La Europa bancaria suspira por nuevas concentraciones

 
EXTRACTO GRATUITO

“Próximamente va a tener lugar una gran fusión transfronteriza entre bancos en Europa”. Esta reciente confidencia de Rolf Breuer, ex presidente de Deutsche Bank, resume lo que todos los banqueros europeos admiten ya abiertamente: la zona euro constituye desde hace tres años el mercado interior de todos los bancos del Viejo Continente, pero, por el momento, no existe un actor realmente paneuropeo.

Obsesión por ganar tamaño

“En el club de los de más de 30.000 millones de euros de capitalización, todo el mundo habla con todo el mundo”, ha añadido Breuer. Sin embargo, la cerilla que desencadenará nuevas grandes maniobras todavía no ha sido encendida. Anton von Rossum, presidente del grupo belga-holandés Fortis, forma parte de esos banqueros impacientes por crecer. Hace algunos meses, evocó públicamente una fusión con un competidor europeo “de aquí a tres años”. Y su colega Maarten Van den Bergh, presidente de Lloyds TSB, acaba de seguirle el paso, indicando que “en los próximos dos años, asistiremos a una consolidación en Europa, pero no antes”. Daniel Bouton, presidente de la Société Générale, ha adoptado una postura parecida. Después de haberlo dicho ante los periodistas, ha explicado a sus accionistas que “aunque el banco necesita un socio, nada le empuja a hacerlo enseguida”. En resumen, todo el mundo está de acuerdo en que próximamente aparecerá en el horizonte una nueva ola de fusiones, pero nadie se atreve a admitir que el entorno está maduro para que empiece ya el espectáculo.

Estas dudas pueden explicarse por el hecho de que los equipos de los candidatos a las compras ya han explorado todas las pistas en su obsesión por ganar en tamaño. Por ejemplo, la Société Générale ha reflexionado sobre posibles bodas con socios europeos más regionales que él: en España, con el SCH, en Italia con Unicredito, y en Alemania con Commerzbank. Sin embargo, esos acercamientos no han tenido ningún resultado. Con el SCH, accionista del banco en torno al 5%, el desacuerdo sobre las actividades y el estilo de dirección ha llevado incluso a la ruptura. El banco español acaba de vender el último bloque de acciones del 1,5% que tenía. Este fracaso firma sobre todo el fracaso de las estrategias de asociación, concebidas como una alternativa a una fusión. La voluntad del Commerzbank de vender su participación en Crédit Lyonnais es otro ejemplo, así como la imposible alianza entre el holandés Rabobank y el alemán DG Bank.

¿Vale el modelo de banca universal?

Después de haber agotado las pistas más fáciles, los banqueros imaginan ahora combinaciones mas audaces. Un año y medio después de su intento de fusión con Dresdner Bank, Deutsche Bank inició el verano pasado sus conversaciones con el británico Lloyds TSB, teniendo como telón de fondo dos escenarios: la fusión completa o la venta de la actividad de banca minorista de Deutsche Bank a Lloyds. Sin embargo, hace pocos meses, los dos bancos han anunciado la interrupción de sus negociaciones. “Era como organizar una boda entre una trucha y un conejo”, ironiza un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA