Formación, perfeccionamiento y eficacia del contrato de seguro, en el Anteproyecto de Ley de Código Mercantil

Autor:José Luis García Pita y Lastres
Cargo:Catedrático de Derecho mercantil de la Universidad de La Coruña
Páginas:373-493
 
EXTRACTO GRATUITO
R.E.S. 2015, 163-164 R.E.S. 2015, 163-164
“FORMACIÓN, PERFECCIONAMIENTO Y EFICA-
CIA DEL CONTRATO DE SEGURO, EN EL ANTE-
PROYECTO DE CÓDIGO MERCANTIL”
JOSÉ LUIS GARCÍA-PITA Y LASTRES
Catedrático de Derecho mercantil de la Universidad de La CoruñaCatedrático de Derecho mercantil de la Universidad de La Coruña
SUMARIO: 1. LA CONCLUSIÓN DEL CONTRATO DE SEGURO
COMO PROCESO: MANIFESTACIÓN DEL CONSENTIMIENTO. SOLICI-
TUD Y PROPOSICIÓN DE SEGURO. a—Introducción. Proceso de conclusión del
Contrato. b—La “Solicitud” y la “Proposición” de seguro. c—La perfección del Contrato:
consentimiento, objeto y causa. d—Contratación a distancia, nuevas tecnologías de la co-
municación e información, y Contrato de Seguro. 1.d.1—Consideraciones generales.
Contratación automática de seguros. 1.d.2. Contratación electrónica de seguros.
2—FORMA y FORMALIZACIÓN DEL CONTRATO DE SEGURO. LA PÓLI-
ZA Y SU CLAUSULADO. NATURALEZA JURÍDICA, MODALIDADES DE
DESIGNACIÓN DEL TITULAR. a—La libertad de Forma, en el Contrato de Segu-
ro. b—La póliza de Seguro. b.1—Consideraciones generales sobre la Póliza de seguro:
funciones de la Póliza de Seguro, y su trascendencia en el proceso de formación y
ejecución del contrato. b.2—Emisión y transmisión de la Póliza. Naturaleza de la
misma, como documento. b.3—Contenido de la Póliza. b.4—La Póliza flotante.
b.5—La emisión y la transmisión de la Póliza de Seguro, desde la perspectiva diná-
mica. b.5.1—Divergencias en los documentos del Seguro. b.5.2—Emisión y trans-
misión de la Póliza. Naturaleza de la misma, como documento. c—Modalidades de
designación del Asegurado: el Seguro por Cuenta ajena y el Seguro por Cuenta de quien
corresponda. 3—DOCUMENTOS DE COBERTURA PROVISIONAL Y OTROS.
5—EFICACIA DEL CONTRATO: INICIO Y MANTENIMIENTO DE LA CO-
BERTURA CONDICIONADOS POR EL PAGO DE LA PRIMA, DURACIÓN
Y PRÓRROGA DEL CONTRATO. a—Características funcionales de la relación con-
tractual de seguro. b—Inicio y mantenimiento de la cobertura. c—Duración y prórroga.
José Luis García-Pita Y LastresJosé Luis García-Pita Y Lastres
374374
R.E.S. 2015, 163-164 R.E.S. 2015, 163-164
1—LA CONCLUSIÓN DEL CONTRATO DE SEGURO COMO PROCE-
SO: MANIFESTACIÓN DEL CONSENTIMIENTO. SOLICITUD Y PRO-
POSICIÓN DE SEGURO
1.a—Introducción. Proceso de conclusión del Contrato.1.a—Introducción. Proceso de conclusión del Contrato.
El Contrato de Seguro reúne ciertos rasgos caracterizadores, pertinentes
–por así decirlo– a su íntima esencia, además de otros que puedan tener, ya,
un carácter más o menos periférico: para empezar, se trata de un verdadero
contrato, en que participa una de las partes calificada como asegurador y otra
calificada como asegurado, pudiendo concertar el seguro ora por cuenta propia
o ajena [En cuyo caso, el Asegurado se viene a diferenciar del Tomador del Se-
guro]. En el contrato se contempla la existencia de un/os riesgo/s cubierto/s
por el asegurador, cuya cobertura se consigue en forma de promesa de una
“cantidad” [Como decía, p.e., el viejo art. 738, nº 12, CCo.] o “suma asegurada”
[art. 581-8, nº 2, apdo. e)], cuya suma constituye el objeto –máximo, pero no
mínimo– de una obligación indemnizatoria de pago, que incumbe al asegurador
[art. 581-1: “el asegurador se obliga... a indemnizar, dentro de los límites pactados,
el daño”]. El pago de esa suma tiene una finalidad indemnizatoria, de forma
que otro elemento esencial del Seguro es la producción efectiva de un “daño”,
y –para finalizar– esa promesa de indemnización tiene una causa, que consiste
en la prima o “premio”, que –por el contrario– se obliga a pagar el Asegurado
[arts. 581-1, Antep.Cod.Merc., 1º, LCS. y Tít. VIII, LNM., comenzando por
su art. 406]
El Contrato de Seguro precisa del consentimiento; precisa de –cuando me-
nos– dos declaraciones de voluntad concordes en el propósito de los otorgantes,
de comprometerse respecto de un “objeto cierto”, que sea materia del contrato,
y de la “causa de la[s] obligacion[es] que se establezca[n] [art. 1261, CC.](1), lo cual
tiene como consecuencia que, de él, nazcan obligaciones, que revisten todas
las características que prevén los arts. 1088 y ss., CC. Sin embargo, la perfec-
ción y conclusión de los contratos de seguro y su documentación han venido
mostrando, tradicionalmente, algunas peculiaridades que responden a diversos
motivos específicos y justifican ciertas respuestas por parte del legislador y de la
práctica: en primer lugar, la índole del Contrato de Seguro, como un negocio
de máxima confianza y máxima buena fe que impone la necesidad de observar
una conducta absolutamente intachable, por parte del Tomador o Asegurado,
frente al Asegurador; conducta intachable que, primeramente, gira en torno a
la necesidad de manifestarle –sin incurrir en omisiones o inexactitudes– todas
aquellas circunstancias, subjetivas y objetivas, que son necesarias para que el
referido Asegurador obtenga una real, completa y exacta valoración de los ries-
gos asumidos o asumibles. En segundo término, por la necesidad de tutela del
1 GARRIGUES DÍAZ-CAÑABATE,J.: “Contrato de Seguro terrestre”, cit., 2ª ed., p. 87.
375375
“Formación, perfeccionamiento y eficacia del contrato de seguro, en el anteproyecto de código mercantil”“Formación, perfeccionamiento y eficacia del contrato de seguro, en el anteproyecto de código mercantil”
R.E.S. 2015, 163-164 R.E.S. 2015, 163-164
Asegurado, como parte más débil, en la relación de cobertura aseguradora (2),
no solamente debido a los riesgos de solvencia y a la tendencia a la masificación,
propios de la actividad de las compaías de seguros, sino porque –además– el
asegurado paga inmediatamente la prima que le corresponde –incluso de forma
anticipada [Este hecho conecta con una interesante especialidad de la actividad
aseguradora, que es la inversión del ciclo de producción], pero no mencionar
la complejidad del clausulado contractual, que supone la conveniencia, si no la
necesidad, de puntualizar por escrito el alcance de las obligaciones de las partes;
especialmente, las del Asegurador. En tercer lugar, por la masificación en la
contratación, que es consustancial a la explotación científica del Seguro, basada
en el soporte técnico de una Empresa de estructura mutualística y en las leyes
de la estadística, que justifica el deseo de mayor rapidez en la contratación –ma-
siva– de seguros y, por fin, por el interés público en imponer coactivamente el
Seguro a los propietarios de ciertos artefactos, cuya utilización, establecimiento
o circulación comportan riesgos para terceros (3).
Estas circunstancias suscitan, a su vez, problemas relacionados con la apli-
cación, a los contratos de seguro, de la Teoría General de la Formación del
Contrato: para empezar, la conveniencia, si no la necesidad, de puntualizar por
escrito el alcance de las obligaciones de las partes, pone sobre el tapete la cues-
tión del valor jurídico de la “Póliza de Seguro” (4). El deseo de mayor rapidez para
facilitar la contratación masiva de seguros, plantea la rica problemática de la
contratación automática –y, ahora, también, y todavía más, de la contratación
electrónica– de seguros (5), con la correlativa sustitución de la “Póliza”, por otro
tipo de documentos, como el denominado “ticket” o cupón (6). Y, finalmente,
el interés público en imponer coactivamente el Seguro a los propietarios de
ciertos artefactos, cuya utilización, establecimiento o circulación comportan
riesgos para terceros, nos sitúa ante la problemática de los seguros obligatorios
y su naturaleza [¿Hay, o no hay “contrato”, en el caso de los seguros obligatorios
o forzosos?]
Bajo la rúbrica “de la conclusión, documentación del contrato y deber de declaración
del riesgo”, el Tít. VIII, Cap. Iº, Secc. 2ª [del Lib. Vº, Antep.Cod.Merc.] dedica
su art. 581-5 a establecer –en primer término– que [e]l contrato de seguro y sus
modificaciones o adiciones deberán ser redactados por escrito en un documento denomi-
nado póliza” (7), lo cual –inevitablemente– suscita como primera cuestión: cuál
es la modalidad de perfección de los contratos de seguro; si se trata de contratos
2 CABALLERO SÁNCHEZ,E: “El Consumidor de Seguros : protección y defensa”, edit. FUNDACIÓN MAP-
FRE. ESTUDIOS-INSTITUTO DE CIENCIAS DEL SEGURO, Madrid, 1997, passim.
3 GARRIGUES DÍAZ-CAÑABATE,J.: “Contrato de Seguro terrestre”, cit., 2ª ed., ps. 87 y s.
4 GARRIGUES DÍAZ-CAÑABATE,J.: “Contrato de Seguro terrestre”, cit., 2ª ed., p. 88.
5 GARRIGUES DÍAZ-CAÑABATE,J.: “Contrato de Seguro terrestre”, cit., 2ª ed., p. 88.
6 GARRIGUES DÍAZ-CAÑABATE,J.: “Contrato de Seguro terrestre”, cit., 2ª ed., p. 88.
7 MUÑOZ PAREDES,Mª.L.: “El Contrato de Seguro en la Propuesta ...”, cit., p. 339.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA