La fenomenologia de la interioridad en Agustin de Hipona y su interpretacion existencial en Kierkegaard y Heidegger.

Autor:Flamarique, Lourdes
Cargo:Ensayo critico
 
EXTRACTO GRATUITO

Resumen: Este articulo analiza la fenomenologia de la interioridad en san Agustin como precedente directo del planteamiento moderno y del existencial sobre la autopresencia de la subjetividad. Para ello se considera, en primer lugar, el cogito agustiniano, por el que es llamado el primer pensador moderno. En segundo lugar, se examinan Confesiones en conversacion con los textos de Kierkegaard y la lectura de Heidegger, de donde emergen, en ultimo lugar, tres variantes de la hermeneutica existencial.

Palabras clave: Agustin, Kierkegaard, Heidegger, interioridad, cura, autoconocimiento, hermeneutica existencial.

Abstract: This paper analyzes the phenomenology of inferiority in Augustine as a direct forerunner of modern and existential approaches to the self-presence of subjectivity. First, it considers the Augustinian concept of cogito, for which Augustine has been labelled the first modern thinker. Second, the article examines the Confessions in conversation with texts of Kierkegaard's and Heidegger's reading of Confessions. Three variants of existential hermeneutics emerge from this conversation.

Keywords: Augustine, Kierkegaard, Heidegger, Inferiority, cura, self-knowledge, existential hermeneutics.

The phenomenology of interiority of Augustine and its existential interpretation by Kierkegaard and Heidegger

A unque no solo la Modernidad ha advertido la fecundidad filosofica del mundo interior, en rigor, solo entonces se desarrolla un concepto filosofico de conciencia y de autoconciencia, uno de cuyos rendimientos netos seria la forma sustantivada del yo: una invencion cartesiano-pascaliana. Con ello, se introduce un lenguaje y un estilo narrativo. Descartes plantea la duda metodica recreando una forma de conversacion que ofrezca una verdad no alcanzable de otro modo.

El escrito dialogico-monologico como camino para si mismo tiene su principal precedente en san Agustin. Al asumir el punto de vista de la primera persona en la busqueda de la verdad, se sirve de formas linguisticas, argumentos y de un modelo narrativo que son muy apreciados por el pensamiento moderno. La reflexividad en acto de Confesiones precursa la comprension moderna de la subjetividad desde Descartes, pasando por Kant y Hegel, hasta Kierkegaard. Pues solo un sujeto consciente de si puede proceder a examinar quien es.

El relato de Confesiones es mucho mas que un recurso literario: la confesion abre el acceso a una esfera de realidad que, en cierto sentido, se constituye como tal mediante su expresion. Es decir, el conocimiento de si requiere una forma de curvatura sobre el propio ser que se traduce necesariamente en una narracion en primera persona y responde al movimiento interior de la conciencia que, siendo apelada por ella misma, da lugar a su modificacion: mando decir es hacer, el acto de conciencia es el acto performativo por excelencia. Por tanto, ademas de un modelo narrativo, las Confesiones presentan la estructura de la subjetividad humana (1). El gran lector que es Heidegger comenta que la confessio es una interpretacion: esta es la actitud fundamental que sostiene toda la exposicion agustiniana, y no la caracterizacion objetiva de los fenomenos. En ese sentido la define como interpretacion fenomenologica, no teologica (2). Ciertamente, la confesion no podia ser otra cosa que "trabajo hermeneutico". Como se lee en Confesiones, interpretar es tarea de seres humanos, no de angeles, "que no necesitan leer para entender la palabra de Dios" (XIII, 15).

En Kierkegaard se reconoce de nuevo el camino perdido hacia esa inspiracion antigua para la problematica del yo, que pueda liberar la "relacion consigo", caracteristica de la subjetividad, de las demandas de fundamentacion del conocimiento. Esto es, sigue a Agustin al tratar de pensar la estructura e indole de la interioridad humana sin caer en las trampas del autoconocimiento. Uno de sus recursos, eminentemente literario, es la escritura mediante pseudonimos en los que ve el remedio al anonimato de ese hablar desde la generalidad de los filosofos anteriores. Se trata de pseudonimos dialecticos; cada uno es una faceta del autor (3). Kierkegaard se presenta como el amanuense de un libro que existe en su interioridad. Aunque esa forma de escritura parezca anticonfesional, por su intencionalidad expresa, tiene su horizonte proximo en la escritura en primera persona de Confesiones.

El anhelo por devolver el pensamiento a la instancia existencial explica que a principios del siglo XX se pueda hablar de un "hermeneutical revivaC en torno a Agustin, ese "genio de la vida y de la muerte", segun Przywara (4). Y tambien que el clima intelectual favoreciera la recuperacion del pensamiento de Kierkegaard. Agustin seria un fenomenologo avant la lettre, tambien por su escritura en primera persona (5). Sintoniza con su rechazo de las mediaciones y la orientacion a lo inmediato, y contra los--ismos de la epoca encarna la apuesta del nuevo comienzo.

Heidegger lee atentamente Confesiones y--como antes hiciera Kierkegaard--interpreta conceptos centrales de la antropologia agustiniana en su reformulacion de la fenomenologia. En el curso que dicta en 1921, Augustinus und der Neuplatonismus", centra su exposicion en aquellas formulas agustinianas de Confesiones X que dotan de significado a la existencia sin reducirla a un esquema abstracto. Ha aprendido que la experiencia factica no se objetiva, sino que se interpreta vitalmente (GA60, 246) (6), lo que anticipa ya el "logos interpretativo" de la analitica del Dasein.

Este articulo examina las tesis de Agustin de Hipona sobre la interioridad y el autoconocimiento que dan paso a una experiencia de si, a una forma de "tenerse" que le acredita como el primer pensador moderno y prefigura las propuestas existenciales de Kierkegaard y Heidegger. La clave del arco que dibuja este contraste entre los tres pensadores son las Confesiones. La interpretacion fenomenologico-existencial del libro X por parte de Heidegger, en la que destaca la sintonia con Kierkegaard, en concreto en su obra La enfermedad mortal, inicia, ademas, el camino de su relectura postmoderna (7). Pero, sin descuidar estas delimitaciones temporales, en ultimo termino, se dilucida si el texto agustiniano es un precedente senalado de toda aproximacion filosofica a la subjetividad: esto es, cual es la verdad sobre el hombre alcanzada en Confesiones.

  1. AUTO-PRESENCIA Y REFLEXIVIDAD DIALOGICA

    La clave antropologica agustiniana es prestar atencion a nosotros mismos como seres interiores: "Noli foras ire, in teipsum redit: in interiore homini habitat veritas" (De vera religione, 39,72). Las Confesiones son universalmente admiradas como un ejercicio de introspeccion que maneja correctamente los dos planos, el de lo vivido y de lo narrado, respetando la respectivas logicas y, solo asi, logra esa forma sutil de verdad que transforma existencialmente a quien la descubre: "entrar en si mismo" no solo es posible, sino necesario (Ord. II,XI,30). Sin minusvalorar la originalidad de Confesiones, Agustin refuerza sus tesis tambien en otros escritos, invitando a sus lectores a conjugar la primera persona del verbo pensar, ser. Su terminologia de la introspeccion es rica: "redire in se ipsum," "se sibi reddere", "se ipsum in se colligere", "in se intendit", "reverti" y, sobre todo, "convertere" o "converti" (8). Volverse hacia adentro presupone estar presente ante si, alguna forma de iluminacion. Agustin advierte que la individualidad, el ser de cada uno, emerge con mas fuerza gracias a la redireccion de la mirada, a la reflexion (9). Es ineludible adoptar el punto de vista de la primera persona: experimentar la propia experiencia.

    Agustin distingue conceptualmente el conocimiento de si del conocimiento de otros y de las cosas exteriores. Con los terminos 'notitia' 'conscientia' se refiere al conocimiento de lo que "esta presente", per se nota: el mundo interior; este no se confunde con el conocimiento por conjetura, scientia, basado en los signos externos que el entendimiento interpreta (10). Los errores sensibles, lejos de destruir toda evidencia remarcan la evidencia del propio existir: "existe una proposicion sobre la que cualquier duda no puede remover la evidencia, a saber, que pienso y que soy" (Soliloquia, II,1,1). Nada es tan inmediato, y por lo mismo tan cierto, como la noticia de si. Y, al mismo tiempo, es imposible un desconocimiento absoluto del yo, (De Trinitate, X,3,5), pues "?que hay tan presente en la mente como la mente misma?" (De Trinitate, X,7,10). El hombre tiene "certeza de si", incluso cuando yerra, pues solo se equivoca el que existe (De civ. Dei, 11,26; 1 l,27) (11). La evidencia acompana al conocimiento por el que las cosas conocidas son "non simulata, sed vera presentia" (De Trinitate, 13,42).

    El conocimiento o notitia, per se nota, es el nucleo de las refutaciones contra el escepticismo. El argumento de De libre arbitrio frente al esceptico seria el protocogito, al oponerle que "de las cosas mas evidentes, lo primero que deseo oir es que tu mismo existes" pues "si tu no existieras seria imposible enganarte" (II,3,7) (12). En distintos escritos Agustin reformula el mismo razonamiento y defiende la certeza de la auto-presencia: "El que duda no puede dudar de que duda" (De Trinitate, X, 10,14); "al menos conoce una verdad", esta cierto de que duda (De vera religione, 39,73). El cogito agustiniano trae la certeza que se verifica en la experiencia originaria del yo, y es una participacion en la Verdad primera que habita en el interior del hombre (13).

    La noticia de si es inmediata y abre la posibilidad de la introspeccion, la reflexividad: dirige el pensar hacia un ambito de realidad caracteristico. ?Como expresar esa auto-intuicion si el lenguaje esta afectado por la limitacion humana? Aunque las palabras permitan tan solo una conexion indirecta con la realidad, Agustin desarrolla el lenguaje de la interioridad que debe iluminar ese espacio en el que estoy presente ante mi mismo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA