Digesta de justiniano

Autor:Ana Martín Minguijón
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Romano de la UNED
Páginas:285-333
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 285

1. Método utilizado por los comisarios justinianeos

Las distintas tareas, o fases, que se acometen para la realización de Digesta duran 3 años. El propio emperador se muestra sorprendido por el escaso tiempo empleado por los compiladores pues al menos esperaba que, tal empresa, durara un decenio540. La doctrina también cuestiona esta duración y enuncia sus hipótesis sobre cómo acometen esta obra los comisarios justinianeos.

Sobre el método de trabajo de los compiladores se han enunciado diversas opiniones y otras tantas hipótesis. Principalmente giran en torno a dos cuestiones: una si los compiladores trabajan directamente sobre las obras de los autores o, por el contrario, utilizan colecciones o compilaciones ya existentes; y si forman subcomisiones o trabajan por separado. Es decir, sobre la existencia, o no, de uno o varios predigestos y la teoría de las masas enunciada por Bluhme en el 1820.

1.1. Existencia y utilización de uno, o varios, predigestos

El escaso tiempo empleado en la realización de la obra que Justiniano presenta perfecta y denomina templo de justicia ha sido cuestionado por diversos autores y encuentran como única explicación la existencia y utilización de uno o varios predigestos.

Page 286

  1. Omnem,1:

In secundo autem anno praepostera ordinatione habita, prima pars legum iis tradebatur, quibusdam certis titulis ab ea exceptis; cum erat enorme post Institutiones aliud legere, quam quod in legibus et primum positum est, et istam nuncupationem meruerit. Post eorum uero lectionem, neque illam continuam, sed particularem et ex magna parte inutilem constitutam, tituli alii iis tradebantur tam ex illa parte legum, quae «de iudiciis» nuncupatur (et ipsis non continuam, sed raram utilium recitationem praebentibus, quasi cetero toto // uolumine inutili constituto), quam ex illa, quae «de rebus» apellatur, septem libris (semotis et in his multis partibus legentibus inuiis, utpote non idoneis neque aptissimis ad eruditionem constitutis).

En la C. Omnem Justiniano habla de 3 partes del cuerpo de leyes ya existentes, que se daban en segundo curso, y que curiosamente se corresponden con las tres primeras partes de Digesto. De una primera parte, a la que posteriormente541se refiere con el nombre de Prota, de cuatro libros, de una segunda, De iudiciis de 5 libros, y de otra De rebus, dividido a su vez en siete libros.

En las CC. Tanta y , Justiniano se refiere a cada una de las siete partes en que se divide la obra542. Da mera cuenta de la

Page 287

existencia de las tres primeras partes, de las que únicamente menciona y dice de cuántos libros están formadas. Por el contrario, da cumplida información de las 4 partes restantes, esmerándose en hacer una descripción muy detallada, especialmente de cómo se ha procedido, tanto en la ubicación de las materias, como en la forma en que se ha llevado a cabo la depuración del derecho. Esta depuración ha consistido en eliminar textos, y adaptar toda la legislación, así como en agrupar en un solo libro diversas materias que habían sido tratadas por autores en distintos libros543, lo que explica minuciosamente en la descripción de la sexta parte de Digesto y confirma que, también ha realizado, en la séptima y última parte544. Concede especial importancia a la cuarta parte, a la que denomina como “parte central” lo que justifica el haber incluido en los 8 libros que la integran “muchas cosas de derecho tan útiles como interesantes545.

Page 288

En la C. Deo auctore,4, como se ha visto, utiliza el verbo derelicta cuando se refiere a las repeticiones y contradicciones en Digesta. Este verbo procede de "d?-r?linquo" y tiene el significado de abandonar, dejar, dejar atrás. Es decir, dejar lo que sea útil pero no las repeticiones, lo que supondría extraer o eliminar los textos repetidos de una obra ya realizada, un predigesto.

Mommsem advierte que las tres primeras partes son muy diferentes de las cuatro restantes: primero, porque la numeración es diferente: las cuatro últimas sólo tienen la ex ordine; segundo, las tres primeras tienen un nombre cierto, del que carecen las otras. Todo esto hace suponer a este autor que aquéllas fueran añadidas posteriormente546.

A este respecto Pescani547sostiene que el trabajo verdaderamente serio lo hacen a partir del libro 20 y que las partes ya existentes únicamente se mejoran, especialmente en aquello que habían quedado obsoleto.

Bartol548aporta un interesante análisis morfológico de estos periodos de la C. Omnen, que recogen esta información, y señala que se advierte “una uariatio terminológica tanto en la denominación de las partes, concretamente cuatro: pars, articulus, congregatio y locus, como en los tiempos y voces verbales: seposita est, habet, contulimus, suscepit, exoritur, formatus est.” Señala que en las tres primeras partes los verbos empleados significan separar, tener, y reunir respectivamente, mientras que las formas verbales que el emperador utiliza en la descripción de las cuatro últimas partes tienen el significado de nacer, producir,

Page 289

engendrar. El verbo empleado para la parte denominada “umbiculus” es suscepit derivado etimológicamente de *subcapio549, coger por debajo, sin embargo, muy pronto se emplea para indicar el reconocimiento del recién nacido550. Este verbo denota que el umbilicus no fue una pars noua totalmente. Algunos libri singulares venían siendo estudiados exactamente igual que las tres primeras partes; es decir, los compiladores utilizaron todos los libros de la escuela prejustiniana”551.

Añade que “en la quinta y en la sexta parte aparece el término verbal exoritur552, compuesto de ex-orior, con el significado de salir de, surgir, nacer. El tiempo indica actualidad, momento presente; el significado del verbo, la originalidad. El verbo para describir la última pars Digestorum es formatus est, que significa crear, producir; el complemento agente a nobis / a compilatoribus está elíptico”. Además, advierte que conviene resaltar la utilización del superlativo nouissimus, que, para este autor, sin duda, se refiere a que ésta es la última y la más reciente, de lo contrario, es posible, que no hubiera empleado el superlativo relativo”.

Sin embargo, en la constitutio De confirmatione digestorum, en los fragmentos 5 al 8 de la versión griega, el emperador parece testimoniar las modificaciones que se han introducido en estas últimas partes553. Es decir, también estas partes podrían haber existido en dicho cuerpo de leyes ya existente.

Page 290

Esta llamativa distinción en el tratamiento, en estas constituciones, ha sido objeto de la formulación de diversas hipótesis por parte de la doctrina, siendo la más aceptada aquélla que sugiere que este hecho responda a que Triboniano no interviene en la compilación de éstas primeras, debido a la revuelta de Nika.

La cuestión que ante esta información planteamos es la de si los compiladores parten de la existencia de un cuerpo de leyes, que revisan y completan, principalmente a partir de la cuarta parte.

Un dato relevante es que son varias las obras, especialmente en el caso de Ulpiano, Paulo y Gayo, Modestino, Marcelo, Pomponio, y Marciano, que se introducen a partir de la cuarta parte.

Page 291

En esta hipótesis no se descarta que en las tres primeras partes se realizaran también modificaciones que bien pudieran suponer supresiones o adiciones de textos. En este sentido, los textos en la parte “De iudiciis” que tienen como inscriptio quaestionum Papiniani notat. Sabemos que las anotaciones a Papiniano habían sido prohibidas y que es precisamente Justiniano quien autoriza a introducirlas.

Calculados los datos generales de textos, libros y títulos de cada parte así como los porcentajes correspondientes, incluyendo el correspondiente a las líneas de cada una de las siete partes, se advierten diferencias significativas.

[VER PDF ADJUNTO]554555

Page 292

Advertimos la diferente proporción entre las cuatro primeras partes y las tres segundas. Por ejemplo, mientras la segunda parte, de 7 libros y 40 títulos tiene 968 textos, la séptima parte de 6 libros y 93 títulos tiene 1.911 textos. Es decir, en un libro menos tiene más del doble de títulos y casi el doble de textos. También se observa, en estas siete partes, un orden creciente en el número de textos. Esto viene a demostrar un mayor empeño en las cuatro últimas partes.

Si bien en un estudio, que hemos realizado, de la presencia de cada uno de los autores en cada una de las siete partes, se constata que el tanto por ciento de los fragmentos procedentes de los 8 juristas de la ley de citas no varía sustancialmente entre las siete partes, así tampoco los porcentajes de cada de estos juristas, especialmente de los cinco. De haber sido las cuatro últimas partes nuevas en su totalidad estas diferencias, que se observan, hubieran sido mayores.

Ante la información que se recoge en la C. Omnem, y la que proporciona estos datos que se han ofrecido, reiteramos la existencia de un cuerpo existente que contaba ya con las siete partes.

Con el argumento del tiempo empleado en la realización de Digesta cada vez son más los autores que sostienen que no ha podido realizarse esta obra en tan escaso tiempo556. Esto unido al hecho de que parte de los comisarios, como Teófilo y Doroteo, participaran, al mismo tiempo, en la redacción de las Instituciones,

Page 293

ha llevado a un sector doctrinal a mantener la existencia y utilización de un predigesto, especialmente a partir de la publicación de un trabajo de Hofmann en el que rebatía los resultados del trabajo de Bluhme557.

Hofmann558, apoyándose en distintos sucesos sociales y políticos (Revuelta de Nika), niega que la compilación pudiera llevarse a cabo en tan escaso tiempo y sostiene que los compiladores hallarían material en gran parte recogido y dispuesto en cadena, de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA