Editorial

Páginas:1-1
 
EXTRACTO GRATUITO
EDITORIAL
Es una satisfacción poder presentar nuestro número 100 de Cuadernos de Bioética y además hacerlo cuando se
cumplen los veinticinco años de existencia de AEBI. Es un buen momento para agradecer al primer editor y fundador
de la revista el Profesor Dr. Francisco León Correa tanto el darse cuenta de la importancia de iniciar este proyecto
editorial como ponerlo en acción durante once años. No sólo la creación de la revista fue un hecho que se adelanto
al fuerte interés por la bioética que se desarrollo en años posteriores, sino que ella misma ha sido parte importante,
en el ámbito especialmente iberoamericano, de su desarrollo académico y científico. También el agradecimiento se
dirige a la propia AEBI que asumió su edición así como a todo el equipo editorial que desde 2002 lleva adelante la
elaboración de la revista. En este apartado, es especialmente necesario rendir tributo al trabajo silencioso y eficaz
de todos los revisores que participan en la evaluación de los trabajos y, como no, a los propios autores que confían
en esta revista como medio científico para trasmitir sus ideas y enriquecer el desarrollo de la bioética. Por último,
también un agradecimiento a la Universidad de Murcia que acoge las instalaciones del comité editorial de la revista,
así como a la empresa que la confecciona, la cual siempre ha estado dispuesta a incorporar cambios y mejoras en
ella. Fruto de esto último, es el gran cambio que ha sufrido la revista en estos últimos años, en cuanto que su
versión digital se ha convertido en el eje fundamental de la trasmisión y difusión de sus artículos. En este número y
siguiendo uno de los temas del XII Congreso Internacional de AEBI hemos dedicado el tema de estudio a una materia
siempre necesaria en la bioética como es su fundamentación. El número se complementa con diversas colaboraciones
especialmente de bioética clínica y con los resúmenes de las comunicaciones del XII Congreso. Finalmente este número
viene acompañado de dos reseñas sobre una de las figuras de la bioética recientemente fallecida, el profesor Elio
Sgreccia. Su amplio magisterio como profesor y sus investigaciones en esta disciplina, son algo que perdurará en el
tiempo, especialmente como de uno de los configuradores, no sólo de los contenidos de la bioética, sino de su propio
método y de su fin, siempre al servicio de la persona humana. Algo en lo que AEBI ha estado también intentando
trabajar durante sus 25 años de existencia; hacer bioética no sólo investigando o enseñando, sino promoviendo
siempre la dignidad humana.
Los editores

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA