María Eugenia RODRÍGUEZ PALOP, Claves para entender los nuevos derechos humanos

Autor:Diego Haro García
Cargo:Universidad de Barcelona
Páginas:219-226
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 219

El libro Claves para entender los nuevos derechos humanos escrito por la profesora Rodríguez Palop, (Universidad Carlos III de Madrid) es el resultado, según anuncia su autora en el prólogo, de toda una serie de investigaciones mantenidas en el ámbito de la teoría de los derechos humanos acerca de aquellos derechos conocidos por un sector de la doctrina como derechos de cuarta generación. Como se desprende de la obra, este debate que gira en torno a la pregunta de si es posible y legítimo ampliar el catálogo de derechos, es de especial relevancia en los tiempos que corren puesto que los llamados derechos de cuarta generación, como bien muestra la autora, surgen de aquellas inquietudes que los estrechos límites del modelo político de posguerra no llegaron a satisfacer. Cabe recordar que el estado social, tal y como hoy es concebido, se trazó en torno a las ideas de solidaridad nacional por un lado y de economía de mercado por otro. El producto de una concepción política inspirada por estos dos principios ha acabado siendo un sistema institucional cuyo desarrollo se ha basado en la explotación de los países en vía de desarrollo y en el avance tecnológico al servicio de la guerra, y un estado social constituido como resultado de un pacto tácito según el cual las clases trabajadoras reciben toda una serie de prestaciones a cambio de aceptar la implantación de la economía de mercado. Por esta razón, toda pretensión, en el ámbito de los derechos, que se proyecte más allá de las fronteras nacionales o que choque con la lógica de la economía mercantilista, queda desatendida por los mecanismos de representación del Estado y por el Derecho Internacional que lo toma como principal actor y que, a pesar de

Page 220

haber conseguido éste logros en la materia, se revela insuficiente para resolver las grandes problemáticas que afronta la humanidad, tales como el hambre, la pobreza o la destrucción del medio ambiente. Son estas pretensiones las que, a partir de los años cincuenta y en especial en los sesenta, empezarán a dar forma a lo que se conoce como derechos de cuarta generación. En este sentido, la autora escribe sobre diversos aspectos de estos derechos, con la voluntad de contribuir a un debate que pretende abrir la puerta a una nueva concepción de los derechos humanos. En esta reseña trataré los aspectos del libro que me parecen más interesantes como son la idoneidad de estos derechos, la idea de solidaridad en que se basan o la conveniencia de su articulación en derechos individuales. También examinaré el derecho al medioambiente, puesto que es un buen ejemplo del carácter de estos derechos y finalmente daré unas pinceladas sobre el marco institucional en que, según la doctora Rodríguez, se podrían desarrollar.

Tratando en primer lugar sobre su idoneidad, considero que al afrontar esta potencial figura jurídica que son los derechos de cuarta generación, aparece la cuestión de si es realmente necesario crear nuevos derechos y de que si éstos deben tener un carácter que trascienda la figura del estado como garante, a lo que yo respondería ¿Es que acaso los derechos humanos deben concebirse en torno a una lista cerrada y limitada en cuanto a su ejercicio y protección por las fronteras de uno u otro estado? ¿O por el contrario, tal y como su nombre indica, son patrimonio de la Humanidad y por consiguiente deben responder a las inquietudes de ésta? El punto de vista de la autora, es claro: Si los derechos humanos pertenecen a la humanidad, a ella corresponde disponer de ellos y en consecuencia gozar de su protección, al margen de la pertenencia a una nación u otra, así como delimitar su contenido, aunque de esta última cuestión, me ocuparé más adelante. En otras palabras, estos derechos son humanos y por ende comunes a todos los hombres y mujeres que habitan y habitarán el planeta, y si es así, no hay ninguna limitación a priori para restringir el ámbito geográfico de su protección, ni tampoco las necesidades que en ellos se engloban, por lo que si en el momento actual (o cualquier otro) los seres humanos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA