A modo de epílogo. Sobre la especial conveniencia de implantar el buen gobierno deportivo en España como factor de responsabilidad social

Autor:García Caba, Miguel María
Cargo del Autor:Doctor en Derecho. Abogado. Asesor Jurídico de la Liga Nacional de Fútbol Profesional
Páginas:181-190
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 181

I

Utopía, aquel término empleado por Tomás Moro en 1516 para dar nombre a su obra cumbre, abordaba toda una serie de problemas sociales de la humanidad mediante la descripción de un lugar nuevo y puro donde existiría una sociedad perfecta255. Si se acude al Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, por utopía se define al «Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación»256. El objeto (optimista) de las presentes conclusiones será el de tratar de extrapolar, al menos metafóricamente, las anteriores consideraciones literarias y semánticas a las relaciones que, en la actualidad, se desarrollan entre la responsabilidad social («RS») y el buen gobierno corporativo, especialmente en el ámbito deportivo español («BG»)257.

Dicho ejercicio, que a simple vista podría ser calificado como baladí o de pura demagogia intelectual, reviste un especial interés en la actualidad dado que, tanto la materia de la RS como la del BG, como ha

Page 182

quedado refrendado a lo largo de este estudio se necesitan mutuamente y no pueden calificarse, a día de hoy, como conceptos independientes. Y ello, a pesar de las mutuas reticencias que, especialmente desde el ámbito jurídico, deportivo y del BG, se han venido discerniendo acerca de si esta materia debe (o no) incardinarse bajo el manto de la RS258.

Por tanto, mediante las líneas que ahora culminan se ha tratado de dar cumplida respuesta a algunas de las siguientes interrogantes: ¿existe alguna correlación, en la actualidad, entre la RS y el BG?, ¿el BG se sitúa extra muros de la RS?, ¿se trata de figuras independientes o interrelacionadas?, ¿se puede aspirar a una relación utópica entre ambos conceptos?, ¿tiene sentido implantar la RS en el BG y viceversa?... A lo largo del estudio se ha tratado de poner de manifiesto la existencia de esos elementos comunes que, en la actualidad, comparten el BG y la RS para, de esta forma, tratar de introducir, siguiendo a Moro, por lo menos utópicamente, la perspectiva de la aplicación de elementos de BG como ejercicio de acción socialmente responsable en el quehacer cotidiano de las entidades asociativas deportivas259.

Evidentemente, si se quiere aspirar a esa sociedad perfecta, a la que hacía méritos en el siglo XVI Tomás Moro, o se quiere poner en marcha ese plan optimista al que realiza concreta referencia la Real Academia Española de la Lengua, o lo que es lo mismo, si se quiere alcanzar una RS o un BG igualmente perfectos, es preciso que dichas materias abandonen esa esfera utópica en la que se encuentran en la actualidad, al menos en el ámbito deportivo español y se den la mano de forma definitiva.

Page 183

II

Se iniciaba el presente trabajo manifestando un doble objetivo, cual era el de reflejar la preocupación constante y prioritaria mantenida en el deporte estatal por la implantación de las mejores prácticas de buen gobierno y el de proponer una serie de medidas adicionales en la mate-ria que pudieran resultar de interés para el asociacionismo deportivo. Dichas reflexiones comenzaban indicando la especial oportunidad, en el momento presente, de realizar una pequeña pausa en la senda caminada por el régimen jurídico del buen gobierno deportivo, desde la publicación en el BOE del CBGFDE y echar la vista atrás, siguiendo con el símil del poeta, para verificar si en el seno del asociacionismo deportivo estatal ha existido una preocupación verdadera, constante y prioritaria por la implantación de las mejores prácticas en la materia.

Pues bien, tal y como ha quedado significado, la situación presente, por lo menos en lo que hace méritos a la senda caminada ab initio en la esfera federativa estatal, no podría calificarse de especialmente halagüeña, dado que los distintos entes federativos se han limitado a incorporar, prácticamente ad pedem litterae, el contenido de las recomendaciones contenidas en el CBGFDE. Y, a mayor abundamiento, tampoco han mostrado un especial interés o preocupación por poner en práctica los principios del régimen jurídico del buen gobierno deportivo en su agenda y quehaceres cotidianos.

Por sorprendente que ello pueda parecer, ha sido precisamente la esfera asociativa estatal situada extra muros del movimiento federativo260, la que sí ha reflejado y acreditado un cierto interés por la efectiva implementación del régimen jurídico del buen gobierno deportivo. Lo cual, además, no deja de resultar en cierto modo sorprendente y paradójico, si se extrapola con lo acontecido en el seno federativo estatal, ya que este tipo de entidades, de acuerdo con lo indicado en el CBGFDE, quedan sin la interesante y, por no decir única, idea-fuerza o leiv-motiv que

Page 184

ha movido al movimiento federativo a incorporar las recomendaciones contenidas en el Código de reiterada cita, cual es, obviamente, el de la obtención de las pertinentes subvenciones por parte del Consejo Superior de Deportes.

En efecto, las entidades federativas estatales, como ha quedado constatado, no se han tomado en serio y con celeridad la ética aplicada que tanto éxito está teniendo entre el Gobierno, la Administración Pública, las profesiones liberales y el ámbito empresarial y financiero. Si bien en Andalucía, sí se podría hablar en el movimiento federativo de un antes y un después en la historia de la moral en la organización deportiva, los entes federativos estatales, a pesar de los esfuerzos desarrollados por el Consejo Superior de Deportes, no parecen...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA