Evolución reciente y riesgos del sector bancario de la zona del euro (I Parte)

RESUMEN

En el Boletín Mensual del Banco Central Europeo (BCE) del pasado agosto se presenta una panorámica general de la exposición al riesgo de los bancos de la zona del euro y se examinan los efectos de la recesión cíclica registrada en el 2001. Asimismo, se describe hasta qué punto se ha modificado el perfil de riesgo de los bancos de la zona como consecuencia de los recientes cambios estructurales,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Introducción

Los bancos desempeñan un papel crucial en el sistema financiero, al canalizar los fondos de los ahorradores a los inversores. Una asignación eficiente del capital es una condición previa para el crecimiento económico a medio plazo. Además de su importante papel en lo que respecta al crecimiento, el sistema bancario constituye el núcleo del sistema de pagos y desempeña una función primordial en la transmisión de la política monetaria. La estabilidad del sistema bancario tiene, por lo tanto, un interés crucial para el Eurosistema. La normativa sobre el mercado único, que liberalizó la provisión transfronteriza de servicios financieros en la Unión Europea, ha dado lugar, en los últimos años, a un sistema bancario más integrado y competitivo. Este proceso se ha visto impulsado por la introducción de la moneda única y de sistemas de grandes pagos para el conjunto de la zona del euro, lo que, unido a otros factores como la globalización y los avances tecnológicos, ha acelerado el ritmo de concentración del sector bancario de la zona del euro. En estas circunstancias, evaluar la solvencia del sector bancario desde una perspectiva general de la zona del euro es cada vez más importante. Al desempeñar importantes funciones económicas, los bancos asumen, necesariamente, riesgos. En primer lugar, están expuestos al riesgo de que un prestatario incumpla la obligación de devolver un préstamo, lo que se denomina riesgo de crédito. En segundo lugar, los bancos pueden asumir un riesgo de tipo de interés considerable, cuando transforman los depósitos a corto plazo en préstamos a largo (o valores a largo plazo a tipo de interés fijo). Si los tipos de interés a corto plazo suben, los costes de financiación de los bancos aumentan, mientras que sus productos financieros no experimentan variaciones, al menos si prestan a tipo fijo. En tercer lugar, los movimientos de precios en los mercados financieros pueden generar efectos de revalorización adversos en las carteras de activos negociables de los bancos o introducir volatilidades en el flujo de ingresos procedente de los servicios de gestión de activos por cuenta ajena, lo que se denomina riesgo de mercado.

Además, los bancos pueden estar sujetos a riesgo de liquidez, a causa de las características de corto plazo de la financiación obtenida mediante depósitos o en el mercado interbancario. Si, por algún motivo, una gran proporción de depositantes desea retirar sus fondos simultáneamente, o si el banco no puede renovar su financiación en el mercado interbancario, los bancos se enfrentan a problemas de liquidez. Por último, los bancos están expuestos a diversos tipos de riesgo operacional, entre los que se incluyen acontecimientos imprevistos (desastres naturales, fallos informáticos, etc.), que ponen en peligro la continuación del negocio bancario, así como fallos en los mecanismos de control interno y el fraude.

2. Cambios en el perfil de riesgo de los bancos

La exposición al riesgo de los bancos de la zona del euro ha cambiado considerablemente en los últimos tiempos, debido a la expansión de los bancos hacia los seguros y las actividades relacionadas con los valores, al mayor empleo de la titulización y de otros instrumentos avanzados para la transferencia del riesgo y a la expansión y concentración en grupos financieros cada vez mayores y más complejos. Todo ello ha mejorado la diversificación de los riesgos bancarios, pero también puede haber generado nuevas exposiciones. En general, estos cambios en el perfil de riesgo confirman la importancia de que los bancos utilicen sistemas avanzados de gestión de riesgos.

2.1. Riesgos de crédito

Los niveles relativamente altos de crecimiento del crédito concedido por los bancos de la zona del euro a los sectores privados no bancarios, que alcanzaron el 10% y el 9,6% en los años 1999 y 2002, respectivamente, (ECB Money and Banking Statistics), fueron motivo de cierta preocupación por la acumulación de riesgos de crédito, ya que dicho crecimiento hizo que los niveles de endeudamiento del sector empresarial y del sector hogares aumentaran. En el año 2001, el crecimiento del crédito se moderó, situándose en el 6,1%. Sin embargo, la gestión...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA