Esquema práctico de la normativa aplicable en reclamaciones a talleres de vehículos a motor. Proceso de las reclamaciones en materia de talleres de vehículos

Autor:Francisco de Paula Pérez Valenzuela
Cargo del Autor:Abogado. Ilustre Colegio de abogados de Lucena (Córdoba)
Páginas:246-252
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 246

Introducción

Uno de los supuestos cotidianos más frecuentes sujetos a controversia es el relacionado con los talleres mecánicos. Quién no conoce de primera mano casos en los que ha habido una deficiente reparación de un coche o que el importe de la factura haya sido desmesurado, o diferencias por malentendidos entre profesional y usuario. No en vano el volumen económico que supone el total de servicios en España en este apartado es lo suficientemente importante como para hacer un estudio. Según fuentes del Ministerio de Industria, en España existen unos 43.000 talleres mecánicos legalizados (a diciembre de 2014), cifra que la patronal eleva a 47.000, con una media de reparación de 23 coches semanales, de un parque automovilístico envejecido. De ahí que es lógico que se desprendan controversias o reclamaciones que en numerosas ocasiones acaban en los Juzgados. En las siguientes líneas, se va a dejar a un lado cualquier tipo de consideración en abstracto para abordar de forma práctica (como es el objeto del curso) la relación, no siempre cordial, entre usuarios y profesionales del motor.

El uso y mantenimiento del vehículo propio (junto con la compra de la vivienda) suele ser uno de los gastos más importantes que debe soportar una persona de forma regular. Si contabilizamos la inspección técnica (ITV), seguros, cambio de neumáticos, aceites y filtros, averías mecánicas, baterías, frenos, piezas de recambio, etc., podemos comprobar cómo el montante económico es sumamente elevado e importante.

Según diferentes estudios, la reciente crisis económica ha provocado un envejecimiento del parque automovilístico que puede llevar a que, en 2017, siete de cada diez coches (unos 16 millones) tengan más de diez años. Estos vehículos refuerzan, con su menor uso, la reducción media en el kilometraje anual, que ha pasado de 12.563 kilómetros en 2008 a los 9.928 en tan sólo cinco años. Por último, son vehículos que pasan por el taller sólo cuando es imprescindible, porque el propietario intenta alargar todo lo posible la vida útil del coche antes de reemplazarlo por uno nuevo. Indirectamente también provoca que el número de accidentes provocados por el deficiente mantenimiento haya aumentado considerablemente (ruedas reventadas, mal agarre al asfalto, frenos inservibles etc.). Según estudios de diferentes asociaciones de consumidores, las reclamaciones relacionadas con reparaciones defectuosas y talleres en general ocupan más del 25% del total de las recibidas.

Page 247

Regulación aplicable

Los talleres de reparación de vehículos a motor se encuentran regulados por el Real Decreto 1457/1986 de 10 de enero (por el que se regula la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes, modificado por el RD 455/2010 de 16 de abril. Y la normativa autonómica andaluza está recogida en el Decreto 9/2003 de 28 de enero de regulación de la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de vehículos. Conceptualmente se trata de un contrato de arrendamiento de obra con suministro de materiales, mediante el cual un profesional o empresa (el taller) se compromete a reparar un vehículo según sus conocimientos técnicos y atendiendo a un diagnóstico previo, o mandato previo del propietario según el caso.

Todo taller de reparación debe mostrar en el exterior del local una placa de color azul dividida en tres franjas que informan, en la primera de la rama de actividad, en la segunda las especialidades y en la de abajo las siglas de la provincia donde está el taller y número de identificación asignado por la Comunidad Autónoma. Y también en un lugar bien visible otro cartel donde aparezca, la ubicación, servicios, horarios, tarifas de precios, y existencia de hoja de reclamaciones. Por tanto, el buen criterio personal a la hora de elegir uno u otro establecimiento podrá originar más o menos problemas a posteriori. La ausencia de esos distintivos puede dar una idea aproximada de lo que después no podremos encontrar en caso de problemas.

Existen diferentes tipos de talleres reparadores, en función de la especialidad que trabajen: talleres de mecánica efectúan trabajos de reparación o sustitución del sistema mecánico., de electricidad/electrónica trabajos de reparación o sustitución del equipo eléctrico o electrónico del vehículo, de carrocería trabajos de reparación o sustitución de elementos de carrocería. Pintura trabajos de pintura, revestimiento y acabado de carrocerías de motocicletas trabajos en vehículos de dos o tres ruedas y talleres especializados dedicados y limitados a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA