Editorial

Autor:The IPTS Report
 
CONTENIDO

Hace cien años, en marzo de 1897, J.J. Thompson descubrió en Cambridge el electrón. Difícilmente se hubiera previsto, en aquella época, la revolución que este descubrimiento, junto con otros anteriores y posteriores, iba a desencadenar. La identificación de las partículas elementales no sólo ha facilitado la comprensión de los procesos eléctricos y electrónicos, sino que también preparó el camino para la gestión y explotación de las oportunidades y retos que estos procesos ofrecen.

El primer artículo de este número constituye un buen ejemplo. Identifica la tendencia y la necesidad de las compañías eléctricas de ampliar sus actividades desde el suministro de electricidad a los servicios energéticos, explotando las oportunidades que ofrecen la electrónica moderna y las tecnologías de la información. De este modo se puede conseguir una gestión inteligente de la energía por y para el uso (en términos de tiempo, cantidad, precio, fuente, etc.). Un marco regulador adecuado puede reportar beneficios tanto a los usuarios como a las empresas.

El segundo artículo presenta un esquema de política tecnológica que se ha propuesto recientemente para abordar las áreas intermedias de la investigación, donde ésta no es ni básica ni aplicada. En este esquema, el gobierno desempeña un papel de catalizador y deja la iniciativa y la gestión a las empresas de cada sector industrial. Si la mayoría de las empresas de un sector expresa suficiente interés, el gobierno puede establecer mecanismos mediante los cuales las empresas financian la creación de comités de inversiones industriales, dedicado cada uno a una tarea/investigación determinada. Los dos elementos originales son que los resultados están a la disposición de todos, y que puede existir competencia entre los comités para obtener fondos para las empresas, ya que si un comité no funciona satisfactoriamente, se puede crear otro para abordar la misma tarea. El artículo examina también algunas de las precauciones que es necesario tener en cuenta, en particular las posibles repercusiones internacionales.

El tercer artículo se refiere al impacto, sobre los derechos de propiedad intelectual, del acuerdo TRIPS, recientemente firmado y que ha comenzado a ejecutarse como parte de las negociaciones comerciales de la Ronda Uruguay. Examina las consecuencias y las posibles acciones para reducir la presión sobre algunos países en vías de desarrollo, durante el período de transición y antes de que empiecen a notarse beneficios. Identifica, además, algunas repercusiones para los países desarrollados y las complicaciones que puedan derivarse, aparte de los evidentes beneficios.

El cuarto artículo es una introducción a los retos con que se enfrenta la plataforma World Wide Web (WWW) en Internet, y a los medios que están surgiendo para superar las limitaciones de la WWW (en términos de velocidad, interactividad, etc.). Describe las características del código móvil y la proyectada tendencia hacia el cálculo en la red y sugiere algunas aplicaciones y estructuras de mercado que podrían crearse/modificarse o beneficiarse de tales desarrollos.

Por último, el quinto artículo examina el impacto de algunas nuevas tecnologías de envasado de alimentos sobre problemas sanitarios y medioambientales. Presenta películas protectoras que tratan de reducir las pérdidas y el deterioro de productos alimenticios, así como los residuos de envases. Un ejemplo, aunque no el único, son las películas comestibles. La introducción de nuevos envases para alimentos puede aconsejar la reconsideración de los reglamentos de seguridad y calidad de los alimentos, así como de las normas de conformidad, dependiendo del tipo de alimento y del tipo de envase.