Efectos en los menores del incumplimiento del incumplimiento del régimen de visitas por parte de sus progenitores

Autor:María Luisa Zamora Segovia - Concepcion Nieto-Morales - Susana Hernando Ramos - María Rosario Torres Reviriego
Páginas:126-129
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 126

El porcentaje de progenitores no custodios que dejan de visitar a sus hijos/as al cabo de varios años de la ruptura es muy alto. Estas visitas se van reduciendo en muchas ocasiones a medida que transcurre el tiempo desde la ruptura. También influye notablemente el hecho de que el progenitor no custodio inicie una nueva relación.

Cuando esto se produce el vínculo afectivo entre el progenitor no custodio y el hijo/a desaparece o no llega nunca a consolidarse, y las consecuencias emocionales en los menores suelen ser de sensación de abandono e inseguridad. Además, el progenitor que incumple se presenta ante el hijo/a como un modelo de irresponsabilidad.

Ante estas situaciones muchos progenitores reaccionan con críticas recurrentes y poco constructivas hacia el otro progenitor, e incluso llegan a desistir en su intento de que el progenitor no custodio se relacione con el menor.

Tal actitud es altamente perjudicial para los hijos/as. El progenitor custodio tiene un importante papel para actuar de forma constructiva por el bien de los menores, amortiguando las actitudes de irresponsabilidad en el cumplimiento del régimen con mensajes como pueden ser "cuanto siento que papa/mama no haya podido venir", "tu padre/madre no se da cuenta de lo importante que esto es para ti, pero ya vendrá en otra ocasión" o "Quizás te encuentres algo enfadado o triste". Hay que hablar de lo ocurrido con el menor para que este exprese su sentimiento, pero nunca aprovechar estos momentos para devaluar al otro progenitor que incumple sus responsabilidades paterno filiales.

El progenitor custodio debe tener la suficiente madurez para frenar las malas consecuencias que provoca en el menor el incumplimiento por parte del otro progenitor del régimen de comunicación y estancia. No se puede aprovechar la ocasión para lanzar al menor mensajes negativos como " ves como tu padre no te quiere", hay que intentar enfocar la situación desde la incapacidad del progenitor no custodio de asumir sus obligaciones paterno filiales, pero nunca desde el plano afectivo. Tampoco se puede llegar al extremo de dar explicaciones falsas pues, aunque la realidad sea dolorosa para el niño/a este debe asumirla y aceptarla, para una mejor superación de la situación.

Cuando es el progenitor custodio el que interfiere las visitas normalmente es que existe un alto grado de conflictividad entre los progenitores con lo que trasladan al niño esa conflictividad y se encuentra en pleno campo de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA