La educación ante los retos del cine y la televisión digitales

Cargo:Universidad de Granada
RESUMEN

El cine es un producto básico en la composición de las parrillas de televisión actuales. El medio televisivo propicia el consumo cinematográfico por parte de jóvenes y adolescentes. El nacimiento de la -era digital- ha fortalecido el ya estrecho vínculo existente entre los medios televisivo y cinematográfico. Los educadores no pueden permanecer al margen del análisis de la notable influencia de és... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Introducción

El informe que presentamos se ha estructurado en los siguientes apartados:

Contextualización: Televisión y cine digital. En este primer apartado definimos el problema de la investigación: el aporte de la tecnología digital al cine (y por extensión la televisión) contemporáneo centrado en los aspectos tecnológicos, gramaticales y estéticos y en las posibilidades educativas que ofrece.

Objetivos y variables de estudio en el que se describen las pretensiones concretas del trabajo.

Definición de las características de la población objeto de estudio y de la muestra seleccionada.

Propuesta de las pautas metodológicas seguidas en la investigación, así como el instrumento construídos para la indagación.

Análisis de los datos obtenidos mediante el paquete estadístico SPSS versión 11.0.

Conclusiones.

La televisión y el cine digital

En los últimos tiempos es frecuente oír hablar de imagen digital, vídeo digital, televisión digital, cine digital, etc. Esta terminología nace de la aplicación de la tecnología digital (la que reduce el funcionamiento de los aparatos a la existencia o no de pulsos energéticos codificados arbitrariamente con los dígitos 1 –existe- y 0 –no existe-, de ahí el término digital). La literatura existente sobre la materia no acaba de concretar una definición precisa sobre estos términos. Autores como Giménez (2001) y De la Cuadra (2001) resaltan la influencia de los nuevos avances tecnológicos en el software de producción y distribución audiovisual para terminar de encuadrar el concepto de televisión y cine digital.

Entendemos como cine digital toda aquella producción cinematográfica, sea del género que sea, que utilice la tecnología digital como base física para configurar el soporte de sus imágenes, los mecanismos de proyección o visionado y, opcionalmente, en la elaboración de las mismas. El cine digital no es necesariamente contemporáneo a la realización de las obras, de tal manera que obras cinematográficas de cualquier época, realizadas en cualquier tipo de soporte, pueden digitalizarse posteriormente. Esta amplia definición puede englobar, como vemos, muchos conceptos afines tales como “cine de la era digital”, “televisión digital”, “vídeo digital”, etc. Por su parte Carballo (2001) elabora una definición de cine digital en una línea más descriptiva, basada en los principales elementos que integran el concepto:

"Desgajemos, primero, del término cine su acepción más corriente: la que se refiere a la producción de programas audiovisuales. Aquí los cambios serán pocos en cuanto al contenido de los programas para consumo de espectadores pasivos. Crecerán en número y presupuesto aquellos destinados a la televisión y, muy especialmente, los diseñados para las cadenas de pago. Reducirán su número y aumentarán notablemente en presupuesto unitario (como ya viene siendo la tendencia dominante desde hace varios años), los destinados a las salas de exhibición, otra de las acepciones de la palabra cine, (...).

En cuanto a los programas producidos específicamente para ser disfrutados de forma activa, apoyándose en las nuevas tecnologías, hoy nacientes, su número y presupuesto crecerá ad infinitum: me refiero, claro está, a los programas especialmente diseñados para los soportes interactivos, desde un simple disco óptico para visionar en la pantalla del televisor, una plataforma 100% interactiva vía herziana o vía cable, hasta el más complejo de los programas de simulación, sólo operable desde cabinas cada vez más perfeccionadas y similares a los objetos representados (coches, aviones, etc..). En el límite, llegaremos por este camino a los programas integrales de realidad virtual, con transmisión de sensaciones no sólo ópticas y acústicas, sino también otras capaces de excitar nuestros restantes sentidos (frío, calor, humedad, presión, olor, ...)."

Arriba, dos vistas del interior de un aparato de lectura de DVD; las flechas naranjas indican la ubicación de los bloques ópticos (pickups). A la izquierda una lente digital (Lladó, 2003)

El soporte comercial doméstico más extendido relacionado con el cine digital, es el denominado DVD (Digital Video Disc).

No obstante, López de Quintana (2001, p.150) señala que en la actualidad “las televisiones se enfrentan a un nuevo cambio que va a sustituir radicalmente cinco décadas de vídeo analógico por los nuevos formatos digitales”

Aunque se ha mencionado la estrecha relación existente entre la tecnología óptica y la tecnología digital conviene señalar que como producto de esta hibridación tecnológica, han surgido nuevas fórmulas que sirven para integrar recursos de información de naturaleza diversa: el texto, los datos numéricos, las imágenes, la voz y el vídeo, que se han utilizado para la transmisión y almacenamiento de información provenientes, en muchos casos, de soportes tradicionales como el papel. Cuando la información se codifica digitalmente, ya sea en el momento de su creación o como fórmula de migración de formato, los diferentes tipos de recursos comparten capas de tecnología -medios comunes de almacenamiento y transmisión- que permiten su distribución y utilización unitaria.

La lectura y la grabación de la información en forma digital requiere de equipos electrónicos y de programas informáticos, que se encuentran sometidos a un proceso de cambio permanente. Esto plantea un problema relativo a la inclusión de este tipo de formatos en una multimediateca debido a que existe la posibilidad de que dichos equipos y softwares no se encuentren disponibles tras una década de haber sido introducidos. Resulta difícil conservar los equipos de grabación y lectura, si no hay repuestos disponibles y tampoco podrán utilizarse los sistemas operativos ni las aplicaciones informáticas necesarias sin personal especializado que sepa cómo gestionarlos. Se ha calculado que, en el ámbito de los sistemas digitales, la obsolescencia tecnológica tiene lugar en periodos de dos a cinco años, y afecta tanto a dispositivos electrónicos como a programas informáticos (Research Libraries Group, 2000).

En 1997, el formato LVD (Laser Disc), fue ampliamente superado con la salida al mercado del DVD (Digital Video Disc). La clave de ello residió principalmente en el coste económico: el de fabricación de un DVD es, en la actualidad, aproximadamente de 1 US$ (~ 0,85 ), es decir, la mitad del precio de una cinta de vídeo magnética convencional; además, su capacidad de almacenamiento es de entre diez y treinta veces superior a la de un CD- ROM (Kenney y Rieger, 2000). Al igual que en el caso de los soportes ópticos, otra gran ventaja es su duración, que puede ir desde los 50 a 100 años para el formato CD-R convencional (Yeung, 2000) hasta los 200 años tal como afirma la empresa Kodak (Kodak Inc., 2000) en la propaganda comercial de sus productos. Todo ello con una característica fundamental que lo diferencia de los demás soportes: la posibilidad de controlar y revertir el proceso de deterioro con las técnicas adecuadas y de obtener copias que mantengan la perfección del original (Osorio, 2001).

En la actualidad, el formato DVD ha sustituido comercialmente al Laser Disc (LVD) y relegado a los soportes ópticos fuera del campo del vídeo comercial. ¿Cuáles son las ventajas que conlleva el soporte DVD sobre los soportes ópticos?

En principio el DVD posee todas las ventajas señaladas para los soportes de naturaleza óptica:

Reduce el coste económico, puesto que los avances tecnológicos lo hacen cada vez más asequible.

Multiplica las posibilidades de uso didáctico: ya no solo se trata de congelar indefinidamente la imagen o poder buscar instantáneamente una secuencia; las actuales ediciones en DVD permiten, por ejemplo, ver la película doblada o subtitulada en varios idiomas, disponer de entrevistas con el director o los actores, añaden documentales sobre el rodaje elementos contextuales de la trama, etc.

En el plano meramente tecnológico, el soporte digital, materializado hoy día en el DVD, es el puente ideal hacia la integración o unificación de los medios audiovisuales ya que permite la unificación del cine, la televisión, Internet, etc., en un solo soporte global que ofrece infinitas posibilidades a través de la creación de redes telemáticas y otras vías de distribución de la información.

Hablar hoy día del cine o televisión digital en el aula es referirse a un fenómeno aún minoritario ya que son los contenidos almacenados en soportes magnéticos, (cintas y vídeo VHS) , los que se siguen utilizando en los centros escolares. No obstante, es necesario plantear que no se dispone de estudios rigurosos que permitan vislumbrar el grado de introducción del cine y la televisión digital en los centros educativos.

La aparición de la tecnología digital, no obstante, ha revolucionado considerablemente el ámbito de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, permitiendo un enfoque mucho más unitario entre los medios de comunicación y los conceptos de audiovisual y multimedia (Martínez, 1996; Cabero, 1996, 1999; López Yepes, 1999).

Las posibilidades de trabajo con la tecnología de la imagen digital en la educación fueron puestas de manifiesto merced al uso de la Vídeo Machine como recurso en la Universidad (Giménez y Díaz, 1994). La Vídeo Machine consistía en una tarjeta para PC y fue presentada en 1994 por FAST Electronic; consiste en una tarjeta que se insertaba en un slot de un PC con bus ISA, más un software que corre bajo Windows y una manguera de conexiones, de modo que junto con dos vídeos reproductores y un vídeo grabador se dispone de las prestaciones de una sala de producción de vídeo profesional en el reducido espacio de un puesto de trabajo informático. Este sistema es conocido como Desktop Vídeo y va bastante más allá de las prestaciones de una simple tarjeta multimedia o de digitalización de vídeo.

La formación del profesorado podrá verse afectada favorablemente por la introducción de estas tecnologías, como apuntan las propuestas realizadas por Cebrián (1997) o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA