Etapas evolutivas en los estudios «para» la paz

Autor:Francisco Jiménez Bautista
Páginas:89-121
RESUMEN

3.1. Enfoques y corrientes de los estudios para la paz - 3.2. Fases en los estudios para la paz - 3.2.1. Primera etapa: Paz negativa y estudios científicos para la guerra - 3.2.2. Segunda etapa: Paz positiva, cooperación al desarrollo, desarme y refugiados - 3.2.3. Tercera etapa: Paz neutra, nuevas culturas versus nuevas realidades - 3.2.4. Etapa cuarta. Cultura de paz para construir y repensar... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 89

La Investigación para la paz (Peace Research) reúne un conjunto de esfuerzos, desde diversas disciplinas, para reconstruir la violencia presente en las diferentes dimensiones de las sociedades humanas y construir así el concepto de paz como una categoría independiente, compleja y de igual multidimensionalidad. En este capítulo vamos a revisar cómo se han desplegado las distintas fases de la Investigación para la paz desde su nacimiento hasta la actualidad, marcando algunas etapas cardinales de su propio desarrollo.

Podemos señalar tres fases. La primera, la fase fundacional donde se construye el patrimonio científico (núcleo disciplinar o momento de anclaje), que se ajusta a la paz negativa; la segunda, esta es la fase de expansión y de especialización donde se produce un enriquecimiento inicial mediante la contribución de numerosos científicos sociales, esto corresponden al período de la paz positiva; la tercera, corresponde a la fase de hibridación o amalgama, donde se produce un entrecruzamiento de distintas disciplinas y la aparición de la ONU, ONG, y personalidades que construyen cada día la paz. Recombinación de especialidades o de fragmentos disciplinares vecinos que corresponde a la década de la paz neutra.

El punto de partida esencial de la Investigación para la Paz y en general de todo quehacer científico se debe remontar a los fundamentos epistemológicos, por medio de los cuales se aprehende la realidad social (Galtung, 1996; Jiménez, 2004b: 21-54). De igual forma el contenido epistemológico se sustenta así mismo en determinadas características cognitivas, las cuales se configuran

Page 90

a partir de la educación, la cultura y las experiencias individuales de cada ser humano.

Desde los planteamientos de una Teoría General de la Estrategia, podemos destacar cuatro paradigmas (Alberto y Massoni, 2009: 3-22). Iª Fase: 500 a.C. a nuestros días, el 1ª Paradigma: militar; IIª Fase: 1944-1954, el 2º paradigma: matemático. IIIª Fase: 1954-1994, el 3ª paradigma: managerial/económico. Lo que nos anima a pensar, igual que el gurú de management Gary Hamel, «estrategia en una empresa es descubrir e inventar», y para ello recomienda «ser subversivo y quebrar las reglas establecidas» (El País, domingo 14 de agosto de 2011, p. 22). ¿Y por qué no inventar en la Investigación para la paz? ¿Y qué me dicen de ser subversivo?

Los saberes y las ciencias de investigación que buscan la paz suelen establecer intercambios con campos localizados más allá de la disciplina madre en la que cada investigador se siente más cómodo, sin embargo, dichos investigadores si no salen se suelen estancar en los procesos de construcción de la paz. Es decir «la investigación monodisciplinaria sobre un objeto de estudio determinado experimenta rendimientos decrecientes y, a partir de cierto punto, requiere de influencias externas para reactivarse» (Dogan y Pahre, 1993: 83), en este marco conceptual teórico y metodológico construimos una Teoría y Estudios para la paz y los conflictos.

Por otra parte no olvidemos que la elaboración, revisión y reflexión sobre el ciclo histórico de la Investigación para la paz nos saca del lugar acotado por los Estudios para la paz y los conflictos y nos ubica en un terreno amalgamado o híbrido. En este caso, la confluencia de fragmentos de disciplinas como antropología, historia, geografía, sociología, psicología social, etc., provee de acervos de conocimiento pertinente para enfrentar nuestros problemas de investigación.

3.1. Enfoques y corrientes de los estudios para la paz

Desde nuestro punto de vista existen dos modos de clasificar las Investigaciones para la paz: la primera, que respeta un orden más cronológico en función de la categoría de paz (Martínez, 2001; Jiménez, 2004b) y una segunda, que sigue una orientación más teó-rica en función de escuelas de pensamiento (Harto, 2004; Galtung, 2003a y Gene Sharp, 1973). Nosotros seguiremos la primera pro-

Page 91

puesta porque consideramos que es la que nos permite ubicarnos mejor en el espíritu de un nuevo paradigma pacífico, sin olvidar la segunda orientada en función de las escuelas.

Consideramos pertinente usar el esquema general que presenta Harto de Vera (2004) quién considera cuatro corrientes principales en los Estudios para la paz. Evidenciamos el hecho de que en dicha clasificación la mayoría de las corrientes están caracterizadas por una tipología tripartita, salvo Röling y Dedring, que se inclinan por una definición dicotómica. Asimismo evidenciaremos y ampliaremos, en la clasificación presentada por este autor, las tesis de Johan Galtung que es el autor en cuya obra están los cimientos de la Investigación para la paz (Calderón, 2010: 76-90).

Tabla III.1. Enfoques y corrientes en la Estudios para la paz.

1ª Clasificación 2ª Clasificación 3ª Clasificación 4ª Clasificación
Curle, Eide y Dunn Boulding Röling y Dedring Miall, Ramsbo-than y Wood-house
a) Corriente Mini-malista.
b) Corriente Intermedia.
c) Corriente Maximalista.
a) Visión Estructural.
b) Visión Dialéctica.
c) Visión Evolucionista.
a) Corriente Cuantitativa (duros).
b) Corriente Cualitativa (blandos).
a) Enfoque realista.
b) Enfoque estructuralista.
c) Enfoque pluralista.

Fuente: Harto, 2004.

Desarrollemos de forma sucinta las siguientes clasificaciones:

  1. Primera clasificación

    La corriente minimalista, intermedia y maximalista que data de los primeros años 70 del siglo XX, corresponde a autores como Adam Curle (1976), Absjorn Eide (1974) y Dunn (1978). Son tres formas distintas las que se realizan dentro de esta clasificación:

    - La corriente minimalista (Estudios sobre la guerra) define la paz como la ausencia de guerra en la esfera internacional. Es así que las investigaciones sobre la paz se orientan hacia los mecanismos que impiden el estallido de guerras entre los Estados. La noción de orden está relacionada al mantenimiento del status quo, dado que cualquier cambio implicaría demasiados costes.

    - La corriente intermedia (Estudios sobre el conflicto) aumenta el espectro de la definición de paz tomando en consideración

    Page 92

    la ausencia de los instrumentos y requisitos cuya finalidad sea la guerra o en general la ausencia de un sistema de amenazas. Se dirige también la mirada a lo intra-estatal, de acuerdo con el concepto de paz positiva.

    La corriente maximalista (Estudios sobre la paz) contiene una noción más amplia de la paz que implica la ausencia de violencia real o virtual, directa o indirecta tanto a nivel estatal como internacional. La paz implicaría la eliminación de la opresión y la injusticia como fuentes de la violencia. En este grupo de autores existen algunos que rechazan el uso de la violencia en la lucha contra la opresión (Galtung) y otros que la aceptan o al menos la toleran (Senghaas o Schmid).

    Evidenciamos finalmente que los autores maximalistas compartirán la idea de que los Estudios para la paz tienen tres características:

    - Una preocupación normativa (la paz es el principal valor).

    - La interdisciplinariedad.

    - La búsqueda de aplicaciones prácticas y políticas a las conclusiones de los Estudios para la paz (Sharp, 1985).

    En una relación de interdependencia estas tres corrientes estarían relacionadas de la manera que expresa la Figura III.1:

    Figura III.1. Relación entre los Estudios sobre la guerra, el conflicto y la paz.

    [VER PDF ADJUNTO]

    Fuente: Calderón, 2010.

  2. Segunda clasificación

    Corresponde a la realizada por Kenneth Boulding que ve los Estudios para la paz desde una perspectiva más amplia como se

    Page 93

    puede ver expresado en la diversidad de los autores y los campos situados; véase, la Tabla III.2:

    Tabla III.2. Investigaciones para la paz, autores y su rechazo o no a la violencia.

    Estructural Dialéctico Evolucionista
    Rechazo a la violencia Johan Galtung Herman Schmid Kenneth Boulding
    Sin rechazo a la violencia Talcott Parsons Marx, Lenin, Mao Garret Hardin

    Fuente: Elaboración propia con datos de Harto, 2004.

    Los teóricos estructuralistas perciben el mundo principalmente en términos de patrones y formas estáticas, estructuras que se manifiestan en un tiempo y espacio determinado. Galtung, a pesar de contar con una metodología de tipo cualitativo y transdisciplinar, es citado por Boulding en este grupo, esto debido a que ésta es una de las «11 querellas amistosas» que mantiene con el primero.16El estructuralismo de Galtung va en la línea de uno de los creadores de esta corriente de pensamiento, Claude Leví-Straus, que más allá del uso de la noción de «estructura», harto difundida en las Ciencias Sociales busca ver los «fenómenos de sentido» como manifestaciones de un juego estructural cuya explicación hay que buscar en un nivel distinto del empíricamente percibido. En otras palabras no busca un código que traduzca lo que un elemento significa y explique cuál es su sentido más allá de su apariencia externa, sino de comprender que ese sentido es conferido por un «juego estructural», vale decir por las relaciones del elemento con otros en el interior de una estructura, y por los factores definidores de tales relaciones. No es la simple aplicación de una hermeneútica la que revela «el sentido oculto del texto explícito».

    Por su parte los teóricos dialécticos verán el mundo en términos de interacciones entre grandes estructuras que luchan entre sí, ya se trate de clases o naciones.17Finalmente los teóricos evolu-

    Page 94

    cionistas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA