Embalajes

Autor:V.Sorlí Rojo y J.L. Cuadrado Echeverría
RESUMEN

Madera Cartón Sacos Bidones Papel Pallets Big Bag (intermediate bulk container) Contenedores Contenedores ISO Control del contenedor en vacío Control del contenedor cargado Datos para valorar averías de contenedores Despiece del contenedor Sociedades de normalización

 
EXTRACTO GRATUITO

Se entiende por embalaje todo aquello destinado a envolver o contener temporalmente un producto durante su manipulación, transporte, almacenamiento y distribución, facilitando todas estas operaciones y preservando el contenido.

El Mercado Común tiende a la unificación de las diferentes normas sobre embalajes y protección de mercancías, para lo que el Comité Europeo de Normalización, conjuntamente con SEI (Francia), HPE (Alemania), BSI (Inglaterra), UNI (Italia), etc., crea una colección de informaciones necesarias para la definición del apropiado embalaje industrial, en las que se considera:

- Las características del producto, tales como su naturaleza, presentación, dimensiones, centro de gravedad, fragilidad, tensiones, corrosiones, facilidad de agrupamiento y de apelmazamiento, etc.

- Los medios de transporte -carretera, ferrocarril, aéreo, marítimo o fluvial-, condiciones de manipulación, medios y sistemas de elevación, pesos admisibles, dimensiones, etc. para cada medio de transporte.

- Condiciones climáticas de los países de tránsito y destino, atendiendo además a sus regulaciones, así en Nueva Zelanda, y Australia, EE.UU. y algunos países tropicales se requieren certificados especiales del tratamiento de madera.

- Condiciones y duración de almacenaje y su distribución.

La evolución tecnológica obliga a la modificación de las normas y especificaciones, recomendando su verificación al menos una vez por año.

Se publicaron en su edición original en 1992 y recomienda su difusión a:

- Bureau de Control VERITAS

- AFNOR

- Asociaciones e industrias del transporte

- FEFPEB, Federación Europea de Fabricantes de Pallets y Embalajes de Madera

- Organizaciones que certifiquen por requerimiento

- Clientes y suministradores

Marcas

Las marcas en los embalajes deben hacerse con tintas u otros medios a prueba de agua, permitiendo las etiquetas metálicas, plásticas o plastificadas, que tienen que estar cuidadosa y firmemente sujetas.

Salvo especificación en contra, las marcas estarán de conformidad con la norma NF ISO 780 y aplicadas en dos costados adyacentes, indicando:

- Las marcas de expedición, la identificación de la mercancía y las de ruta.

- Los símbolos gráficos, relativos a su manipulación, transporte y almacenaje de las mercancías, de conformidad con la norma ISO 7000 internacionalmente aceptada.

En los casos en que se requiera, poner marcas adicionales, así:

- Condiciones climáticas especiales. Se marcará en el embalaje en rojo y en la tapa: «no abrir», «condiciones estancas».

- Condiciones del almacenaje. Se marcan generalmente en los embalajes y en los packing list con una o más X.

XX: almacenar bajo encerado;

XXX: almacenar en local cubierto o cerrado;

XXXX: almacenar en local con atmósfera climatizada.

- Mercancías peligrosas. Se marcarán siguiendo el código IMDG.

Tamaños y volumen

Al embalar una mercancía debe tenerse en cuenta la ruta hasta el destino, conforme a las regulaciones de los países de tránsito.

En las carreteras europeas las medidas usuales son:

longitud total: 15,5 m

ancho total: 2,5 m

altura total: 4 m

En los ferrocarriles se seguirán las normas más restrictivas de los países de tránsito.

En el transporte aéreo, las dimensiones serán de conformidad con el tipo de avión.

En el transporte marítimo y sólo de puerto en puerto, los límites los determina el buque y los medios de carga/descarga.

Los transportes especiales con sobrepeso o sobredimensionados precisarán de un estudio detenido de toda la ruta y obtener las correspondientes autorizaciones.

MADERA

La madera es uno de los materiales más utilizados para embalar y, para ello, debe estar sana, libre de podredumbre y seca. Las maderas más utilizadas son las de coniferas -pino, abeto, etc.- y de frondosas -chopo, aliso, tilo, eucalipto, etc.

Es un recipiente satisfactorio, pues ofrece protección contra perforación, aplastamientos y deformaciones, permitiendo el refuerzo de flejes, cierres, revestimiento impermeable, etc. Su poco peso le hace muy recomendable para el transporte de carga aérea.

La humedad de la madera puede ser causa de avería en el contenido y no debe sobrepasar el 20 % del peso pues, cuando se supera este límite, el claveteado pierde adherencia y, con ello, la seguridad del embalaje. El claveteado debe ser perpendicular a la fibra de la madera, ya que, en el sentido de la fibra, la adherencia se reduce al 50 %. En el caso de transporte de maquinaria pesada, las piezas deben viajar sujetas a la plataforma mediante tornillos con tuercas y arandelas.

Las normas establecen las características del embalaje en función del volumen y su peso, dando los espesores de la tablazón, el tamaño del clavo, etc. En los casos de grandes volúmenes y pesos, debe figurar marcado el centro de gravedad y los lugares de eslingado deben estar debidamente preparados.

CARTÓN

Es el recipiente más económico, liviano y común. El embalaje de cartón se concibe para un solo uso, y se distinguen:

- Cartón compacto, formado por varias hojas de papel encoladas. Cuando el peso por m supera los 1.000 g se le conoce como cartón sólido.

- Cartón ondulado simple, formado por una hoja de papel acanalado encolado a una hoja de papel plano. Se emplea como protección de productos frágiles dentro de otros embalajes.

- Cartón doble-cara, formado por un cartón ondulado entre dos hojas planas.

- Cartón doble-doble, formado por dos cartones ondulados entre tres planos.

Las normas UNE establecen las condiciones de resistencia a la compresión y a la humedad que, para el cartón «A», son las de soportar una altura de apilamiento de 2,5 m, con su contenido, sin que sufra deformación de más del 5 % de su altura después de permanecer 48 horas a temperatura de 20 °C y en condiciones de humedad relativa del 90 %.

También en el cartón la humedad reduce considerablemente la resistencia, y así, con el 95 % de humedad se pierde el 25 % de resistencia. Este dato, y el aplastamiento con que llegan algunas mercancías, pueden ser indicativos del grado de humedad durante el transporte o almacenamiento.

En el transporte de fruta se utiliza una caja de cartón doble-doble «A», formado por caja y tapa, que duplica la resistencia al aplastamiento y que, además, puede tener orificios para facilitar la ventilación del contenido.

Las mercancías embaladas en cajas de cartón son susceptibles de ratería.

SACOS

El saco es un embalaje con características muy variables conforme al producto a proteger, tanto en el tamaño como en el material utilizado. Es un recipiente cerrado por todos sus costados menos por uno y puede estar formado por varias capas de un solo material o hecho de una combinación de papel, plástico y textiles, cualquiera de cuyas capas, o ambas, pueden estar revestidas, laminadas o tratadas al objeto de aumentar la protección...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA