Evolución socio-histórica y dimensiones del emprendedor

Autor:Tamara de la Torre Cruz
Páginas:17-29
 
EXTRACTO GRATUITO
17
CAPÍTULO 1.
EVOLUCIÓN SOCIOHISTÓRICA Y DIMENSIONES
DEL EMPRENDEDOR
1.1. LA ACTIVIDAD EMPRENDEDORA Y NOCIONES DEL EMPRENDEDOR
La actividad emprendedora es un área de estudio que se en cuentra en la actualidad
en pleno desarrollo, aunque aún no existe un marco teórico consensuado que sirva de
referencia para el análisis de este fenómeno y, por ende, de uno de sus principales prota-
gonistas, el emprendedor (Brazeal y Herbert, 1999; Marulanda, Montoya, y Vélez, 2014;
Veciana, 2007).
Debido a su importante papel como motor del desarrollo económico y social, desde
diversas perspectivas y disciplinas muchos investi gadores están centrando sus estudios
en el ámbito de la iniciativa empresarial (Muñiz, 2015; Orrego, 2009; Sánchez, 2011).
En los últimos años, se ha estudiado como fenómeno multi di mensional a nivel in-
dividual, empresarial, regional, sectorial y nacional. No obstante, los distintos estudios
llevados a cabo han tenido, casi de forma exclusiva, variables de carácter económico, lo
que ha impedido explicar gran parte de la variación en la activi dad emprendedora (Da-
vidsson y Honig, 2003; Freytag y  u rik, 2007; Jiménez, Palmero, González, González,
y Jiménez, 2015; Uhlaner y  urik, 2007).
El término emprendedor deriva de la voz castellana empren der, que proviene del latín
in, en, y prendĕre” según la vigesimoprimera edición de la Real academia de la Lengua Es-
pañola (2001), entendiendo dicho vocablo como coger o tomar. Asimismo, está estrecha-
mente rela cionado con el vocablo francés “entrepreneur” (Castiblanco, 2013; Cock, 2006),
que emerge a princi pios del siglo XVI haciendo referencia a los aventureros que viajaban
en búsqueda de oportunidades, o también a militares que llevaban a cabo expediciones.
A comienzo del siglo XVIII los franceses extendieron el signi cado del término a los
constructores de puentes, caminos y a los arquitectos y, en sentido económico, fue defi nida
por primera vez por el escritor y economista francés Cantillon (1755), quien reco noció el
rol del entrepre neur como el proceso de enfrentar la incer tidumbre. De forma, progre siva
se fue utilizando el vocablo para identifi car a quien se iniciaba en la aventura de crear una
empresa.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA