Los discursos de legitimacion sobre el trabajo de las madres trabajadoras en Espana.

Autor:Armijo Garrido, Lorena
Cargo:MISCELANEA
 
EXTRACTO GRATUITO

The legitimizing discourses on the work of working mothers in Spain

Sumario. 1. Introduccion 2. Confluencias y divergencias teoricas acerca de los trabajos de las mujeres 3. Metodologia 4. La reproduccion social en los sistemas simbolicos 4.1. Los trabajos, su distribucion y posibilidades de avanzar en igualdad de genero 4.2. Los procesos de intercambio y circulacion simbolica en la nocion de trabajo 5. Reflexiones finales 6. Bibliografia.

  1. Introduccion

    La llegada del siglo XXI dio un nuevo impulso a la reflexion sobre los procesos sociales, ubicando a la nocion de crisis como protagonista y expresion de nociones conceptuales, marcos normativos y experiencias personales. Se habla de crisis global, del empleo, del cuidado, educativa, de participacion, de legitimacion, etc., que se desenvuelven de manera paralela, imbricadas, opuestas o, incluso, pueden entrar en colision. Por ejemplo, la crisis del cuidado convive y es deudora de la crisis del empleo; la crisis de gobernabilidad se asienta en una crisis de la representacion politica. La sociologia como disciplina no ha escapado del ambiente apocaliptico que impregna los cambios de epoca y se ha contagiado con cuestionamientos en torno a la radicalidad politica de su comunidad cientifica, la pertinencia de su metodo y la convergencia de su cuerpo teorico. El interes de la comunidad sociologica centrado en los cambios, rupturas y crisis relega a un segundo plano la discusion sobre los elementos sociosimbolicos que legitiman la reproduccion del orden social.

    La ultima crisis economica de 2008 volvio real el fantasma del paro que azoto a Espana en la decada de los noventa y actualizo uno de los fenomenos socioeconomicos mas estudiados por la sociologia del trabajo en el ultimo tiempo: el avance conjunto de la participacion laboral femenina y la polarizacion de los hogares y de la renta entre mujeres y hombres que supera al promedio de la Union Europea (Nuno Gomez, 2009). Este diagnostico arroja un panorama dificil para las trabajadoras espanolas pues las ubica de manera sistematica en posiciones mas desventajosas que los hombres y, de paso, cuestiona el efecto igualador del incremento de las tasas de empleo (Salido y Moreno, 2009). Los datos indican que en el ano 2015 la distribucion de la renta de los hogares espanoles es mas desigual con una brecha de 6,9 veces que en la Union Europea cuya relacion entre el primer y ultimo quintil de la poblacion alcanzo a 5,2 veces. Por su parte, el aumento de 8 puntos en la poblacion activa femenina espanola entre 2006 y 2015--mayor que en otros paises europeos--tuvo poco impacto en la brecha salarial, la que bajo solo 3 puntos porcentuales (EUROSTAT, 2016; 2017).

    Contrariamente a lo que suele presuponerse, la fuerte expansion del empleo femenino no equivale necesariamente a una mejora de la igualdad de oportunidades en el mercado de trabajo ni dentro de los hogares. Es posible que tan solo algunas mujeres se beneficien de las nuevas oportunidades de empleo cuando logran externalizar el trabajo domestico, pero para la gran mayoria, las relaciones de genero se mantengan intactas dentro del hogar (Crompton y Harris, 1998; Crompton, 2002; Lyonette y Crompton, 2015). Las mujeres que concilian trabajo y familia enfrentan un escenario simultaneo de crisis del empleo y crisis del cuidado que hacen comprensible para actuar y validar su condicion de trabajadoras y madres. Por una parte, ellas viven la relacion entre el mundo productivo y el mundo reproductivo de manera permanente e ineludible transitando cotidianamente para la realizacion de distintos trabajos, que definen su posicion social y, por otro, validan subjetivamente ese transitar y las resistencias alli generadas, de acuerdo a valores diferenciados pese a tener unas mismas condiciones de vida objetivadas segun la clase social.

    Este articulo pretende aportar evidencia empirica de Espana al debate de la conciliacion trabajo y familia desde una revision del concepto de trabajo, poniendo atencion en la resolucion simbolica que elaboran las mismas madres trabajadoras como ejercicio de legitimacion de sus decisiones en el entramado empleo y trabajo domestico, con el pivote de la maternidad. El consenso feminista ha identificado cualquier actividad reproductora de la vida realizada por las mujeres como trabajo, ampliando asi dicho concepto. Esta linea de pensamiento se potencia en medio de la crisis del trabajo y de la sociedad de empleo en discursos publicos que apuntan a la aceptacion racional de las regulaciones y cambios del orden social. Las madres trabajadoras transitan--con las precariedades y coerciones flexibles segun sea la situacion--por diferentes esferas articulando sus relaciones sociales en discursos que sirven como unidad de sentido en sus decisiones y experiencias, que hacen comprensible su posicion social y, al mismo tiempo, reproducen los patrones de genero. Aqui los discursos son entendidos como otra practica mas, que varian segun las situaciones y los interlocutores (Martin Criado, 1998), y cuyos marcos de significacion proveen informacion sobre las condiciones sociales de su reproduccion.

    El articulo tiene dos objetivos: el primero, evidenciar los discursos sobre empleo, desempleo y maternidad de las madres trabajadoras como un continuo por el cual ellas transitan y, el segundo, reconstruir algunos ejes de esos discursos relativos a los intercambios y la circulacion simbolica que facilitan su participacion en ambos mundos. Poner la atencion en la legitimacion de ciertos discursos, aunque conflictiva y ambivalente, permite la reflexion acerca de la nocion de trabajo y captura el devenir de la conciliacion en tanto experiencia y sus posibilidades de recreacion. Asimismo, da cuenta de la imbricacion de los planos analitico y normativo que involucra considerar el empleo y el trabajo domestico de las mujeres como actividad y relacion social.

    El documento esta dividido en cuatro apartados: el primero es una revision de los debates acerca de la nocion de trabajo desde la importancia del trabajo reproductivo no asalariado como fuente de intercambio simbolico para la reproduccion del orden de genero y capitalista. El segundo describe las caracteristicas de la muestra y la metodologia desde la cual analizo la informacion. El tercero da cuenta de los distintos discursos sobre empleo, desempleo y maternidad dentro de un continuo por el cual las madres trabajadoras han transitado en los ultimos anos. En el cuarto reconstruyo los aspectos referidos a los intercambios simbolicos que permiten que este grupo continue participando en distintos mundos. Y, finalmente, el quinto apartado expongo las conclusiones con reflexiones acerca de la legitimacion de los trabajos de las mujeres.

  2. Confluencias y divergencias teoricas acerca de los trabajos de las mujeres

    Por largo tiempo el debate del trabajo ha tenido al empleo como fuente de satisfaccion de las necesidades de subsistencia y el que define el orden social. El trabajo ha significado el ejercicio de una actividad laboral (con entradas y salidas del mercado de trabajo y el estatus social adscrito a esas actividades laborales) y el empleo, tener un trabajo. Esta interpretacion presente en gran parte del siglo XX mostro el lado mas 'protector' del empleo, con una estabilidad contractual, normalidad en la produccion, ciudadania salarial y un esfuerzo politico por alcanzar el pleno empleo de los varones padres de familia. Sin embargo, en los ochenta se instala de manera mas permanente la denominada "crisis del empleo" como irrupcion del desempleo masivo y multiplicacion de formas de empleo distintas a las tradicionales, que producen una situacion de racionamiento y desestabilizacion del empleo (Maruani, 2000). Esta crisis remueve los cimientos del orden social, no del trabajo en si, sino del reconocimiento social de este en tanto empleo, desintegrando y disolviendo las identidades laborales o sometiendo cualquier aspecto de la vida a la logica de mercantilizacion, cuyo resultado mas actual ha sido un cuestionamiento al sistema de clasificacion de las actividades y de individuos del orden social anterior (Prieto, 2000).

    La interpretacion mas tradicional del trabajo tambien comenzo a ser cuestionada primero, desde la incorporacion de las mujeres al empleo y, posteriormente, desde la doble presencia en el hogar y en el trabajo y las dificultades para conciliar ambos escenarios. Desde los anos setenta se instala con fuerza en el mundo academico un replanteamiento de la nocion neoclasica del trabajo circunscrita hasta ese tiempo a la produccion de bienes o servicios, y al intercambio mercantil a cambio de un salario.

    La economia feminista de inspiracion marxista marco el tono del debate dandole visibilidad a "lo economico" en la vida de las mujeres y a su trabajo, en tanto actividad no contabilizada ni valorada. De ahi surgio la pregunta si este trabajo es de caracter productivo o una actividad para el consumo, reproductivo o solo domestico, creador de valor de uso o de cambio (2). Tras un periodo de auge y perdida de intensidad, a fines del siglo XX ya existia cierto consenso en torno a la nocion de trabajo, al menos, en dos argumentos (Beneria, 1981; Picchio, 1992; Carrasco, 1992; Himmelweit, 1995): el primero referido al reconocimiento del trabajo domestico como producto de la tendencia dentro de la economia para hacer invisibles las actividades y necesidades domesticas que no toman una forma de trabajo/ consumo. Y, el segundo, a lo artificial que resulta la distincion entre los trabajos de las mujeres (empleo y trabajo domestico y de cuidado), pues ambos constituyen esferas interdependientes y subordinadas, incluso, se penso la produccion como una parte del proceso global de reproduccion en el que la relacion entre produccion y reproduccion permanecia oculta.

    En el nuevo siglo se agrega otra critica al pensamiento marxista contemporaneo, ciego al reconocimiento del trabajo reproductivo como producto de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA