Definición de un modelo dinámico de gestión y cuantificación del riesgo operacional para las entidades aseguradoras e

Autor:María Victoria Rivas López/María José Pérez-Fructuoso/Javier Montoya Martín
Cargo:CES Felipe II/Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)/SAS Spain
Páginas:25-43
RESUMEN

En el marco de Solvencia II - 1. Introducción - 2. Marco general para la modelización del riesgo operacional (Operational Risk Management) en las compañías de seguros - 3. Proceso de Gestión y cuantificación del riesgo operacional (Operational Risk Management) en las compañías de seguros - 4. Conclusiones y visión general de la gestión del riesgo operacional frente a solvencia II - Bibliografía

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 25

En el marco de Solvencia II

La gestión y cuantificación del riesgo operacional en el sector asegurador europeo es un aspecto de vital importancia y envergadura, tanto por su aplicación al ámbito de Solvencia II como a la hora de evaluar la efectividad de los sistemas de control interno en las entidades. La implantación gradual de la problemática de gestión y cuantificación del riesgo operacional requiere una infraestructura que permita recopilar eventos históricos, tanto individuales como sectoriales, en un horizonte temporal prolongado. El objetivo de este artículo es proponer un modelo escalar para abordar la problemática de gestión y cuantificación del riesgo operacional, en el cual se incluyan todos los aspectos teóricos y prácticos que permitan implantar un modelo dinámico de gestión de dicho riesgo en las compañías aseguradoras.Page 26

1. Introducción

La función de toda entidad aseguradora es la de mediar en el sistema financiero, recogiendo el ahorro presente de los asegurados para indemnizar, en el futuro, a aquellos que sufran las consecuencias desfavorables de un riesgo asegurado. Desde un punto de vista normativo, la preocupación por garantizar esta protección del asegurado lleva a establecer determinados requisitos de solvencia. Sin embargo, es tarea de la comunidad científica dedicada a la investigación en materia de seguros estudiar y desarrollar los medios que garanticen la estabilidad de los aseguradores y, por tanto, la de los asegurados que de ellas dependen. Actualmente, además, esta investigación debe realizarse dentro de un marco internacional, centrado en el proyecto europeo elaborado por la Asociación Internacional de los Supervisores de Seguros (International Association of Insurance Supervisors, IAIS) en colaboración con la Asociación Internacional de Actuarios (International Actuarial Association, IAA).

Conocido como Solvencia II, este documento de investigación describe cómo deberá estructurarse el sistema de valoración de la solvencia del asegurador a partir del análisis de sus riesgos. Su principal objetivo es la armonización de las actuaciones de las entidades aseguradoras a nivel europeo, estableciendo formas de actuación comunes y adecuadas a economías cambiantes que, cada vez más, necesitan mayor cobertura para sus riesgos.

Solvencia II se ajusta al enfoque de los tres pilares desarrollado en el acuerdo de Basilea (BIS II) para la regulación internacional de las entidades financieras (Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, 2004). Cada uno de los pilares mencionados en dicho acuerdo, ajustados a las características específicas del mercado asegurador, hace referencia a (IAA, 2004):

- Pilar I (Necesidades financieras mínimas o requerimientos mínimos de capital). Este pilar es cuantitativo y está centrado en el mantenimiento de unas provisiones técnicas adecuadas, unos activos apropiados que soporten las obligaciones asumidas y una cuantía mínima de capital (definida a partir de un conjunto de elementos de capital disponibles y necesarios) para cada asegurador.

- Pilar II (El proceso de examen supervisor). El segundo pilar analiza los principios básicos del proceso de evaluación, por parte del órgano de supervisión, de la efectividad de los sistemas de gestión de riesgos y de control interno, incluyendo la revisión de la exposición al riesgo de cada entidad. En dicha revisión se incluirá el programa de reaseguro, los modelos internos de gestión de riesgos y el buen gobierno corporativo así como la posibilidad de requerir, por parte de los supervisores, capitales adicionales a los calculados de acuerdo a los modelos aplicados en casos individuales.

Con la definición del Pilar II se garantiza que las compañías aseguradoras dispongan de un capital adecuado que les permita soportar todos los riesgos derivados de sus negocios y las lleve a desarrollar y a utilizar técnicas de gestión del riesgo que reflejen el perfil concreto de los riesgos del asegurador, los supervisen y gestionen.

PARA LAS COMPAÑÍAS DE SEGUROS EUROPEAS, EL PROYECTO DE SOLVENCIA II SUPONE UN CAMBIO PROFUNDO EN SU SISTEMA DE GESTIÓN, CUANTIFICACIÓN Y CONTROL DEL RIESGO

- Finalmente, el tercer pilar (medidas para fomentar la disciplina del mercado) complementa a los dos pilares anteriores, fomentando la disciplina de mercado a través del establecimiento de un conjunto de requisitos de divulgación que permi-Page 27tan a los agentes del mercado evaluar información esencial referida al ámbito de aplicación, el capital, las exposiciones al riesgo, los procesos de evaluación del riesgo y, con todo ello, a la suficiencia del capital de la institución. Esto es, el Pilar III consolida la disciplina del mercado introduciendo requisitos de acceso con el objetivo de que dichos requisitos mejoren las prácticas de la industria aseguradora.

El proyecto de Solvencia II supone, para las compañías de seguros europeas, un cambio profundo en su sistema de gestión, cuantificación y control efectivo del riesgo, basado en la implementación de un Proceso Integral de Gestión de Riesgos, conocido como ERM, que se adapte a las necesidades reguladoras y de mercado. Uno de los objetivos fundamentales necesarios para alcanzar un ERM adecuado pasa por la elaboración de un apropiado marco de monitorización yPage 28 control en el que se desarrollen las fases propias de un ERM, pero centrándose en el riesgo asociado a las operaciones y a los procesos.

La preocupación por la gestión del riesgo operacional por parte de CEIOPS (Comitee ofEuropean Insurance and Occupational Pensions Supervisors) se puso especialmente de manifiesto cuando dicho organismo incluyó en su cuarto estudio de impacto (Fourth Quan-titative Impact Studyfor Solvency II, QIS4) un cuestionario relacionado con la gestión del riesgo operacional por parte de las compañías de seguros, en el que resaltaba lo siguiente:

Actualmente, la implantación de estrategias, políticas y procedimientos en muchas compañías de seguros concernientes a la gestión del riesgo operacional es un pre-requisito necesario para asegurar que cualquier empresa identifique, analice, trate y controle de una forma adecuada el riesgo operacional, no siendo suficiente detener el proceso en la gestión de los riesgos propios de negocio que están llevando a cabo

. (CEIOPS, 2008)

En lo que hace referencia al caso español, las compañías de seguros que operan en este territorio se han visto motivadas a avanzar en esta dirección, ante la aparición y modificación del artículo 110 del Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados (ROSSP), en el que se destaca:

Las entidades aseguradoras establecerán sistemas de gestión de riesgos, adecuados a su organización, que les permitan identificar y evaluar sus riesgos internos y externos a los que están expuestas.

Para ello se establecerán estrategias respecto a los mismos, ajustadas a la naturaleza e incidencia de tales riesgos, incorporando procesos que permitan una medición de los riesgos identificados, incluyendo la probabilidad de ocurrencia e impacto en elperfil de riesgo de la entidad.

Asimismo, las entidades deberán tener establecidos planes de contingencia que permitan anticipar situaciones adversas que puedan poner en peligro su viabilidad

.

Este artículo surge, por tanto, en el marco de este importante reto regulatorio al que se enfrentan las compañías de seguros europeas, con el objetivo de orientar y ayudar en dicho proceso para la construcción de un modelo de gestión del riesgo operacional (ORM) óptimo que permita un control eficaz de los riesgos en un entorno dinámico.

El documento está organizado como sigue. En la sección 2 se describen las diferentes teorías y metodologías aplicables para la gestión y cuantificación del riesgo operacional. A continuación, y a lo largo de la sección 3, se analizan las fases de un proceso ORM, así como un plan director para la implementación del proceso de gestión del riesgo operacional en el marco de Solvencia II. Finalmente, el último apartado del artículo está dedicado a la exposición de las conclusiones alcanzadas con la realización del trabajo.

2. Marco general para la modelización del riesgo operacional (Operational Risk Management) en las compañías de seguros

El concepto de riesgo operacional surgió dentro del sector bancario e inicialmente se definió como todos aquellos riesgos que no sean riesgos de mercado y de crédito (IAA, 2004). Posteriormente, en el acuerdo de Basilea, se propuso establecer un requisito de capital para la cobertura del riesgo operacional, definiendo dicho riesgo como «el riesgo de pérdidas resultante de procesos internos, gente, sistemas o eventos externos inapropiados o fallidos». Esta definición considera riesgos legales1 pero excluye riesgos sistemáticos, de reputación y estratégicos. Por tanto, los riesgos operacionales sePage 29 originan por fallos en los sistemas internos de control del riesgo, es decir, fallos en los sistemas de contratación, liquidación y compensación, o en las personas que manejan dichos sistemas.

El Banco de Pagos Internacionales define el riesgo operativo como aquel riesgo que surge por deficiencias en los sistemas de información o en los controles internos que se traducen en pérdidas inesperadas. Este tipo de error está relacionado con errores humanos, fallos de sistemas y procedimientos o mecanismos de control inadecuados. Por ejemplo, en julio de 1998 un operador de deuda tenía que vender 100 contratos de deuda francesa a 10 años con un nominal por contrato de 500.000 francos franceses. El operador no sabía...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA