La enseñanza práctica en derecho penal. Salidas profesionales para futuros juristas

Autor:María José Sánchez Robert
Páginas:156-177
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 156

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ ROBERT

Profesora Sustituta Interina de Derecho penal. Universidad de Granada.

RESUMEN: En este trabajo se parte de la necesaria evolución de los estudios universitarios para adaptarlos a las nuevas tecnologías. El Derecho penal, desde una perspectiva práctica, no se encuentra exento de necesitar cambios e innovaciones en su metodología. Las clases prácticas vienen a ser tan necesarias como las teóricas para formar a los juristas del futuro. Nos encontramos ante la inmediata necesidad de formar e informar a nuestros alumnos de las salidas profesionales existentes en la actualidad, y qué mejor manera de hacerlo que desde la práctica. En este trabajo se muestran los aspectos y los diferentes recursos docentes por los que podemos optar como profesores de la enseñanza práctica en el Derecho penal, lo que se puede trasladar a otras asignaturas. Se trata de conseguir una Universidad que se caracterice por garantizar la calidad e innovación docente. SUMARIO: I.INTRODUCCIÓN. II.CLASES PRÁCTICAS. III. EL USO DE LOS AUTOS Y SENTENCIAS COMO RECURSO DOCENTE. LOS ESCRITOS DE LAS PARTES Y DEL ÓRGANO JUDICIAL COMO INSTRUMENTO DIDÁCTICO. IV. LA ASISTENCIA A CELEBRACIONES DE VISTAS CON ESTUDIANTES. V. OTRAS ACTIVIDADES PROPUESTAS. 1. Visita a otros órganos jurisdiccionales penales y simulación de juicios. 2. Metodología. VI. EL APRENDIZAJE MEDIANTE EL SEGUIMIENTO DE LA ACTUALIDAD INFORMATIVA DE CARÁCTER JURÍDICO. VII. CONCLUSIONES.

Introducción

La metodología docente es una cuestión nuclear en la enseñanza universitaria actualmente, las Universidades están viviendo momentos de cambio que afectan a todos los implicados, empezando por los propios estudiantes y profesores y, en dicho proceso, estamos involucrados todos y obligados a buscar fórmulas que, manteniendo los elementos positivos de las tradicionales herramientas docentes, los refuercen y revisen para conseguir metodologías de enseñanza más atractivas y eficaces254.

Page 157

La aparición de las TIC (tecnologías de la información y comunicación), así como la mejora e innovación en el campo de la docencia, tienen gran relevancia, debiendo tener claro como punto de partida el objetivo a conseguir, para evaluar las herramientas docentes a emplear. Aunque se destaca sobremanera entre las funciones de la Universidad la de preparar a sus estudiantes para el ejercicio de una actividad profesional, lo cierto es que junto a éste confluyen otros que no se pueden obviar ni menospreciar255.

En definitiva, de cara a la formación integral de los estudiantes, se debe cuestionar cualquier opción para la capacitación del ejercicio de actividades profesionales. Las posibles variables sufren el riesgo de arrastrarnos hacia un sistema excesivamente dirigido a la empleabilidad y que pueda hacer entrar en crisis la idea de formación, dejando en segundo plano valores y principios que tradicionalmente han caracterizado al estudiante universitario. Con esta perspectiva, no conviene perder de vista, con carácter previo a la elección de cualquier opción pedagógica, y de cara a la concreción de sus objetivos, que la Universidad, como apunta ORTEGA Y GASSET consiste, primero y por lo pronto, en la enseñanza superior que se debe recibir, que debe hacer a sus principales protagonistas, los estudiantes, personas cultas -situadas a la altura de los tiempos-, conocedores de las grandes disciplinas culturales, buenos profesionales y que, aunque esto pueda resultar más problemático, la Universidad es inseparable de la ciencia y, por tanto, tiene que ser también o además, investigación científica256.

Page 158

Concretados los objetivos de la Universidad, como requisito previo para abordar cualquier propuesta de innovación pedagógica, procede analizar la situación actual y destacar, fundamentalmente, los pilares sobres los que se asientan los cambios que en los últimos tiempos se vienen produciendo. Es muy necesaria la adaptación del sistema universitario español al Espacio Europeo de Educación Superior (en adelante EEES) y, por otra, la implantación de las TIC. Ambos, conforman un atractivo combinado para una progresiva y decisiva incorporación de nuevas metodologías docentes que den como resultado un innovador modelo docente para el Derecho en general, y el penal en especial, más orientado al aprendizaje que a la enseñanza257.

La recepción y progresiva implantación del EEES ha hecho necesaria una revisión de las metodologías docentes tradicionales con el objetivo de situar al alumno en el centro del proceso de aprendizaje. Sin duda, esta labor de revisión ha sido especialmente intensa en la planificación y preparación de las sesiones prácticas, que han aumentado notablemente con el denominado “Plan olonia”. Así, junto a las actividades prácticas que podríamos denominar tradicionales: resolución de supuestos planteados por escrito, comentarios de jurisprudencia, etc., se han implementado métodos que permitan al alumno tomar contacto directo con la tarea de aplicación del Derecho que tiene lugar en el foro; entre otros, podríamos señalar: visitas a los juzgados para presenciar actuaciones judiciales y la reproducción o simulación de juicios penales…258La enseñanza del Derecho es eminentemente práctica, los conocimientos que forman parte del contenido de esta materia están llamados a aplicarse en gran medida en el foro judicial a través de profesiones como la de juez, secretario judicial, fiscal, abogado…; de ahí que el contacto con la práctica sea un instrumento que podemos considerar casi imprescindible en la docencia del Derecho penal. En la docencia se toman como instrumentos de trabajo conflictos jurídicos ficticios, elaborados por el profesor ya sea plenamente ya sea a partir de un supuesto de hecho real, pero que en definitiva constituyen casos cerrados y a menudo focalizados en un número reducido de problemas jurídicos. Este método de trabajo puede ser muy útil porque permite al docente reconducir el trabajo del estudiante a determinadas cuestiones o hacer hincapié en destrezas o habilidades cuyo reforzamiento es precisamente el objetivo del trabajo.

No obstante, el contacto con la práctica judicial real tiene ventajas innegables que hacen que su uso sea más que conveniente para la docencia. Por un lado, quizá la más evidente es que los problemas jurídicos aparecen tal y como se presentan en la realidad, sin dejar que el estudiante deje de percibir las peculiaridades propias del caso como pueden ser las indebidas actuaciones de alguno de los operadores jurídicos, datos que a veces el profesor puede eliminar por considerar que pueden resultar confusos o por estar relacionados con otras disciplinas distintas y que en los casos elaborados ad hoc en ocasiones se minimizan. El contacto del estudiante con la con realidad práctica, con las irregularidades y la falta de uniformidad que se da en los conflictos jurídicos que constituyen el trabajo de los juzgados, en los que no existe un caso igual a otro, permite que este ponga en juego las destrezas y habilidades que ha adquirido en el entorno en el

Page 159

que en un futuro desarrollará su práctica profesional. Otra singularidad del contacto con la práctica judicial es que hace que el alumno pueda conocer las distintas instituciones y su interrelación, circunstancia que a veces la secuencia de la programación de los planes de estudio no permite, de forma que el alumno puede captar de primera mano las diversas instituciones penales, que serán mejor comprendidas por el alumno que ha percibido directamente su implementación. Y, además, se contempla la relevancia que estas tienen en la práctica cotidiana, su verdadera dimensión.

El análisis de la documentación de las sentencias o la asistencia a las vistas requiere un trabajo anterior y posterior por el alumnado si se quiere lograr el máximo aprovechamiento de esta actividad. Así, una buena comprensión y seguimiento de lo que sucede en una sala de vistas es sólo posible si antes el alumno sabe los acontecimientos de relevancia jurídica que se van a desarrollar y el sentido de cada uno de ellos. Del mismo modo, el análisis de la documentación de vistas o la asistencia a los juzgados a presenciar determinadas actuaciones bien puede ser a lo largo del curso académico punto de referencia. La asistencia a juicios que los alumnos han presenciado proporciona múltiples ejemplos y permite un trabajo posterior sobre el asunto; así, cabe que los estudiantes redacten la sentencia del caso, que analicen otras posibles líneas de defensa que se podían haber opuesto en el juicio, que valoren la tarea que ha llevado a cabo cada uno de los profesionales del Derecho que han intervenido, etc. Dedicaremos al examen de este tipo de actividades una especial atención.

Formas menos evidentes de contacto del alumno con la realidad jurídica son el cine jurídico o el seguimiento de la actualidad informativa de determinados asuntos, medios que, a pesar de tener un carácter quizá más secundario, permiten también resultados muy provechosos en la labor docente. Otras actividades como la visita a los Centros Penitenciarios, también interesantes desde el punto de vista penal y desde la Criminología259, no serán objeto de este trabajo.

Clases prácticas

En la actualidad, los planes de estudio determinan que casi la totalidad de las asignaturas deberán dividir los créditos asignados para su docencia en teóricos y prácticos. Por lo tanto, es imprescindible examinar esas unidades docentes que han llegado a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA