La banca exige al Gobierno que regule el caos de los reunificadores de deudas

RESUMEN

Las entidades financieras reguladas por el Banco de España han intensificado en los últimos días su batalla institucional para lograr que el Gobierno introduzca una normativa específica de los denominados intermediarios de créditos, un grupo de sociedades que ha crecido como la espuma en los últimos años.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

A diferencia del resto de sociedades o agentes financieros, los intermediarios de préstamos -que actúan como meros corredores de los productos de otros, o prestando su propio dinero- no están sujetos a una normativa específica, ni a

Page 16registros oficiales, ni a un seguimiento exhaustivo por parte de la Administración. Tan solo les afecta, tangencialmente, alguna ley dispersa, relacionada con el ámbito de actuación del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Sin datos sobre los intermediarios de créditos

Una muestra de la falta de control que existe en España es que nadie sabe a ciencia cierta cuántos intermediarios de créditos hay, y ni siquiera cómo describir su actividad. Algunos estiman que superan el millar. Lo único cierto es que están proliferando como hongos y han logrado encender las alarmas del sector financiero tradicional. Estos intermediarios están haciendo su agosto con reclamos como el de la reunificación de deudas o incluso la refinanciación de créditos de personas que tienen impagos, con la promesa de borrarles de los registros de morosos.

Lo peor es que, frente a intermediarios financieros con cierto renombre y reputación, que han conseguido establecer importantes cadenas de establecimientos (Freedom Finance, Credit Services y Brokers Finance, por citar algunos ejemplos), operan sociedades ante las que es inevitable la sospecha de prácticas como la usura o la escasa transparencia. Las entidades reguladas aprovechan cualquier oportunidad para pedir al Gobierno que aborde el problema con una regulación clara y concreta, sobre todo enfocada a evitar abusos hacia los clientes e incluso prácticas que podrían llegar a ser delictivas.

Por su parte, desde grupos como la Asociación Hipotecaria Española (cuyos socios son bancos y cajas) se pide que se aproveche la futura ley para regular a los intermediarios, algo que comparten las patronales de banca (AEB) y de cajas Ceca). "Establecer un registro oficial, por ejemplo, sería un freno para aquellas empresas que no están dispuestas a actuar con todas las garantías de transparencia y buen hacer, aunque sólo fuera por el temor a sentirse más vigilados", señalan fuentes bancarias.

Desde el Banco de España

El sector financiero tradicional va más allá y pide que el problema se aborde desde el Banco de España. Las entidades reguladas piensan que, como en otros asuntos, los intermediarios financieros son...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA