modernización de las telecomunicaciones trastoca el comercio tradicional, introduciendo un nuevo concepto del tiempo, con libertad de horarios, y del espacio, con un impacto de los medios digitales que afecta a todo el planeta. En los comienzos de esta nueva tecnología, que facilita el intercambio y reduce costes, despierta la revolución del comercio electrónico. A esta nueva infraestructura se le vaticina un auge inminente, con un incremento espectacular de la contratación por Internet, convertida en el centro comercial más grande de la historia de la humanidad al alcance de la pantalla del ordenador.

Según la entidad Gartner Dataquest el volumen de negocio a través de Internet tiene un crecimiento exponencial:

se estima que en España, que a nivel europeo tiene un nivel intermedio, en el año 2003 se contratará por valor de mil ochocientos veinte millones de euros y en el año 2006 se alcanzará la suma de cuatro mil novecientos diez millones de euros.Y a nivel europeo se pasará de 20.217 millones de euros en el año 2000 a 129.026 millones de euros en el año 2006. En el ránking europeo, la principal potencia es el Reino Unido, seguida de Alemania,

Francia, Holanda, Italia, Suecia y España.

Antes de conocer la técnica de la firma electrónica, debemos explicar brevemente el origen de Internet. Como otros descubrimientos técnico-científicos, Internet tomó cuerpo a raíz de los planes de defensa militar. Estados Unidos quería disponer de un sistema que permitiera la comunicación ante un eventual ataque que pusiera en grave peligro todo el sistema de comunicaciones. Así, aparece una red electrónica de intercambio de datos, conocida con el nombre de Arpanet, consistente en numerosas vías abiertas que son centros de comunicación alternativos y en el que dañados o desactivados algunos de ellos, los restantes remplazan y complementan su actividad no interrumpiéndola; de esta forma, queda indemne su operatividad y la seguridad de la Red. Con el tiempo el sistema de redes evolucionó, operándose una escisión en dos ramas distintas, la primera con cariz militar y la otra de carácter civil.

Este origen rápidamente trasciende y se expande en un tiempo récord, creando una nueva civilización de la información, regida y gobernada por la voluntad e interés de la comunidad de cibernautas.

Sus aplicaciones son múltiples y prácticamente ilimitadas: compraventa de objetos, conectar con Agencias de Viajes, Asesorías Fiscales, Jurídicas y Laborales, Editoriales, Prensa, Salud,

Intercambios, ocio, búsqueda de información, juegos, búsqueda de pareja y otros múltiples servicios más, algunos incluso pintorescos, como pedir limosna a través de una página web.

Al tratar la firma electrónica, de entre todas las aplicaciones de Internet, la que más nos interesa es la del comercio y la contratación a través de la red.

Así, podemos definir el comercio electrónico como 'cualquier forma de transacción o de intercambio de información comercial, basada en la transmisión de datos sobre redes de comunicación abiertas, que incluye no sólo la compra-venta de bienes, información o servicios, legitimados por la firma digital, sino que también abarca el uso de la Red para aspectos tales como publicidad, búsqueda de información de productos, proveedores...' Ante este nuevo concepto de la contratación y ante el enorme volumen de usuarios y de potenciales usuarios, el derecho ha de ofrecer respuestas válidas, eficaces y seguras. El sistema de las comunicaciones telemáticas acarrea una profunda alteración en las normas, usos y costumbres en las comunicaciones y el intercambio de información, precisando un ordenamiento jurídico que le dé soporte. Una nota característica del sistema es que su mecánica y su entramado están en constante y progresivo cambio, día a día se mejora, simplifica y se expanden nuevos sistemas básicos, mediatizando el mañana por permanente desfase.

Los planteamientos son expectantes en un proceso de avances y estructuración continuado, sus novedades tecnológicas son impredecibles, siendo precisos numerosos mecanismos de revisión, ante los cuales el derecho ha de proporcionar una respuesta fiable y segura.

El comercio electrónico presenta una realidad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA