Equipos en cesión de uso

Autor:Planificación Jurídica
RESUMEN

Una entidad adquiere equipos informáticos (SAIS) para instalarlos en las instalaciones de sus clientes en régimen de cesión de uso (formando parte de un contrato de prestación de servicios). 1.- ¿Cómo debe contabilizar estos equipos informáticos? 2.- ¿Son amortizables? 3.- En caso afirmativo, ¿en cuantos años?

 
EXTRACTO GRATUITO

Antes de proceder a indicar la contabilización de los equipos en régimen de cesión de uso, se debe tener muy en cuenta que el PGC de 2007 establece una normativa bien clara, diferenciando qué debería ser arrendamiento operativo del financiero, introduciendo nuevos matices en éste último. Por tanto, habrá que analizar a fondo, antes de proceder a su contabilización, toda la operación, para saber hasta qué punto debe ser considerado un tipo de arrendamiento u otro.

Por tanto, antes de continuar habrá que conocer qué indica el PGC, en la norma de valoración Octava, en la que trata de Arrendamientos y otras operaciones de naturaleza similar. En el segundo párrafo de la misma se determina claramente las diferencias a tener en cuenta para diferenciar el operativo del financiero:

“La calificación de los contratos como arrendamientos financieros u operativos depende de las circunstancias de cada una de las partes del contrato por lo que podrán ser calificados de forma diferente por el arrendatario y el arrendador.”

Entrando por tanto al análisis de las circunstancias que el propio PGC determina para la determinación de un contrato de arrendamiento financiero, en el punto a) de la norma octava, en el punto 1.1, en el que lo conceptúa, se indica claramente que:

“Cuando de las condiciones económicas de un acuerdo de arrendamiento, se deduzca que se transfieren sustancialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo objeto del contrato, dicho acuerdo deberá calificarse como arrendamiento financiero, y se registrará según los términos establecidos en los apartados siguientes.”

Y continúa en el párrafo siguiente indicando claramente que además de la opción de compra, habrá otros condicionantes para considerar un contrato de arrendamiento en financiero, a pesar de que no haya opción de compra. Ésta en una gran novedad que introduce el PGC de 2007:

“En un acuerdo de arrendamiento de un activo con opción de compra, se presumirá que se transfieren sustancialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad, cuando no existan dudas razonables de que se va a ejercitar dicha opción. También se presumirá, salvo prueba en contrario, dicha transferencia, aunque no exista opción de compra, entre otros, en los siguientes casos:

  1. Contratos en los que el plazo del arrendamiento coincida o cubra la mayor parte de la vida económica del activo, y siempre que de las condiciones pactadas se desprenda la racionalidad económica del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA