La falta de información: la necesidad de un análisis económico a corto plazo, actualizado y fiable, a escala de la Unión

Autor:Gabriele Fiorentini
Cargo:IPSC, JRC
Páginas:5-12
RESUMEN

Los responsables de la política económica necesitan datos fiables, precisos y actualizados, sobre los que basar sus decisiones. La investigación estadística y econométrica puede contribuir a aportar soluciones adecuadas para describir el ciclo económico común de la UE y sus componentes.

 
CONTENIDO

Asunto: Las cifras económicas sobre indicadores importantes, tales como el producto interior bruto (PIB), la producción industrial, los nuevos pedidos y la situación económica en la zona Euro, aparecen sólo varias semanas después de su periodo de referencia, lo que constituye un serio inconveniente para una política económica sólida. La investigación estadística y econométrica puede contribuir a aportar soluciones adecuadas para describir el ciclo económico común de la UE y sus componentes.

Relevancia: El análisis económico a corto plazo (que incluye el análisis del ciclo económico, los indicadores a corto plazo, los ajustes estacionales, etc.) es aún más relevante hoy día, en el contexto del mercado único y de la moneda común. La UE dispone ahora de un instrumento de política monetaria único para toda la Unión Monetaria Europea (UME), con sus distintas economías que se mueven a velocidades diferentes. Por ello, la necesidad de datos precisos, actualizados, comparables y fiables es crucial para el funcionamiento del Banco Central Europeo y para las políticas fiscales de los países miembros de la UME.

--------------------------------------------------------------------------------

Las políticas económicas de la UE y el análisis económico a corto plazo

Independientemente de las teorías, de los objetivos y de los problemas económicos, para que las medidas de política económica sean eficaces se han de tomar sobre la base de una información sólida, rápida y fiable, acerca de la economía, y en conjunción con una evaluación, científicamente rigurosa, de su evolución a corto plazo. El estado de una economía y sus perspectivas se resumen mediante un pequeño conjunto de variables que se conocen como indicadores de la actividad económica o índices de difusión. Estos indicadores deben representar el comportamiento completo de un sistema económico (por ejemplo, la economía de la UE) o de un elemento de él (por ejemplo, un sector productivo o el mercado laboral). Cada indicador se caracteriza por una secuencia de fluctuaciones, que son recurrentes pero no periódicas. Esta secuencia de expansión y contracción en la economía se conoce con el nombre de ciclo económico. Según Burns y Mitchell (1946), los ciclos económicos varían en duración desde sólo un año hasta diez o doce años; no son divisibles en ciclos más cortos de características similares con amplitudes que se aproximan a las suyas.

Para que las medidas de política económica sean eficaces se han de tomar sobre la base de una información sólida, rápida y fiable, acerca del estado de la economía

Al considerar las políticas económicas de la UE, aparecen dos cuestiones:

¿Existe un sistema de decisiones económicas y de agentes económicos que se puedan reconocer como políticas económicas de la UE y responsables de las mismas?

¿Cómo se aplican los principios de buena política a las políticas económicas de la UE?

En el contexto de un grupo de países que han acordado perseguir objetivos macroeconómicos comunes y que están participando en un mercado único, la respuesta a ambas preguntas es indudablemente afirmativa. En este escenario, la proporción del componente nacional específico de un ciclo económico, en un estado miembro de la UE, es claramente menor, con respecto al ciclo económico común de la UE. En el futuro próximo, probablemente será cada vez menos importante. Esto es cierto para la Unión Europea en su conjunto, y aún más cierto para los países de la zona Euro (UME), que están sujetos a la política monetaria común del Banco Central Europeo.

El componente nacional específico de los ciclos económicos en los países de la zona Euro es menor con respecto al ciclo económico común de la UE, y probablemente será cada vez menor en el futuro

En comparación con la política monetaria nacional, la política de estabilización en la UME tiene que descansar más en la política fiscal, dado que los impactos específicos de cada país no se pueden estabilizar mediante una política monetaria común (véase Beetsma y Bovemberg, 1999). Sin embargo, cualquier medida política que se tome en un país, sin tener en cuenta a la Unión Europea en su conjunto, probablemente se verá distorsionada por efectos derivados. Por ejemplo, consideremos una política fiscal expansionista, ejecutada a través de un aumento del empleo público, que altere las rentas nacionales. Una consecuencia será que la demanda de productos extranjeros cambiará (demanda derivada). Sin embargo, la competitividad salarial también se verá afectada (costes derivados). Otro ejemplo viene dado por la reducción de las tasas de IVA nacionales. En este caso, la causa de efectos políticos derivados es resultado de factores endógenos que determinan las relaciones reales de intercambio. En general, cuanto mayor sea el nivel de integración de las economías, mayor será la magnitud de los efectos derivados.

La coordinación política puede dar lugar a mejoras del bienestar, y hay estudios que demuestran que la falta de cooperación política puede conducir a políticas que no son beneficiosas para la economía en su conjunto

En este contexto, el conocido problema de la falta de coordinación muestra su importancia de una forma espectacular. Hay varios estudios (por ejemplo, Anderson, 2001) que demuestran cómo la falta de cooperación política puede conducir a políticas que no son beneficiosas para la economía general. Además, estos estudios tratan de medir las mejoras de bienestar derivadas de la coordinación política. Está asimismo bien documentado que una política fiscal no coordinada es excesivamente expansionista debido a las relaciones reales de intercambio o efecto "empobrecer al vecino", que no se presenta cuando existe cooperación (véase Andersen, Rasmussen y Sorensen, 1996, y las referencias allí contenidas).

En un estudio reciente sobre los efectos derivados internacionales de la diferenciación impositiva sectorial en economías integradas, Holmund y Kolm (2001) analizan los posibles impactos de la directiva 1999/85/EC del Consejo. Esta directiva pretende reducir el desempleo y permite a los estados miembros aplicar tasas reducidas de IVA sobre ciertos productos y servicios, cuya producción exige mucha mano de obra y que tienen una gran elasticidad de precios. Los autores argumentan que, en un modelo de dos países, una reducción de la tasa del impuesto sobre varios productos con elasticidad de precios, en un país, probablemente reducirá el desempleo en ese país, pero probablemente elevará el desempleo en el otro. En contraste, una reducción coordinada de la tasa del impuesto sobre productos con precios relativamente elásticos, reducirá el desempleo en ambos países.

La necesidad de cooperación y de coordinación política ha sido reconocida por la Comisión Europea que, en una interpretación del Tratado de Amsterdam, afirma: "El enfoque del Tratado lleva implícito un reconocimiento de la interdependencia de las políticas de empleo seguidas en los estados miembros y la necesidad de coordinación para garantizar que las medidas de apoyo al empleo, en un país miembro, no afecten negativamente al progreso de otros." (Comisión Europea).

En su interpretación del Tratado de Amsterdam, la Comisión Europea reconoce la necesidad de cooperación y de coordinación política, para evitar que las medidas políticas de un estado afecten negativamente a sus vecinos

Aun cuando las medidas políticas se coordinen, las acciones deberán tomarse sobre la base de una evaluación sólida y fiable de las perspectivas económicas a corto y medio plazo. La razón es que, generalmente, sólo es posible ejecutar las medidas políticas después de un cierto retraso. Y, aun cuando fuese posible ejecutar las políticas en tiempo real (por ejemplo, rebajas de los tipos de interés), generalmente surtirán efecto sólo después de varios meses. Los estudios empíricos sobre los mecanismos de propagación de los impactos monetarios han demostrado que los resultados de una rebaja de los tipos de interés se aprecian entre 6 y 24 meses después. Si ello es así, los seis aumentos consecutivos de los tipos de interés de la Reserva Federal norteamericana, realizados entre mediados de 1999 y mediados de 2000, probablemente manifestarán sus efectos no deseados cuando EE.UU. esté ya en recesión. Las consecuencias sobre las empresas, los consumidores y las hipotecas son claras.

Fuentes y características de la información económica relacionada con la política

A escala de la Unión Europea, los agentes de la política económica son el Consejo de Primeros Ministros y el Consejo de Ministros de Economía y Hacienda (ECOFIN), en el aspecto fiscal, y el Banco Central Europeo (BCE), en el aspecto monetario. Es claro que estos organismos de la UE no pueden basarse solamente en sistemas de información específicos de los países. Por tanto, es importante aclarar qué información se necesita y qué organismos europeos deberían ser oficialmente responsables de producirla.

Comenzaremos por discutir qué tipo de indicadores y datos económicos son relevantes para los responsables políticos, ya que, en último término, son los usuarios quienes definen sus necesidades. Sin embargo, partiremos de la afirmación de que, para los políticos, más información no significa necesariamente mejor información y, por tanto, consideraremos sólo tres tipos de datos estadísticos que, en nuestra opinión, son esenciales para el seguimiento y la formulación de políticas.

El primer tipo se refiere al análisis de los ciclos económicos y el seguimiento a corto plazo de la economía. Aquí, propugnamos la construcción de una cronología oficial para el ciclo económico de la UE. Si, en un análisis retrospectivo, queremos comprender y explicar las causas y razones de las expansiones y contracciones de la economía de la UE, primero necesitaremos medirlas. Además, la publicación de una cronología oficial reforzaría claramente la percepción del ciclo económico de la UE. Propugnamos también la producción sistemática de indicadores importantes y coincidentes de las actividades económicas, que podrían ayudar a los políticos a evaluar lúcidamente, por ejemplo, una política fiscal agresiva.

El segundo tipo se relaciona con unas declaraciones recientes de Mr. Franchet, Director General de la Oficina Europea de Estadística (DG ESTAT), al diario Le Monde (31 de octubre de 2000). Se quejaba de que, en las reuniones del G-8, los representantes de EE.UU. podían presentar datos económicos sobre los principales agregados trimestrales, con una antigüedad de 40 días, mientras que los europeos sólo poseían datos con una antigüedad de 70-80 días. Los datos estadísticos fiables y actualizados constituyen una aportación decisiva para una buena política.

El último tipo de estadísticas es directamente relevante para el Banco Central Europeo, que ha de basar sus medidas de política monetaria en un conocimiento preciso de la inflación esperada y de la tasa de crecimiento de la masa monetaria (M3) así como de sus componentes

Es importante que la tarea de preparar cada uno de los tipos de datos económicos se asigne inequívocamente a un organismo determinado de la UE, con objeto de proporcionar una referencia clara a los responsables políticos

Sobre la cuestión de quién debe producir cada tipo de información, no pretendemos poseer una solución definitiva. Lo más importante es que cada tarea se asigne inequívocamente a un organismo determinado de la UE. Ello proporcionará a los responsables políticos una referencia clara para sus necesidades. Para establecer un paralelo con EE.UU., al tiempo que tenemos en cuenta las profundas diferencias con la realidad europea, podemos preguntarnos quién debería desempeñar el papel de la Oficina Nacional de Investigación Económica norteamericana, de la Oficina del Censo y de la Reserva Federal de EE.UU. Los posibles candidatos serían la Dirección General de Economía y Finanzas (DG ECFIN), la DG ESTAT y el propio Banco Central Europeo.

La DG ECFIN posee experiencia y conocimientos para realizar el análisis de los ciclos económicos y autoridad para producir datos oficiales. La DG ESTAT, apoyada por los institutos nacionales de estadística, puede aumentar sus actuales esfuerzos para producir estimaciones "relámpago" de los principales agregados económicos trimestrales. Finalmente, el BCE dispone de sus propias direcciones y divisiones de estadística, economía e investigación, que pueden realizar los análisis necesarios. En este contexto, la división de política monetaria juega un papel clave en el análisis estadístico de los agregados monetarios.

Investigación financiada por la UE

La Comisión Europea ha reconocido, desde hace mucho, la necesidad de un análisis económico a corto plazo, actualizado y fiable, a escala de la UE. Dentro del Quinto Programa Marco (PM5), la Comisión está financiando varios proyectos metodológicos y aplicados, relativos a herramientas y prácticas para realizar el seguimiento de la economía de la UE, bajo la supervisión de la DG ESTAT, en la rama estadística del programa de investigación sobre tecnologías de la información. Estos proyectos han favorecido la creación de redes integradas por organismos académicos, institutos oficiales de estadística y otros centros económicos. Un nodo de estas redes es el Instituto para la Protección y Seguridad de los Ciudadanos (IPSC), que forma parte del Centro Común de Investigación (JRC). El IPSC tiene la experiencia y los conocimientos científicos adecuados para apoyar las actividades de los organismos de la UE responsables de la producción de datos estadísticos fiables. Esta tarea se realiza en colaboración con organismos académicos e instituciones y el IPSC mantiene relaciones con los departamentos de investigación de los institutos nacionales de estadística y de los bancos centrales, la DG ECFIN, el BCE y el BEI. Como ejemplos, citaremos los proyectos BUSY y FLASH, desarrollados por consorcios en que participan institutos nacionales de estadística y de economía; la colaboración JRC-DG ECFIN, sobre estimación y previsión de desfases de producción; y la colaboración JRC-BEI sobre normas de regulación de mercados.

Figura 1. Los modelos dinámicos de factores sintetizan la información contenida en cientos de series económicas temporales y son adecuados para deducir los ciclos comunes no observados de la economía.

(Contiene Gráfico Omitido)

La necesidad de datos actualizados y fiables ha sido reconocida desde hace mucho, y el Quinto Programa Marco está financiando varios proyectos metodológicos y aplicados, relacionados con herramientas y prácticas para efectuar el seguimiento de la economía europea

El proyecto BUSY ofrece herramientas tradicionales, como el método NBER, así como una técnica recientemente desarrollada, llamada modelización dinámica de factores. El primer tipo se ha venido utilizando en la Oficina Nacional de Investigación Económica desde los años 1940. Se basa en estadísticas descriptivas, como correlación cruzada, espectros cruzados, análisis de fases, análisis del punto de inflexión de Bry y Boschan, y ha sido utilizado por muchos departamentos estadísticos y económicos, incluidos los de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

La modelización dinámica de factores (MDF) es una nueva técnica, que se adapta bien a las peculiaridades de los datos europeos, pero que aún no está muy difundida entre la comunidad estadística. La MDF debe su existencia al hecho de que hoy es posible acceder a miles de series temporales económicas en tiempo real. Como observa Diebold (2000), muchas ciencias, ya sean físicas, biológicas o sociales, se han visto obligadas recientemente a enfrentarse con este fenómeno de "profusión de datos". El aumento en cantidad (y, probablemente, en calidad) de los datos disponibles y potencialmente relevantes, es, en gran medida, el resultado de los grandes y recientes avances en el registro de datos y en las tecnologías de almacenamiento. En este nuevo escenario, el tamaño de las muestras ya no se mide en número de observaciones, sino en megabytes.

La modelización dinámica de factores (MDF) es una nueva técnica que se adapta bien a las peculiaridades de los datos europeos, pero que aún no está muy difundida entre la comunidad estadística

Gracias a los avances en la modelización dinámica de factores, obtenidos por Forni, Hallin, Lippi y Reichlin (Forni et al., 2000, 2001) y por Stock y Watson (1999), es posible actualmente analizar ciclos comunes en centenares o miles de series, sin necesidad de enfrentarse a los problemas del número de parámetros de los modelos. Los modelos dinámicos de factores se adaptan bien a las peculiaridades de los datos europeos, que se caracterizan por numerosas series con longitudes de muestra cortas. Todavía, sin embargo, no se han difundido plenamente entre la comunidad económica y estadística.

Dado un conjunto, posiblemente muy grande, de series temporales, los modelos dinámicos de factores dividen cada serie en la suma de dos partes. La primera es una función dinámica de unos pocos factores o impactos comunes no observados y, por tanto, representa movimientos que son comunes. La segunda parte representa los movimientos peculiares o específicos de las series. Forni, Hallin, Lippi y Reichlin (Forni et al., 2000, 2001) muestran también cómo la información sobre el comportamiento avanzado o retrasado de las series económicas resulta del análisis dinámico del componente principal. Para cada variable, la relación dinámica entre su componente común y el componente común de la variable de referencia proporciona información precisa sobre la estructura avanzada-coincidente-retrasada del conjunto de datos (análisis de fases).

Éste es, con mucho, el sistema más prometedor disponible en la bibliografía económica y estadística. Además, hay razones para defender que la MDF se adapta especialmente bien a la situación de la UE –especialmente después de la unión monetaria-, dado que las series temporales disponibles son muy cortas. Valdría, pues, la pena difundir la MDF entre las comunidades estadística y económica, a través del proyecto BUSY. Los ensayos efectuados en el Banco de Italia (véase Altissimo et al., 2001) y en el IPSC muestran que el análisis dinámico del componente principal es muy potente para estudios multivariantes y proporciona información relevante. Finalmente, el método NBER tradicional y los modelos dinámicos de factores, generalizados y actualizados, se complementan entre sí de modo coherente y natural.

El establecimiento y el refuerzo de una colaboración interinstitucional, en el campo del análisis económico, puede producir mejores aportaciones para la política y, en último término, políticas mejores y más sólidas

Promoción de la colaboración interinstitucional, redes y gobierno

El establecimiento y el refuerzo de una colaboración interinstitucional en el campo del análisis económico puede producir mejores aportaciones para la política y, en último término, políticas mejores y más sólidas, como se discute en el Libro Blanco de la Comisión Europea sobre Gobierno. Los principales protagonistas de este esfuerzo conjunto serán las direcciones generales ECFIN y ESTAT de la Comisión Europea, para las políticas fiscal y social, y el Banco Central Europeo para la política monetaria. El JRC también tiene un papel que desempeñar en este contexto, ya que participa activamente en un diálogo con los departamentos de investigación de aquellas instituciones. Además, el JRC puede ofrecer aportación técnica directa y apoyo científico. En el terreno concreto del análisis a corto plazo, existen las condiciones previas para un enfoque sistemático, organizado y científicamente riguroso. Esto será aún más útil en el contexto de la ampliación, cuando la producción de información relevante para la política será todavía más esencial. Esta nueva situación exigirá una vez más que se asigne a cada organismo de la UE una tarea específica, en el seguimiento de las condiciones económicas.

Cuadro 1. El proyecto BUSY

( Este proyecto, titulado "Herramientas y prácticas para el análisis de los ciclos económicos en los institutos nacionales de estadística de la Unión Europea", conocido por las siglas BUSY, es un proyecto internacional liderado por el CCI, en el que participan institutos nacionales de estadística y otras instituciones. Está apoyado por un grupo de usuarios que reúne a destacados investigadores y profesionales europeos de los institutos nacionales de estadística y de los bancos centrales, así como por la DG ECFIN, la DG ESTAT y el BCE. El objetivo final del proyecto consiste en implementar una herramienta de software capaz de guiar a los estadísticos y a los profesionales de los organismos oficiales, en las principales fases del análisis de los ciclos económicos. Este análisis se estructura para ayudar a comprender los ciclos de las economías de la UE, así como para crear y reforzar la idea de un ciclo económico de la Unión. Las prioridades son las propiedades estadísticas, la fiabilidad y validación de los métodos y la mayor o menor adecuación de los métodos al caso de la economía europea y a los datos típicamente disponibles en Europa. La investigación equilibra las consideraciones prácticas y las teóricas, el análisis fundamental y la experiencia empírica. En resumen, el proyecto BUSY es buena práctica traducida a software.)

(Imágen Omitida)

Cuadro 2. El ciclo económico de la zona Euro.Los siguientes párrafos se han extractado del discurso de apertura del gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, ante la Conferencia Internacional sobre "Seguimiento de los ciclos económicos en la zona Euro", celebrada en Roma los días 7 y 8 de septiembre de 2001.

Una buena política monetaria precisa herramientas de investigación eficientes, que proporcionen información plena sobre la economía. Es necesario evaluar la tendencia a largo plazo de la economía y hasta qué punto la situación actual difiere de ella. La divergencia genera tensiones que pueden comprometer la estabilidad de precios a corto y medio plazo, con consecuencias adversas para el crecimiento. Una evaluación incorrecta de la posición de una economía en el ciclo económico puede llevar a decisiones de política monetaria que más tarde se demuestren equivocadas.

...

La zona Euro está compuesta por economías nacionales de diversos tamaños y estructuras diferentes. Es razonable preguntarse si es posible observar un ciclo económico común.

El término "ciclo" se refiere, como en otros campos, a las fluctuaciones que ocurren en torno a una tendencia. Los ciclos económicos están marcados, tanto en lo que respecta a su frecuencia como en lo que se refiere a su amplitud, por una pronunciada irregularidad, que los hace difíciles de analizar. Las fluctuaciones ocurren en muchas variables macroeconómicas, que tienden a moverse juntas en una rápida sucesión, característica que puede aprovecharse para la medida y la previsión.

El estudio de los ciclos económicos ha hecho progresos importantes. Los economistas creen, correctamente en mi opinión, que su análisis ha contribuido a una mayor estabilidad relativa de las economías en las últimas décadas.

...

Las fluctuaciones cíclicas conllevan costes sociales, porque sus efectos adversos se concentran en los miembros más débiles de la población. La reducción de su amplitud y de su frecuencia debe considerarse como un avance importante, que ha de consolidarse.

--------------------------------------------------------------------------------

Palabras clave

ciclos económicos de la UE, política económica, agregados económicos, análisis del ciclo económico, modelización dinámica de factores