Electronificación de los pagos en Europa (II Parte)

RESUMEN

En esta segunda parte del informe publicado sobre la electronificación de los pagos en Europa, publicado por el Banco Central Europeo, se analizan los retos para el desarrollo -estandarización, aspectos legislativos y de seguridad-, así como el propio interés de la autoridad bancaria por los pagos electrónicos.

 
EXTRACTO GRATUITO

- Knowledge: Contiene toda la información generada a partir del negocio de Atlas Capital con sus clientes.

- Curriculums: Tener un control sobre todos los curriculums vitae de las personas interesadas en formar parte de la empresa Atlas Capital, así como los de las personas ya integradas en la organización.

- Private Equity: Contiene toda la información referente a nuestros Private Equities y las operaciones realizadas con información sobre las carteras

2. Retos para el desarrollo

Las innovaciones tecnológicas pueden incrementar la eficiencia de los pagos al reducir los costes de transacción, aumentando así el bienestar general. Sin embargo, la creación de una infraestructura de pagos electrónicos segura y eficiente plantea numerosos retos. Uno de los mayores problemas para la introducción de nuevos servicios de pago es que la red que emplean debe ser lo suficientemente amplia. El valor que pueden tener los instrumentos de pago depende del número de puntos o lugares en los que los mismos pueden ser aceptados, por lo que se les denomina también productos de red. Por ejemplo, cuantas más terminales acepten un determinado tipo de tarjeta de pago, más valiosa será la tarjeta para el usuario y mayores incentivos presentará para que otros usuarios hagan uso de la misma.

Una de las grandes dificultades a las que ha de hacerse frente con los nuevos sistemas o productos de red es la necesidad de crear una masa crítica para poder atraer a otros usuarios. Los clientes se adherirán a la red sólo si ésta dispone de un número suficiente de puntos de aceptación y los comerciantes sólo ofrecerán un mayor número de puntos de aceptación si pueden tener suficientes clientes. Este problema del "huevo y la gallina" origina elevados costes de instalación para todos los tipos de nuevos instrumentos y servicios de pago.

Otros retos para el funcionamiento satisfactorio de los pagos electrónicos son los relacionados con la estandarización y la legislación, así como con la seguridad de los instrumentos y medios de pago. Sólo con el uso de estándares comunes pueden obtenerse los mayores beneficios de la electronificación a lo largo del ciclo de pago. También es necesario un sólido entorno jurídico para la prestación de nuevos servicios de pago. Por último, aunque no en menor medida, la seguridad de los servicios tiene una importancia capital tanto desde la perspectiva del proveedor de servicios de pago como desde la del usuario. En estos ámbitos, una amplia cooperación entre los participantes sería de lo más provechosa.

Estandarización

Es fundamental adoptar estándares y formatos de mensaje comunes, que permitan el tratamiento automatizado de principio a fin de los pagos, sin intervención manual. Tradicionalmente, la estandarización de los pagos ha estado a cargo de un grupo bastante cerrado de participantes del sector financiero y no ha traspasado las fronteras nacionales. El nuevo entorno, es decir, la dimensión internacional que ha adquirido este campo a través de Internet y de las redes de telefonía móvil, y la introducción del euro han aumentado de diversas formas la complejidad de las tareas de cooperación y el establecimiento de estándares comunes. El número creciente de participantes en el ciclo de pago, entre los que figuran cada vez más entidades no financieras, es uno de los factores que han dificultado el establecimiento de estándares.

La cadena completa de pagos electrónicos comprende la facturación por el emisor de la factura, la iniciación del pago por el pagador, el tratamiento y la liquidación de los pagos por las entidades financieras y, por último, la conciliación de los pagos por el beneficiario. Cabe encontrar soluciones que respondan a las necesidades de todos los participantes, que deberían, en principio, intervenir en la elaboración y la puesta en práctica de los estándares aplicables a la fase que les corresponde en el ciclo de pago.

Los avances tecnológicos y la aparición de nuevos proveedores en el mercado, así como la rápida evolución de otros campos en los que las comunicaciones desempeñan un papel esencial, han incrementado las expectativas de los clientes, que esperan que los pagos se realicen con mayor prontitud y menor coste. Ello significa que la infraestructura interbancaria existente, tradicionalmente basada en el concepto de fecha valor y de liquidación diaria, deberá adaptarse al nuevo entorno.

Entre los cambios que se están produciendo actualmente en los sistemas de pago figuran la implantación del acceso fácil y directo (por ejemplo, a través de Internet) y de herramientas para gestionar los riesgos de seguridad (como la Infraestructura de Clave Pública), modificaciones en la frecuencia y firmeza de la liquidación (a través de liquidaciones interbancarias diarias múltiples o en tiempo real), una mayor capacidad de transmisión de la información (para permitir, entre otras cosas, la conciliación automática) y formatos de mensaje variables (por ejemplo, los formatos XML).

Los procesos de consolidación e integración en curso en Europa y la creación de sistemas de pagos transfronterizos hacen la labor todavía más compleja, aunque también incrementan los posibles beneficios. Los estándares...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA