EEUU: Los emisores intentan popularizar la tarjeta de crédito

RESUMEN

Las compañías de tarjetas de crédito sueñan con tener clientes que paguen sus alimentos, el gimnasio o el alquiler de una vivienda con dinero de plástico. Visa, MasterCard y American Express, en concreto, están intensificando sus esfuerzos por lograr que los estadounidenses carguen las compras a sus tarjetas más a menudo.

 
EXTRACTO GRATUITO

En los últimos años, el sector ha facilitado en Estados Unidos el pago de matrículas escolares y universitarias, impuestos y contribuciones benéficas mediante tarjetas de crédito. Ahora, el pago mensual del alquiler de vivienda es el objetivo más reciente; en las últimas semanas, Visa ha hecho posible que miles de personas paguen el alquiler de sus casas con dinero de plástico.

Mercados emergentes

Al mismo tiempo, un alto ejecutivo de Visa acecha a McDonald’s, tratando lograr que el pago de las hamburguesas con tarjetas sea más rápido que con efectivo. Asimismo, al reducir la comisión que cobra por tramitar los pagos, MasterCard facilita a las compañías de televisión por cable y a las empresas de servicios públicos el aceptar tarjetas de crédito. Por su parte, American Express tiene puestos los ojos en algunos de los artículos más costosos, como hipotecas y automóviles. La feroz competencia en el negocio de las tarjetas de crédito ha dado impulso al esfuerzo por penetrar en todos estos mercados emergentes.

Hace tiempo que las firmas del sector cumplieron con la meta de poner una tarjeta en cada cartera, ya que actualmente una familia media estadounidense tiene más de cinco. Sin embargo, los emisores de dinero plástico, enfrentándose a los cheques y al efectivo, quieren que la gente use las tarjetas en nuevos sitios para hacer compras mayores. La apuesta es gigantesca, ya que los comerciantes pagan a las compañías cerca del 2% de cada transacción que tramitan. Asimismo, mientras mayor es el balance de un usuario, más alta es la suma que las compañías obtienen por concepto de intereses. El promedio de deuda de tarjetas de crédito por familia se elevó en Estados Unidos a 8.367 dólares el año pasado, más del doble que en 1993, según CardWeb.com. El objetivo aquí son los pagos recurrentes; es decir, las cuentas que la gente paga cada mes.

Para los consumidores, el mejor incentivo para cargar más gastos a la tarjeta son los obsequios, ya que muchas compañías premian a sus usuarios con kilómetros de viaje u otros obsequios según el nivel de sus gastos. La acumulación periódica de gastos elevados en una cuenta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA