Derecho y expectativa. Una interpretación de la teoría jurídica de Jeremy Bentham

Autor:José Antonio Seoane Rodríguez
Cargo:Universidade da Coruña
Páginas:429-434
 
EXTRACTO GRATUITO

Cruz, Luis M., Derecho y expectativa. Una interpretación de la teoría jurídica de Jeremy Bentham, Pamplona, Eunsa, 2000, 380 pp.

Page 429

En un ensayo publicado en el año 1963 titulado La cultura y lo humano George Steiner nos ilustra sobre la misión, contenido, relevancia y alcance de la crítica. «El crítico vive de segunda mano. Escribe acerca de»1 Esta subsidiariedad de la crítica no empece su importancia, pues aun a la sombra del objeto material de estudio -la obra literaria- ocupa un lugar modesto pero vital. Concreta su quehacer en una triple función. Primero, debe enseñarnos qué debe releerse y cómo. Segundo, la crítica puede establecer vínculos. La tercera función de la crítica es la más importante: se refiere al juicio de la literatura contemporánea2. Más adelante, demanda permeabilidad, valiente e ilustrada, en el talante del lector y crítico: «Leer bien significa arriesgarse mucho. Es dejar vulnerable nuestra identidad, nuestra posesión de nosotros mismos»3. Finalmente, clausura este ejemplar prontuario con tono elocuente y reivindicativo: «Labor de la crítica literaria es ayudarnos a leer como seres humanos íntegros, mediante el ejemplo de la precisión, del pavor y del deleite. Comparada al acto de creación, es ésta una tarea secundaria. Pero nunca ha representado tanto. Sin ella, es posible que la creación misma se hunda en el silencio»4.

Teniendo presentes estas ambiciosas orientaciones resulta estimulante ocuparse de Derecho y expectativa. Una interpretación de la teoría jurídica de Jeremy Bentham5, monografía del Dr. Luis Cruz originada en su tesis doctoral, defendida a finales de 1999, y apoyada en investigaciones previas sobre diversas cuestiones del vasto pensamiento benthamiano6.

¿Una reinterpretación de la teoría jurídica de Bentham en conexión con su filosofía política, o mejor, con el resto de su filosofía (psicología, ontología, antropología, etc.)? Este es precisamente el propósito, culminado con convincente éxito, del libro, donde el autor nos propone una interpretación revisada de la filosofía jurídica y la filosofía política del autor inglés. Ya el título, epítome sugerente y acertado de la investigación, plasma el núcleo de la novedad de su lectura benthamiana. Consiste ésta en la combinación de la reflexión y la construcción jurídicas con su teoría de la acción humana, atravesada por nociones políticas, morales y psicológicas, e impulsado todo ello por una preeminente finalidad política reformista. El eje que articula todos estos elementos es la noción de expectativa. Este planteamiento, escasamen-Page 430te destacado hasta la obra que aquí presentamos, despeja ciertas incógnitas en torno a la comprensión del pensamiento de Bentham y sugiere un nuevo punto de partida para el análisis de su teoría jurídica. La expectativa es desde ahora una categoría imprescindible para la interpretación de la teoría del Derecho de Bentham.

La Introducción describe y justifica la estructura de la obra, subrayando la tesis que atraviesa la investigación: el factor político no es, a diferencia de la interpretación más extendida de la obra jurídica de Bentham, el punto de llegada, sino el punto de partida de su concepto de Derecho. En otras palabras, la teoría del Derecho desarrollada por Bentham depende de su teoría de la acción social; sólo comprendiendo previa y adecuadamente la acción humana podrá comprenderse el Derecho (p. 9). Bentham es un reformador social que construye un sistema de legislación guiado por el principio de utilidad para proporcionar la felicidad a los individuos, la mayor felicidad para el mayor número; y esto se conseguirá a través del Derecho, entendido como un sistema público de organización de expectativas. La consecuencia de esta revisión del pensamiento de Bentham es relevante: su positivismo, a diferencia de la tesis sostenida por la mayor y más influyente nómina de intérpretes -encabezada por H. L. A. Hart-, no responde a exigencias de cientificidad, sino que es el resultado de su filosofía política, de las exigencias prácticas de la vida social.

El desarrollo del libro es consecuente con lo anticipado en el capítulo introductorio. Tras un capítulo primero destinado a esbozar unos apuntes biográficos, en los que ya se reconocen los intereses reformistas que luego recorrerán y explicarán el pensamiento de Bentham, los capítulos dos y tres versan sobre el problema de la acción. Comienza por desbrozar los antecedentes filosóficos de la teoría de Bentham en el capítulo segundo, El problema de la acción individual. En primer lugar se detiene en el análisis de la filosofía sensista de John Locke, como intento de explicar la acción humana a partir de la noción de libertad. Bentham rechaza esta respuesta, al igual que la de Helvetius, reprochando a la filosofía sensista su incapacidad para resolver problemas prácticos. También se desmarca de algunos planteamientos de Hobbes, en torno al temor como sentimiento motivador de la conducta humana. La...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA