Derecho Mercantil, dirigido por José María de la Cuesta Rute

Autor:José Manuel García Collantes
Cargo:Notario
Páginas:263-265
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 263

Constituye una gran satisfacción presentar en esta revista la obra «DERECHO MERCANTIL», dirigida por el profesor CUESTA RUTE, pues es éste miembro del Consejo de dirección y redacción de Cuadernos de Derecho y Comercio y algunos de sus autores han colaborado en más de una ocasión con nosotros.

El libro que ahora se presenta se inserta dentro de la categoría de «manual», pero presentando características que lo singularizan frente al resto de manuales existentes en España, sin mengua, por supuesto, de la excelente calidad que esta especie tiene en nuestro país.

La obra, como se ha dicho, está dirigida por el profesor CUESTA RUTE, que también escribe los capítulos más significativos de ella, al frente de un equipo de profesores de Derecho Mercantil, todos ellos suficientemente conocidos. Como coordinadores, además de autores, están los profesores Eduardo VALPUESTA, Blanca TORRUBIA y Carlos LLORENTE. Y como autores figuran los también profesores Carmen BOLDÓ, Javier DIVAR, José Carlos GONZÁLEZ VÁZQUEZ, Ibon HUALDE, Enrique NÚÑEZ, M.ª Concepción PABLO-ROMERO, Aránzazu PÉREZ MORIONES y Juan Manuel DE LOS RÍOS.

El libro está dirigido y pensado primordialmente para servir de base a los estudios de grado en la universidad, dentro del «plan Bolonia», por lo que su destino prioritario es el de «formar» a los alumnos. Esto puede parecer una obviedad, pero no lo es tanto si tomamos plena conciencia de lo que significa «formar». Formar es mucho más que transmitir unos conocimientos, va mucho más allá que «ilustrar» en una materia determinada. Formar supone adquirir un completo de-

Page 264

sarrollo en aquello sobre lo que recae la formación. Y ésta no siempre ha sido la finalidad de los libros universitarios aunque sea un contrasentido.

En efecto, existen libros científicos destinados a la enseñanza que «ilustran» sobre algo, que dan luz y transmiten conocimientos sobre aquello de lo que tratan. Pero que se contentan (y no es poco) con ser exposiciones sintéticas sobre una determinada materia, intentando que la misma y la legislación que la sustenta sean asequibles para los alumnos. En mayor o menor medida abren el entendimiento y pueden crear inquietudes.

Pero «ilustrar» no es lo mismo que «formar». La formación es un paso más respecto de la ilustración. Como antes se dijo, la formación implica la adquisición de un desarrollo completo y armónico en la materia objeto de estudio. De ahí que no se trate solamente de transmitir conocimientos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA