Documento de trabajo de los Servicios de la Comisión. Europa 2020 Consulta pública. Primer resumen de las respuestas

Páginas:265-273
RESUMEN

1. Estados miembros - 2. Autoridades regionales y locales - 3. Instituciones europeas, organismos y otras instancias - 4. Partidos políticos europeos - 5. Interesados - 6. Ciudadanos - 7. Perspectiva internacional

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 265

La consulta pública sobre Europa 2020, que la Comisión lanzó el 24 de noviembre de 2009, se cerró oficialmente el 15 de enero de 2010. Desde entonces, la Comisión ha seguido recibiendo un considerable número de contribuciones. Hasta ahora, la Comisión ha recibido más de 1 500 contribuciones de una amplia gama de partes interesadas: Estados miembros, organizaciones de la UE y nacionales, interlocutores sociales tanto de la UE como nacionales, autoridades regionales y locales, empresas y federaciones profesionales, empresas individuales, ONG, grupos de reflexión, representantes de los medios académicos y numerosos ciudadanos europeos. Algunos países e interesados no pertenecientes a la UE también respondieron.

Muchas de las contribuciones recibidas son de fondo y muy valiosas en cuanto a puntos de vista y perspectivas. La Comisión ha realizado un gran esfuerzo para analizar estas respuestas a fin de poder tenerlas en cuenta en la elaboración de sus propuestas para debate en el Consejo Europeo. Aunque llevará algún tiempo concluir el análisis, la Comisión considera importante indicar preliminarmente las principales tendencias derivadas de la consulta, antes del Consejo Europeo informal que se reunirá el 11 de febrero. Una descripción más detallada de los resultados de la consulta pública estará disponible en las próximas semanas.

1. Estados miembros

Todos los Estados miembros han aportado contribuciones a la consulta.

En general, existe un gran apoyo entre los Estados miembros a las prioridades temáticas (crecimiento basado en el conocimiento, sociedades basadas en la integración y una economía más competitiva y respetuosa con el medio ambiente) propuestas en el documento de consulta. En el contexto actual de crisis económica y desempleo creciente, muchos Estados miembros subrayan la importancia de mantener el objetivo de Europa 2020 sobre crecimiento inteligente y empleo. Cerca de la mitad de los Estados miembros respaldan explícitamente unas sólidas relaciones entre los pilares económico, medioambiental y social y varios piden el refuerzo de la dimensión social. Se apoya la idea de que Europa 2020 debería estar más ligada a otras estrategias (como la de Estrategia de Desarrollo Sostenible, la Agenda Social, la política de cohesión, la energía y el cambio climático).

Muchos Estados miembros consideran crucial el deterioro de las finanzas públicas derivado de la crisis financiera y económica. Por tanto, habrá que considerar la necesidad de invertir en (nuevas) fuentes de crecimiento en un contexto de consolidación fiscal en los años venideros.

El papel importante del sector industrial, la contribución de las PYME al crecimiento yPage 266a la creación de empleo, la consolidación del mercado único y la estabilidad financiera y macroeconómica son mencionados por muchos Estados miembros como ámbitos que deben recibir más atención en la nueva estrategia. Muchos también desean ver reforzada su dimensión exterior.

Por lo que respecta a las lecciones que deben extraerse de la crisis, la mayoría está de acuerdo en que la «gobernanza» debe mejorarse para superar el desfase en la ejecución de la Estrategia de Lisboa. Varios Estados miembros piden una mayor coordinación de la política económica y disposiciones sobre gobernanza más vinculantes y la mayoría está de acuerdo con la idea de un número limitado de objetivos de la UE traducidos en objetivos nacionales. Un control efectivo, una evaluación comparativa, un enfoque de asociación (que implique más estrechamente a las regiones), una mayor asunción por los interesados y la mejora de la comunicación se subrayan como factores cruciales para el éxito de la nueva estrategia.

En general, existe un gran apoyo para otorgar al Consejo Europeo la responsabilidad principal de dirigir la nueva estrategia y orientar el trabajo de otras formaciones del Consejo. Algunos Estados miembros abogan por un papel más importante de la Comisión en el control del desarrollo de la estrategia.

Aunque todos los Estados miembros reconocen las fuertes interdependencias entre política fiscal y reformas estructurales en la fase posterior a la crisis, y por lo tanto la necesidad de un asesoramiento coherente en materia de política, algunos desean conservar el papel de los diversos instrumentos de coordinación de la política económica del Tratado a fin de evitar cualquier posible impresión de que se está debilitando el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Por último, varios Estados miembros abogan por una relación más sólida entre el presupuesto de la UE y las prioridades de la nueva Estrategia.

2. Autoridades regionales y locales

Alrededor de 120 autoridades regionales o locales de cerca de dos tercios de los Estados miembros respondieron a la consulta.

Existe un amplio acuerdo respecto de los objetivos y disposiciones de gobernanza propuestos. Un mensaje presente en muchas, si no todas, las respuestas, es que es preciso aumentar su papel en la estrategia a fin de garantizar una asociación plena e igual entre los distintos niveles de gobierno (gobernanza de niveles múltiples). En su opinión, esto debería ir acompañado de una estrecha adecuación de la estrategia a la política de cohesión y sus instrumentos. Además, muchas autoridades regionales y locales afirman que tienen importantes competencias, así como recursos, en ámbitos fundamentales de la estrategia, por lo que pueden realizar una contribución importante a la plasmación real de las reformas. Se aportan muchos ejemplos de este papel, desde las políticas de educación e innovación, las infraestructuras, el mercado laboral y la integración social o el entorno empresarial, hasta los servicios públicos de calidad y la política de las tecnologías de información y comunicación.

3. Instituciones europeas, organismos y otras instancias

El Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social adoptaron dictámenes sobre la Estrategia Europa 2020.

El Eurosistema presentó una respuesta que apoya plenamente la integración de los objetivos sociales y medioambientales en la Estrategia Europa 2020, pero reafirmando la prioridad que deben tener el crecimiento y el empleo. Debería prestarse una especial atención a un mercado laboral eficaz, a las políticas del mercado interior, a la competencia y la innovación, a unos sistemas financieros sólidos y a la aplicación estricta del Pacto dePage 267Estabilidad y Crecimiento. Los objetivos sociales y medioambientales deberían basarse, en la medida de lo posible, en instrumentos de mercado. El Eurosistema está en general de acuerdo con las estructuras de gobernanza propuestas por la Comisión.

El Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (CEDEFOP) cree que la Estrategia Europa 2020 debe incluir políticas detalladas de innovación y creatividad y en especial de educación y formación, incluida la formación profesional. Las colaboraciones entre empresas y organismos de investigación deberían incluir a las autoridades educativas y de formación a fin de ayudar a adaptar las cualificaciones a los puestos de trabajo.

El Consejo Europeo de Investigación (CEI) subraya la importancia de generar liderazgo en el conocimiento como base para la innovación, para hacer la economía más respetuosa con el medio ambiente y para la competitividad y prosperidad. Pide infraestructuras de conocimiento de excelente calidad y la continuación y repatriación de los principales científicos que se encuentran trabajando dentro y fuera de la UE.

Los organismos europeos de normalización (CEN, CENELEC, ETSI) resaltan el papel que puede desempeñar la normalización para apoyar los objetivos de la Estrategia Europa 2020 y en particular para el desarrollo futuro del mercado único.

4. Partidos políticos europeos

La Comisión ha recibido hasta ahora contribuciones de S&D, ALDE y ECR.

S&D aboga por extraer lecciones de la crisis, centrándose en el futuro en el crecimiento justo y en una economía más sostenible. Propone cinco prioridades: un nuevo acuerdo sobre la sostenibilidad; pleno empleo de alta calidad con trabajos dignos e integración social; lucha contra la pobreza, la desigualdad y la inseguridad; una economía del conocimiento de alta productividad; y cohesión social y territorial. En cada área se presentan una serie de propuestas. Una es combinar la Estrategia de Lisboa, la Estrategia de Desarrollo Sostenible y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en una única estrategia. Respecto a la gobernanza, S&D no comparte la opinión de otorgar al Consejo Europeo un papel central. En cambio, alega que los Consejos sectoriales, el PE y los parlamentos nacionales deben implicarse mejor. S&D está de acuerdo con la necesidad de implicar más a los interlocutores sociales y a las regiones. Además, pide una relación más sólida entre el marco financiero plurianual y la Estrategia Europa 2020. También sugiere la utilización del Banco Europeo de Inversiones, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, las colaboraciones entre el sector público y el privado, así como eurobonos e impuestos ecológicos para financiar la nueva estrategia.

ALDE está de acuerdo con las principales prioridades (crecimiento respetuoso del medio ambiente e inteligente), pero pide más atención al mercado interior y la libre circulación de personas, y la supervisión financiera. Critica la Estrategia de Lisboa por ser «un método abierto de coordinación débil». Por lo que respecta a la gobernanza, pide que se otorgue a la Comisión un papel central que utilice el enfoque del «palo y la zanahoria» (por ejemplo, recompensar a quienes obtienen buenos resultados con fondos estructurales adicionales y aplicar sanciones pecuniarias a quienes no aporten declaraciones sobre el gasto correcto de los fondos de la UE para las prioridades de la Europa 2020). La Comisión deberá decidir indicadores y criterios de convergencia a fin de evitar el «dumping social» o socavar la competitividad de otros Estados miembros. La Comisión debe supervisar mejor el SPG. El presupuesto de la UE debe adecuarse mejor a las prioridades de la Europa 2020. Por último, ALDE aboga por una mayor implicación de los interlocutoresPage 268sociales, las regiones y el PE, y los parlamentos nacionales y regionales, y por la utilización de la comunicación como «herramienta de presión».

ECR está a favor de centrar la nueva estrategia en las ventajas económicas comparativas de Europa y en los compromisos existentes, en vez de ampliarla a ámbitos «nuevos». La propuesta de nueva estrategia debe reconsiderarse a la luz de las lecciones extraídas de la Estrategia de Lisboa. ECR propone centrarse en un conjunto de propuestas: (i) completar el mercado único de bienes y servicios (incluidos los DPI), pero también de I+D y energía; (ii) reducir las cargas administrativas para las empresas y centrarse en las PYME; (iii) fomentar métodos innovadores de contratación y la asociación entre los sectores público y privado. La subsidiariedad debe respetarse al diseñar políticas sociales. La flexibilidad salarial se considera crucial y los jóvenes deben estar mejor preparados para el mercado de trabajo. Las universidades y la calidad de la enseñanza deben mejorar, pues las cualificaciones son esenciales. Los paquetes legislativos sobre clima y energía deben aplicarse prioritariamente.

5. Interesados

Además de las numerosas respuestas presentadas por organizaciones e interesados registrados a nivel de la UE, la Comisión ha recibido muchas contribuciones de organizaciones nacionales, lo que confirma que existe un debate intenso sobre las prioridades futuras, no sólo a nivel de la UE sino también a nivel nacional.

5.1. Interlocutores sociales europeos

Todos los interlocutores sociales están de acuerdo con la mejora de la educación y el desarrollo de capacidades. Tanto UEAPME como BusinessEurope abogan por que se supriman los obstáculos que subsisten en el mercado interior, que se reduzcan más las cargas administrativas y que se «piense primero a pequeña escala» al diseñar las normas, el acceso a la financiación y la «flexiguridad». BusinessEurope aboga por reformas estructurales de gran envergadura para garantizar el crecimiento, el empleo y unas finanzas públicas viables.

La CES considera que la Estrategia de Lisboa constituye «un enfoque demasiado liberal» y desea que se cambie, reforzando el «perfil social» de la UE con el desarrollo de un programa social (construido en torno a la profundización del acervo social y el aspecto de demanda de las políticas laborales). La visión a corto plazo en la gobernanza empresarial debe abordarse urgentemente. La CES está de acuerdo en centrarse en un crecimiento respetuoso del medio ambiente e inteligente.

UEAPME resalta los retos a que se enfrentan las PYME y pide un mejor acceso al mercado (mercado interior y mercados de terceros países), competencia leal y condiciones de competencia equitativas. Por lo que respecta a la «Ley de la pequeña empresa», pone de relieve la importancia de aplicar efectivamente los compromisos políticos.

5.2. Asociaciones de consumidores

BEUC apoya los objetivos propuestos de Europa 2020 y aboga por centrarse más en la inclusión social y los derechos de los consumidores. También considera que debe trabajarse más para capacitar a los ciudadanos. El mercado único debe profundizarse y la protección de los consumidores, convertirse en una prioridad transversal en la nueva estrategia.

Varias organizaciones nacionales de consumidores también contribuyeron a la consulta. Comparten los puntos de vista generales expresados por BEUC sobre la importancia de la política de los consumido-Page 269res en la nueva estrategia. También subrayan la importancia de garantizar una protección legal adecuada para el comercio en línea y de la fragmentación del comercio electrónico en general.

5.3. Empresas

Los interesados de la comunidad empresarial comparten en general las prioridades clave identificadas por la Comisión, pero ponen relativamente más énfasis en «crear crecimiento y conocimiento» y en «crear una economía competitiva, conectada y más respetuosa con el medio ambiente». La mayoría subraya la importancia del mercado único, la Ley de la pequeña empresa y una mejor regulación para el buen desarrollo de la nueva Estrategia. La dimensión exterior se considera clave para garantizar que los mercados extranjeros sean accesibles para el comercio y la inversión, así como la creación de unas condiciones equitativas por lo que se refiere a las normas medioambientales. Las cuestiones de gobernanza se consideran esenciales para el éxito de la Estrategia y para superar el desfase en la ejecución. Los interesados deben implicarse más y la comunicación debe ser más eficaz.

5.4. Interesados con vocación social

Los interesados con vocación social apoyan ampliamente las prioridades propuestas por la Comisión, pero consideran que su alcance es demasiado limitado. Opinan que debe prestarse más atención a las medidas e instrumentos, más allá de la educación y las cualificaciones, para lograr la prioridad de unas «sociedades basadas en la integración», que también deberán recibir más atención en cuanto a la prioridad de lograr el crecimiento a través del conocimiento. La sensación general es que la dimensión social es débil, o incluso inexistente, a pesar de las intenciones declaradas.

En el ámbito de la gobernanza, se propone una estrategia basada en cuatro pilares (organizada en torno a las dimensiones social, de empleo, económica y medioambiental), todos con la misma importancia. Deberán reforzarse la integración y la supervisión de políticas. La fijación de objetivos fomentará el desarrollo. Es preciso desarrollar indicadores que vayan más allá del PIB y utilizarlos en la evaluación del progreso y resulta clave la implicación de todos los interesados en todas las fases y en todos los niveles de gobierno. La aplicación deberá utilizar los mecanismos existentes, tales como un método abierto y consolidado de coordinación en cuestiones sociales.

5.5. Interesados con vocación medioambiental

Los interesados del ámbito del medio ambiente apoyan las prioridades identificadas por la Comisión, al mismo tiempo que piden una mayor integración de las cuestiones medioambientales en otras políticas. La importancia económica de la protección del medio ambiente y de los ecosistemas, así como la eficiencia medioambiental, el desarrollo sostenible, la cohesión social, la salud y el bienestar se mencionan como prioridades adicionales. La pérdida de biodiversidad y la contaminación no deben olvidarse en la nueva estrategia. Un gran número de interesados pide un enfoque global y la mayoría aboga por unos vínculos fuertes con la estrategia de desarrollo sostenible, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la política de cohesión.

En materia de gobernanza, los interesados del ámbito del medio ambiente apoyan la fijación de objetivos (en la UE y nacionales), una mayor implicación de los interesados, el intercambio de buenas prácticas, la evaluación comparativa, el refuerzo del método de coordinación abierto y propuestas para simplificar las directrices integradas.

Page 270

5.6. Interesados de la comunidad educativa y de investigación

Los interesados de la comunidad educativa subrayan la importancia de la educación para lograr la integración social y la ciudadanía activa. También subrayan que la nueva Estrategia debe centrarse no sólo en la enseñanza superior, sino también en la educación primaria y secundaria. Algunos interesados también mencionan la educación preescolar. Los interesados del ámbito educativo resaltan que una amplia gama de cualificaciones es clave para la integración social y muchos piden que se amplíe la colaboración entre sector privado y universidades.

Los interesados de la comunidad de investigación están de acuerdo en general con las tres prioridades definidas por la Comisión para la nueva estrategia. La opinión general es que un Espacio Europeo de Investigación basado en la apertura y la excelencia es esencial para alcanzar las tres prioridades. Deben fomentarse las sinergias entre los actuales programas de investigación, educación e innovación. Muchos interesados señalan que la nueva Estrategia no debe intentar extender la excelencia por igual en todas las instituciones y la mayoría subraya que la importancia de la investigación en la nueva Estrategia debe también reflejarse en el presupuesto futuro de la UE. Por último, algunos interesados acogen con satisfacción la propuesta de designar a un consejero científico principal.

5.7. Comunidad académica

La mayoría de las respuestas de la comunidad académica están de acuerdo con los retos identificados por la Comisión y apoyan ampliamente las prioridades temáticas. Varios alegan que el actual modelo de crecimiento de Europa es insostenible, que los beneficios del crecimiento deben repartirse más equitativamente y que el sistema financiero debe estar al servicio de la economía «real». Se apoya una mayor coordinación de la política económica y una mayor evaluación comparativa.

6. Ciudadanos

Se recibieron casi 500 respuestas de ciudadanos de la UE residentes en casi todos los Estados miembros. Fueron particularmente numerosas las de ciudadanos residentes en España, pero también de Polonia, Alemania, Francia y el Reino Unido.

Las observaciones de la mayoría de los ciudadanos se centraron en la educación, la investigación y la sociedad del conocimiento, que se consideran cruciales para el futuro de la UE. Muchos ciudadanos expresan su apoyo a la dimensión social de la estrategia, abogando por una Europa más social. Cuentan también con un gran apoyo una mayor protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, la igualdad de sexos y el desarrollo internacional. La globalización se considera tanto una amenaza como una oportunidad.

7. Perspectiva internacional
7.1. Terceros países

Los Gobiernos japonés y noruego expresaron su apoyo a la Estrategia Europa 2020. Japón subrayó la importancia del comercio internacional para el crecimiento económico y expresó su deseo de una cooperación continuada. Noruega abogó por la inclusión entre las prioridades de la estrategia del libre comercio dentro y fuera del mercado único.

7.2. Organizaciones internacionales

El FMI opina que la nueva estrategia debe aspirar a crear el mejor entorno posible paraPage 271que los mercados apoyen el empleo y la productividad, centrándose en la reforma de los mercados laborales y en incrementar la productividad. Las Naciones Unidas resaltaron la dimensión global de la estrategia. La Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) puso de relieve la importancia de la investigación y la educación, un mercado único eficaz, la reducción de las cargas administrativas y la normalización y certificación.

7.3. Interesados internacionales

La Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham) pide una acción enérgica para apoyar el crecimiento y el empleo y acoge con satisfacción los objetivos propuestos, sugiriendo añadir otras dos prioridades temáticas: la profundización del mercado único y «una UE abierta». El Japan Business Council recomienda que la UE siga centrándose en la competitividad y subraya la importancia de un mercado interior en pleno funcionamiento y de trabajar en pro de la armonización mundial de los entornos normativos.