Notas sobre el nuevo régimen jurídico del Estatuto del Trabajador Autónomo

Páginas:42-72
RESUMEN

3.1. Introducción. 3.2. El concepto legal de trabajador autónomo. 3.3. Colectivos a los que les es de aplicación el Estatuto del trabajo autónomo. 3.4. Fuentes reguladoras del trabajador autónomo. 3.5. Derechos profesionales del trabajador autónomo. 3.6. Deberes profesionales básicos del trabajador autónomo. 3.7. Forma y duración del... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 42

3.1. Introducción

El día 12 de octubre de 2007 ha entrado vigor la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo (BOE 12-7-2007), que regula la figura del trabajador autónomo y establece un elenco de derechos y obligaciones así como las medidas tendentes a que el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos se equipare con el Régimen General de la Seguridad Social.

La normativa referida al trabajo autónomo se encuentra dispersa por todo el ordenamiento jurídico. Así, la Constitución Española recoge preceptos que hacen referencia implícita o explícita al trabajo autónomo en los arts. 35, 40.2 y 41, el Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, regula el Régimen Especial de Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia (RETA) y la Ley 31/12995 de Prevención de Riesgos Laborales recoge referencias a estos trabajadores. El nuevo Estatuto del trabajo autónomo tiene como finalidad convertirse en una norma que regule de forma unitaria y sistemática, por primera vez en nuestro país, la figura del trabajo autónomo, reduciendo el grado de dispersión normativa que siempre ha caracterizado la regulación de esta forma de ejecución del trabajo.

Page 43

3.2. El concepto legal de trabajador autónomo

La ley define como trabajadores autónomos aquellas personas físicas que desempeñan una actividad económica o profesional por cuenta propia, fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, siempre que se realice:

1º) De forma personal, habitual y directa

La normativa sobre el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos no precisa de manera completa el alcance del requisito de habitualidad de la actividad económica a título lucrativo que se exige al trabajador autónomo o por cuenta propia para su inclusión en este Régimen Especial, art. 2.1 D 2530/1970, de 20 agosto 1970, de ahí que la jurisprudencia ha venido considerando que la superación del umbral del salario mínimo interprofesional en un año natural puede ser un indicador adecuado para la determinación del cumplimiento del mismo.

Ser titular de una explotación y estar de alta en el IAE no justifica el ejercicio directo de la actividad (STSJ Cantabria de 1-2-2000).

En caso de suspensión temporal de la actividad por incapacidad debida a enfermedad o accidente, subsiste la habitualidad durante períodos que no excedan del último día del segundo mes natural siguiente al del inicio de la suspensión.

2º) A título lucrativo (STSJ Andalucía/Sevilla de 22-2-2000)

Dando o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena. Los trabajadores autónomos pueden contratar a los hijos menores de 30 años que convivan con ellos como trabajadores por cuenta ajena.

Se presume que es trabajador autónomo quien ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público como:

• Propietario.

• Usufructuario (STSJ Andalucía/Sevilla de 28-9-2000).

• Arrendatario.

• Otro concepto análogo.

Esta presunción debe ceder ante la existencia de pruebas en contrario que acrediten que no se desarrolla un trabajo personal y directo (STSJ Murcia de 17-4-2000).

Los menores de 16 años no pueden ejecutar ningún trabajo autónomo, excepto cuando se trate de la prestación de servicios en espectáculos públicos y siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

• Que no suponga un peligro para su salud.

• Que no perjudique su formación profesional y humana.

• Que se autorice por la autoridad laboral. El permiso debe constar por escrito y concederse para actos determinados.

Page 44

Para calificar a un trabajador como autónomo o como laboral, se ha de acudir al art. 1 de la Ley 20/2007 y al art. 1 del Estatuto de los Trabajadores.

Las similitudes son las siguientes:

  1. La realización de un trabajo por una persona física.

  2. La traslación o venta del resultado de la actividad a un tercero.

  3. El ánimo de lucro con el que se realiza el trabajo.

    Las diferencias son:

  4. La realización del trabajo por cuenta propia, en el caso de los autónomos, frente a su ejecución por cuenta ajena en el supuesto de los laborales.

  5. La independencia de la actividad de los trabajadores autónomos que tiene lugar fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, frente a la dependencia de los laborales que prestan sus servicios dentro de ese ámbito.

    Son pues estas notas de ajeneidad y dependencia las que más claramente distinguen un tipo de trabajo del otro, pero, pese a que a priori pudieran parecer definitivas, en la práctica se difuminan en muchos supuestos, que es difícil discernir si nos encontramos ante una prestación de servicios civil o mercantil por parte de un trabajador autónomo o si se realiza en el seno de una relación laboral, supuestos que se incardinan en las que han venido a denominarse “zonas grises” del derecho del trabajo porque, tanto la ajeneidad como la dependencia pueden aparecer marcadas de manera que no quepa duda alguna respecto de su presencia o ausencia en la relación o debilitadas hasta el punto de ofrecer claras dudas de la naturaleza del contrato, dudas que se vienen incrementando con la cada vez más acusada fragmentación de las actividades empresariales, de manera que muchas de las que antes asumía directamente la empresa, se han ido diferenciando y externalizando a través de contratas y subcontratas con empresas o con trabajadores autónomos. Así sucede de forma ya generalizada con la limpieza, la seguridad, el transporte, el Telemarketing, etc., pero incluso ahora se fragmentan ámbitos productivos que se externalizan para conseguir unos costes más reducidos, del mismo modo que se contrata a trabajadores bajo la forma mercantil, tratando de eludir una laboralidad que a veces es evidente.

    Page 45

3.3. Colectivos a los que les es de aplicación el Estatuto del trabajo autónomo

Se consideran expresamente incluidos como trabajadores autónomos los siguientes colectivos:

  1. Los trabajadores autónomos que antes se ha definido, es decir, las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

  2. El cónyuge y parientes por consanguinidad, hasta el tercer grado inclusive, que colaboren con ellos en la actividad y reúnan los siguientes requisitos:

    • Colaborar de forma personal, habitual y directa.

    No procede la inclusión en RETA cuando la actividad se realiza de forma ocasional, máxime cuando figura encuadrado en otro Régimen de la Seguridad Social.

    • No tener la condición de asalariados con respecto al trabajador autónomo.

  3. Los socios industriales de sociedades regulares colectivas y de las sociedades comanditarias.

  4. Los comuneros de las comunidades de bienes y los socios de sociedades civiles irregulares, salvo que su actividad se limite a la mera administración de los bienes puestos en común.

  5. Quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de la sociedad.

    Se entenderá, en todo caso, que se produce tal circunstancia cuando las acciones o participaciones del trabajador supongan, al menos, la mitad del capital social.

    Asimismo, se presume que el trabajador posee el control efectivo, salvo prueba en contrario, cuando el trabajador:

    • Junto a personas que convivan con él y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción hasta el 2º grado, posea, al menos, la mitad del capital social.

    • Posea un 1/3 o más del capital social (STSJ Extremadura de 26-2-2002).

    • Posea un 1/4 o más del capital social, si desempeña funciones de dirección y gerencia.

    Page 46

    La jurisprudencia ha declarado que el hecho de que el referido cargo societario esté contemplado en los estatutos sociales como no remunerado, no impide que la actividad se lleve a cabo a título lucrativo.

  6. Los trabajadores autónomos económicamente dependientes.

  7. Las personas que prestan servicios de transporte, aunque sea continuadamente para un mismo empresario, si cuentan con autorizaciones administrativas de las que sean titulares; cobro del precio correspondiente; vehículos comerciales de servicio público cuya propiedad o poder directo de disposición ostenten.

  8. Los trabajadores autónomos extranjeros que residan y ejerzan legalmente su actividad en territorio español.

  9. Agentes comerciales que actuando como intermediarios independientes, se encarguen de manera continuada o estable y a cambio de remuneración, de promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, a los efectos de ser considerados trabajadores autónomos económicamente dependientes, no les será de aplicación el requisito de asumir el riesgo y ventura de tales operaciones.

    Se consideran expresamente excluidos del concepto de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA