La declaración de fallecimiento en el Derecho español

Autor:Araceli Donado Vara
Cargo:Profesora Contratada Doctora Departamento de Derecho Civil. UNED
Páginas:4345-4347
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 4345

Antes de abordar las principales aportaciones que realiza el autor en esta excelente monografía, conviene recordar unas cuestiones previas sobre esta institución. Cuando una persona desaparece o se ausenta de forma duradera del lugar donde reside o de su domicilio, ya sea de un modo voluntario (porque ese sea su deseo) ya lo sea involuntariamente (debido a factores ajenos a su voluntad), seguramente deje relaciones patrimoniales o incluso familiares que podrán quedar en suspenso durante un tiempo prudencial o limitado temporalmente, pero, de ningún modo, podrán suspenderse y mantenerse inalteradas de una manera ilimitada en el tiempo, porque tampoco sería justo para los familiares o interesados presentes y las relaciones jurídicas que tenían con el desaparecido.

Es posible que esta persona desaparecida tenga unos acreedores, o empleados a su cargo, o también que él sea trabajador por cuenta ajena, es igualmente probable que tenga algún bien inmueble en propiedad o en arrendamiento, o incluso que haya contraído matrimonio del que hayan nacido unos hijos menores cuya patria potestad ostente, también puede tener unos familiares con derecho de alimentos, o que se haya violado su derecho a su propia imagen por parte de alguien o vulnerado su derecho al honor; incluso que tenga posibles legitimarios o herederos ab intestato o legatarios, también.

En definitiva, lo que tratamos de resaltar es que la casuística en cuanto a las relaciones personales, familiares y patrimoniales que se plantean ante un supuesto de desaparición de una persona, es muy variada, y dependerá, lógicamente, de la persona en cuestión desaparecida. Por este motivo y debido a esta amplia casuística, cualquiera de esas personas relacionadas con el desaparecido podrá tener interés —mayor o menor, en función del tipo de relación que mantenga con el desaparecido— en que si transcurre un tiempo considerable, esa persona sea declarada finalmente fallecida y que se abra la sucesión del declarado fallecido para que se produzcan todas las consecuencias jurídicas que en la esfera personal y patrimonial tipifica el Código Civil en sus artículos 195, 196 y 197.

Con la declaración de fallecimiento se decretará judicialmente la muerte presunta de alguien cuyo paradero se desconoce, o incluso se ignora si realmente ha llegado a fallecer. Por lo tanto, nada obsta para que el declarado fallecido en cualquier momento reaparezca o dé señales de vida, en definitiva, se constate

Page 4...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA