El documento notarial en soporte electrónico

Autor:Enric Brancós Núñez
Cargo:Notario de Girona
Páginas:33-36
 
EXTRACTO GRATUITO
LA NOTARIA | | 3/2018 33
INTRODUCCIÓN
El 1 de enero del año 2000, aprovechan-
do el valor simbólico del cambio de siglo,
el Notariado austríaco en alianza con una
gran rma alemana de electrónica, decidió
implantar la escritura pública en soporte
electrónico. Dato importante, excluyó de
dicho soporte los testamentos y pactos su-
cesorios. No se explicitó la razón pero muy
probablemente se debiera a la larga conser-
vación que este tipo documental requiere.
En España, dos años más tarde, el 1 de
enero de 2002, entró en vigor una impor-
tante reforma de la Ley del Notariado para
implantar el instrumento público electróni-
co bajo un principio básico: la técnica debe
servir a la esencia jurídica del documento
público y no al revés. El texto del nuevo ar-
tículo 17 bis es canónico. Desmenuzando el
precepto podemos ver que:
1. El soporte electrónico no supone nega-
ción del valor de instrumento público. El do-
cumento notarial en soporte electrónico goza
de fe pública, al igual que el soporte papel
2. El notario debe rmarlo con su rma
electrónica avanzada (según la termino-
logía del momento) obtenida de confor-
midad con la Ley reguladora del uso de la
rma electrónica por parte de los notarios.
3. En su caso, los otorgantes o intervinien-
tes rman con rma electrónica, pero sin
restringirla a la rma avanzada o reconoci-
da como en el caso del notario, sino dentro
del concepto amplio de rma electrónica,
que puede ir desde la rma electrónica
reconocida hasta la rma en tablilla o me-
diante un simple PIN. Obviamente lo que se
manieste por los otorgantes o intervinien-
tes en el documento, incluida la rma en la
tablilla, quedará luego encriptado bajo la
rma electrónica del notario. Ésta es la que
conere seguridad a todo el proceso.
4. La técnica de rma electrónica no al-
tera la esencia del documento. El notario
debe identicar, dar fe de conocimiento,
juzgar la capacidad y legitimación, informar
el consentimiento y controlar la legalidad.
No obstante el legislador español fue
más cauto que el austríaco. Mientras aquél
se lanzó al soporte electrónico de lo que
nosotros llamamos escritura matriz salvan-
do, eso sí, los testamentos y pactos suce-
sorios, aquí se siguió un segundo principio
básico: lo que realmente agiliza el tráco
no es si la matriz está en soporte papel o
en soporte electrónico sino la facilidad
de desplazamiento de las copias. Por ello
la reforma, tras dar carta de naturaleza
al instrumento público electrónico, dejó
pendiente de desarrollo el soporte elec-
trónico de la matriz y pasó a regular con
todo detalle la copia electrónica tal como
hoy la conocemos.
Tras el empuje pionero de Austria y de
España en el panorama mundial podemos
ver tres distintas posiciones en relación a la
matriz electrónica:
El documento notarial en soporte electrónico
Enric Brancós Núñez
Notario de Girona
3/2015

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA