Enlazando alternativas: una construcción birregional desde la crítica al proyecto liberalizador

Autor:Pablo José Martínez Osés
Páginas:81-93
RESUMEN

Una década de transnacionalización de organizaciones y movimientos sociales. Respuesta birregional (UE-ALC) de redes sociales contra las políticas neoliberales. Los pueblos retados por los tratados de libre comercio y las corporaciones transnacionales. Un tribunal popular para informar sobre los daños y señalar a los responsables. Los intereses comerciales de la Unión Europea en sus relaciones... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Pablo José Martínez Osés. Coordinador de la Plataforma 2015 y más: www.2015ymas.org

Page 81

“Primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego luchan contra ti.

Y después, tú ganas.”

Gandhi (tomado de la convocatoria para la Cumbre de los Pueblos, Enlazando Alternativas 4)

Una década de transnacionalización de organizaciones y movimientos sociales

Hace ya una década que el Foro Social Mundial cristalizó una nueva forma de articulación social específica y característica de la era de la globalización, que venía fraguándose desde los años noventa en encuentros paralelos a las cumbres temáticas y a las reuniones oficiales de las instituciones internacionales. Precisamente como una respuesta organizada “desde abajo” a la hegemonía que los postulados sobre la liberalización económica han logrado, al definir y determinar efectivamente el conjunto de políticas económicas, comerciales y financieras en prácticamente la totalidad del mundo. La articulación de estas redes de organizaciones y movimientos sociales se basa, por lo tanto, en una visión contrahegemónica, constituida tanto por la existencia de resistencias específicas al avance de dichas políticas, como por la generación y exposición de propuestas alternativas. Si la supremacía característica de una hegemonía se fundamenta en su capacidad para hacer que intereses particulares sean considerados como intereses generales, las respuestas a la misma combinan necesariamente la persecución y la denuncia de los intereses particulares privilegiados, con la promoción de propuestas alternativas guiadas por la recuperación de los valores que se consideran amenazados.

Page 82

Así, el horizonte político de estas redes se configura en torno a un conjunto de valores para “construir un mundo basado en los conceptos de paz, democracia participativa, justicia social, derechos humanos, soberanía alimentaria, sostenibilidad y el derecho de los pueblos a la autodeterminación”1. No sólo constituyen una especie de declaración de principios compartida, sino que refiere a una pugna por la reapropiación de dichos conceptos como rectores efectivos de las políticas activas, puesto que dichos conceptos también entran progresivamente a formar parte del discurso y la retórica oficial. De hecho, la consideración de estas nuevas articulaciones sociales como actores en las relaciones internacionales se basa fundamentalmente en su carácter funcional, por cuanto han logrado introducir temáticas y discursos “sociales” en las agendas de los organismos y las negociaciones internacionales2. Estas inclusiones responden, por parte de Gobiernos e instituciones internacionales, más a la necesidad de reconstruir su legitimidad deteriorada que a una verdadera intención de transformar coherentemente el quehacer y la orientación políticas. Aunque la progresiva introducción de temáticas (o a veces, sólo discursos) como los derechos humanos, la paz, la equidad de género, el cambio climático o la reducción de la pobreza, ha llegado a constituir una denominada “agenda global”, no satisfacen las demandas que persiguen modificar radicalmente las políticas económicas y de seguridad que constituyen el núcleo duro de las relaciones internacionales.

La red de organizaciones y movimientos sociales en torno a la oposición de las políticas neoliberales se construye mediante la articulación de espacios de participación local con la mirada puesta en el espacio de las políticas globales. La relación local-global muestra un complejo sistema de intercambios de experiencias y de análisis, compartidos por un diverso muestrario de actores también complejo, que no obstante realiza esfuerzos por concentrar sus acciones y por establecer prioridades compartidas en la formulación de sus demandas y en la organización de sus acciones conjuntas. Las múltiples experiencias locales de pérdida de soberanía sobre recursos y políticas locales son consideradas como consecuencias que tienen en común una misma causa: las políticas globales neoliberales promotoras de desregulaciones sistemáticas y de políticas de producción y comercialización orientadas a la exportación.

En estas reacciones articuladas por respuestas locales, se combinan organizaciones de base, a menudo crecientemente transnacionalizadas en forma de organizaciones globales o continentales (por ejemplo Vía Campesina, AlianzaPage 83 Social Continental, Seattle to Brussels Network), con ONG de solidaridad, organizaciones ecologistas, sindicales, de mujeres, de derechos humanos o de activistas. En la combinación de reivindicaciones y resistencias locales con análisis de políticas globales, se experimenta y se aprende a su vez una renovación en la forma de hacer política basada en la participación, el diálogo, la denuncia y la movilización.

Respuesta birregional (UE-ALC) de redes sociales contra las políticas neoliberales

Un amplio conjunto de estas organizaciones y movimientos sociales está dedicando parte de sus fuerzas y recursos a la articulación de un espacio alternativo a las actuales estrategias de estrechamiento en las relaciones entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe (UE-ALC). Se trata de una red de organizaciones de ambos lados del Atlántico, que se reconocen como actores sociales y políticos y coinciden en la progresiva toma de conciencia de los daños que el marco neoliberal de relaciones proporcionan a los pueblos europeo y latinoamericano. Es un espacio que pretende vincular las luchas actuales, las emergentes resistencias populares y las visiones sobre alternativas de ambas regiones. “Esta red ha abierto un espacio político de acción y reflexión común donde movimientos sociales, ONG, sindicatos, organizaciones de derechos humanos, de campesinos, ecologistas, de indígenas, de migrantes y refugiados y organizaciones políticas, así como mujeres y hombres en general de ambos continentes pueden involucrarse”3.

A partir de la 3ª Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE, América Latina y el Caribe que se celebró en mayo de 2004 en Guadalajara, México, se promovió la idea de lanzar la creación de una red social de carácter birregional, que fue concretándose en las siguientes reuniones, especialmente en los Foros Sociales de las Américas, de Europa y Mundial que se celebraron en los años sucesivos. De esta forma, con motivo de la 4ª Cumbre Oficial de Presidentes UE-ALC celebrada en 2006 en Viena, se organizó el encuentro social Enlazando Alternativas 2 (EA2) en forma de reunión paralela, aprovechando los contextos de oportunidad mediática que ofrecen dichas cumbres. A partir de este momento se acuerda continuar celebrando reuniones birregionales específicas bianualmente, tal y como tienen programadas sus reuniones oficiales los presidentes de ambas regiones. Reconociendo de antemano que el trabajo conjunto no se limita a la celebraciónPage 84 de estas contracumbres, la propia red observa que “suponen un momento clave de fortalecimiento, visibilización y consolidación de la red”4. De esta forma se celebró el EA3 en 2008 en Lima y estamos a pocas semanas de la celebración del EA4 en Madrid, que será entre el 14 y el 18 de mayo.

Los pueblos retados por los tratados de libre comercio y las corporaciones transnacionales

Ya a partir de 2004 la red birregional estableció cuáles son los tres principales retos que se propone abordar de forma sistemática y participativa: los Tratados de Libre Comercio, las Corporaciones Internacionales y los procesos de Integración Regional constituyen el foco de las actuaciones, reconociendo que otras áreas temáticas, como la militarización y los derechos humanos, la deuda externa y la cooperación para el desarrollo, los servicios públicos o la migración, se relacionarán con este marco general. De esta forma la red hace explícito el objetivo principal de su trabajo que es “responder a estos retos desde una perspectiva birregional, utilizando una estrategia combinada de resistencia y construcción de alternativas, centrándose tanto en Europa como en ALC, y en las relaciones entre ambas regiones”5.

La experiencia compartida por numerosos grupos locales se fundamenta en que durante las últimas décadas se ha venido produciendo un abandono progresivo de las políticas con que los Estados protegían (o podían proteger) a sus ciudadanos, a sus...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA