Estructura financiera del bajo imperio

Autor:Antonio Aparicio Pérez
Cargo del Autor:Profesor Titular de Derecho Financiero. Departamento de Derecho Público. Universidad de Oviedo
Páginas:185-207
RESUMEN

1. Consideraciones generales - 2. Instituciones u organismos financieros - 3. Competencias de los distintos órganos financieros - 4. Gestión y recaudación

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 185

1. Consideraciones generales

Con carácter previo ha de señalarse que la administración bajo imperial se configuró sobre dos principios básicos: la separación de los órdenes civil y militar y la creación de una ingente burocracia al servicio del Estado, que a la postre acabó ahogándolo.

2. Instituciones u organismos financieros

En tiempos de Diocleciano se reconocen funciones financieras al prefecto del pretorio y a dos ministros financieros de nueva creación que eran el rationalis rei summae o summarum, en tiempos de Constantino llamado comes sacrarum largitionum, y el magister rei privatae, en tiempos de Constantino comes rei privatae, al frente, respectivamente, de la sacrae largitiones y de la res privata.

Existía un comes sacrarum largitionum para Oriente y otro para Occidente.

Cada uno de estos podría nombrar delegados en las diócesis que eran los comites largitionum.

Por debajo de estos operaban los rationales summarum que actuaban en circunscripciones más pequeñas.

Veamos las características de cada uno de esos tres órganos financieros.

A Prefectura del pretorio

En esta época la prefectura del pretorio1adquiere máxima importancia llegando a ser el principal ministro financiero del Imperio en la medida

Page 186

en que a él se le asigna la recaudación en natura que constituía una gran parte de los ingresos; además, como jefe jerárquico de los vicarios y de los gobernadores era en última instancia el responsable de toda la administración incluidas las obras públicas, los caminos y el correo imperial.

Los prefectos del pretorio tenían como funciones cuidar del aprovisionamiento de las raciones y más tarde asignar alimentos al ejército, a los empleados civiles, a los ministerios palatinos formados por funcionarios de más alto grado, a los magistri militum, a los soldados y a los más humildes servidores.

Debían, asimismo, proveer de grano a las dos capitales (Roma y luego también Constantinopla), pagar a los navicularii el coste de los transportes marítimos, mantener el servicio postal suministrando las bestias de carga y su forraje así como proporcionando alimentación al personal correspondiente.

A finales del siglo iv d. C. dirigían las fábricas de armas y estaban encargados de suministrarlas las materias primas necesarias.

Tenían también la responsabilidad de las obras públicas excepto lo que correspondía a los prefectos urbanos de Roma y Constantinopla, a las autoridades civiles en las provincias o al ejército de fronteras2.

Para hacer frente a todos estos gastos la prefectura del pretorio contaba con impuestos en natura, y con la exigencia de mano de obra obligatoria (operae)3.

La función, pues, de los prefectos del pretorio es altamente onerosa y compleja ya que deben calcular anualmente las necesidades del Estado en relación con las competencias que tienen asignadas con objeto de fijar el montante total del indictio a exigir.

A la prefectura del pretorio estaba adscrito un numeroso grupo de funcionarios.

La organización de este departamento no es nada bien conocida excepto para la prefectura oriental en los siglos v y vi d. C., si bien, creemos

Page 187

que la prefectura de occidente no debió ser organizada de forma muy diferente, por lo que lo que se indique en relación con aquélla, mutatis mutandis, puede entenderse aplicable a ésta.

En la prefectura oriental se estableció una sección (scrinium) por cada una de las diócesis existentes, otra para la capital, otra para las obras públicas de toda la prefectura y otra para la dirección de las fábricas de armas.

Al frente de cada una de estas secciones se colocaron a dos funcionarios (numerarii) cada uno de los cuales contaba con un ayudante (adiutor) y con un contable (chartularius).

Dependiendo de los scrinia diocesanos se encontraban los tractatores los cuales se encargaban de las cuentas de la provincia.

El prefecto del pretorio tenía también su propia caja llamada arca praefecti dividida en dos secciones denominadas banca (caja) general y especial. El significado de esta división es oscuro. Se sabe, únicamente, que a la sección de la banca especial fueron, en su día, los recursos procedentes de la collatio lustralis4.

Los prefectos obtenían los datos fiscales y recaudaban los impuestos a través de los vicarios y de los gobernadores provinciales. Cada vicario tenía dos cura epistolorum, que se ocupaban de la correspondencia financiera con la prefectura del pretorio, y cada gobernador provincial dos numerarii uno de los cuales se encargaba de la contabilidad desde el punto de vista del prefecto y el otro se ocupaba del asunto de los largitiones5.

Para ocuparse del abastecimiento de grano a Roma y a Constantinopla existía un prefecto de la annona (praefectus annonae) en África dependiente del prefecto del pretorio de Italia y un prefecto de la annona de Alejandría dependiente del prefecto del pretorio de Oriente6.

Frecuentemente los prefectos del pretorio enviaban delegados de su departamento a supervisar y vigilar la actividad financiera de los gobernadores provinciales. Esos enviados recibieron en Occidente el nombre de canonicarii y en Oriente se les conoció con los nombres de tractores o tractatores delegati.

B Rationalis rei summae o summarum o comes sacrarum largitionum

Respecto al órgano financiero llamado res summa en tiempos de Diocleciano y res sacrae largitiones en tiempos de Constantino, cabe indicar:

Page 188

Al frente de este órgano se encontraba el rationalis rei summae o summarum, en tiempos de Diocleciano, y el comes sacrarum largitionem en tiempos de Constantino7.

El rationlis rei summae se colocaba, pues, al frente de la res summa cuyas funciones eran, por una parte, el control de las minas y de las cecas por medio de sus racionales, vicarios y gobernadores, y por otra parte, se encargaba de la recaudación y empleo de las cantidades procedentes de los gravámenes percibidos en dinero.

Junto a este órgano financiero y bajo el control de los magistri se establecieron varias secretarías (officia o scrinia).

De entre todos los magistri al frente de scrinia el más importante era el magister memoriae8.

Estaban también los magistri epistularum, libellorum y el magister studiorum, que duró poco tiempo9.

De este titular financiero dependía un numeroso grupo de funcionarios conocidos genéricamente con el nombre de palatini10.

Las referencias esenciales a este órgano están como para los otros órganos en la Notitia Dignitatum11.

Este departamento estaba constituido por diez secciones principales.

La primera asumía las funciones de secretaría general y recibía el nombre de scrinium exceptorum.

La segunda sección estaba destinada a las rentas y recibía el nombre de scrinium canonum.

La sección tercera estaba dedicada a la contabilidad con el nombre de scrinium tabulariorum.

Page 189

La cuarta sección con el nombre de scrinium numerorum era la encargada de determinar el número exacto de efectivos del ejército con el fin de calcular las sumas necesarias para los donativos.

La quinta y la sexta secciones con las denominaciones de scrinium aurae massae y de scrinium auri ad responsum eran encargadas de las entradas y salidas del oro en los depósitos diocesanos.

La sección séptima era la scrinium vestiarii sacri que era la encargada de la guardarropía imperial.

La sección octava llamada scrinia argenti et a miliarensibus era la encargada de la plata en lingotes y de las monedas de plata.

La sección novena con el nombre de scrinium a pecuniis se encargaba de las monedas de cobre.

La sección décima sin nombre específico estaba integrada por los plateros de la corte (argentarii comitatenses) y por los artífices que decoraban las armas y las armaduras12.

Este departamento central tenía multitud de personal en las diócesis y en las provincias.

En la época de Diocleciano existía un rationalis en cada diócesis salvo en algunas que tenían dos13.

También en algunas partes del Imperio por encima de los rationales se crearon otros funcionarios con rango superior y con circunscripción más amplia que se llamaron comites largitionum o largitionalium titulorum14.

Las sacrae largitiones establecieron algunos depósitos en las diócesis a cuyo frente colocaron a unos agentes llamados comites thesaurorum.

Las sacrae largitiones establecieron, asimismo, depósitos en las provincias para almacenar el oro, la plata y otras mercancías, posiblemente, vestuario.

Estos almacenes se denominaron thesauri a cuyo frente se encontraban unos funcionarios en principio conocidos con el nombre de praepositi thesaurorum15.

A su vez, adscritos a esos almacenes y bajo la dirección de sus jefes había un numeroso personal funcionario que se llamaba thesaurenses.

Dependiendo también del comes sacrarum largitionum estaban los praepositi bastagarum los cuales dirigían el servicio de transporte, los co-

Page 190

mites commerciorum que controlaban el comercio con el exterior, los procuratores de los tejidos y de las tintorerías del Estado del lino y de la lana y los praepositi barbaricarii que eran los encargados de los adornos de las armas y armaduras.

En el siglo iv d. C. aparecen los largitionales civitatum o urbium singularum que eran los funcionarios palatinos encargados de supervisar los ingresos procedentes de las ciudades16.

C Res privata o privatae largitiones

La función de esta institución era la de administrar las rentas del emperador17.

La organización de la res privata era similar en Oriente y Occidente y la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA