Engstrom, S., The Form of Practical Knowledge. A Study of the Categorical Imperative.

Autor:Ortiz de Land
 
EXTRACTO GRATUITO

ENGSTROM, S., The Form of Practical Knowledge. A Study of the Categorical Imperative, Harvard University Press, Cambridge MA, 2009, 260 pp.

S. Engstrom es un conocido especialista en la filosofía práctica kantiana y en sus relaciones con la metafísica de Aristóteles. La forma del conocimiento práctico reconstruye los presupuestos y procedimientos discursivos utilizados por la razón práctica a la hora de determinar las responsabilidades contraídas por la voluntad respecto de sus propias decisiones. En su opinión, el imperativo categórico, frente a su uso meramente hipotético o prudencial, permite que la voluntad se apropie de un modo éticamente responsable de la autoría de una determinada acción. La voluntad es capaz de regular sus actos mediante una ley universal apropiada al supuesto considerado en cada caso, sin permitir que la responsabilidad se diluya entre los múltiples factores psicológicos y sociales que influyen también en un determinado comportamiento.

Kant habría logrado la mejor caracterización del conocimiento práctico en la primera formulación del imperativo categórico en la Crítica de la Razón práctica de 1778, la Fundamentación de la metafísica de las costumbres de 1785 y la Metafísica de las costumbres de 1797. Allí se legitimó la validez de estas apropiaciones estrictamente intencionales, en virtud de las peculiares virtualidades cognitivas prácticas que la razón se asigna a sí misma, sin que se confundan con otras apropiaciones psicológicas o sociales que ya no podrían ser objeto de un conocimiento práctico. La primera formulación del imperativo categórico establece la universalidad de la ley como el único procedimiento racional para que la voluntad se adueñe en la práctica de la intencionalidad autorreferencial de sus decisiones, sin necesidad de justificarlas por la dignidad de la persona o por su autonomía axiológica.

La Fundamentación de la metafísica de las costumbres puso de manifiesto por primera vez el carácter intencional y procedimental o autorregulado que se atribuye al saber práctico. En efecto, para el pensamiento clásico, desde Platón y Aristóteles hasta Tomás de Aquino, la viabilidad del conocimiento práctico dependía del reconocimiento teórico de la dimensión entitativa de los diversos tipos de bienes en sí mismos considerados, ya se les otorgara el rango de fines o de simples medios. Sin embargo, Kant concibe estos posibles bienes prácticos como resultado del innegable alcance intencional que la voluntad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA