La demarcación notarial en Cataluña

Autor:José Alberto Marín Sánchez
Cargo:Vicedecano del Colegio Notarial de Cataluña
Páginas:12-14
 
EXTRACTO GRATUITO
12 LA NOTARIA | | 1/2015
2/2011
José Alberto Marín Sánchez
Vicedecano del Colegio Notarial de Cataluña
La demarcación notarial en Cataluña
La reciente demarcación notarial ha su-
puesto un hito en la historia del Notariado
español. Por primera vez desde la promul-
gación de la Ley del Notariado, ha consis-
tido exc lusivamente en la su presión de
notarías para ade cuar las necesidades
de se rvicio a la r ealidad econó mica del
país. Algo qu e, dado el momento actual,
parecía imposible ha tenido lugar. La medi-
da, absolutamente justa, sin embargo, tenía
la dificultad de no ser «popular»; estábamos
acostumbrados a que el Poder Ejecutivo tu-
viese miedo a tomar determinadas decisio-
nes por la reacció n que pud ieran suscitar,
no tanto por su necesidad, sino porque pu-
diera parecer que se favorecía a unos profe-
sionales privilegiados.
La realidad era tozuda: el número de
plazas demarcadas era excesivo, provenía
de una demarcación de mencial efectuada
en e l inicio de la crisis y basada en datos
de cresta de la ola del boom económico e
inmobiliario anterio r a 2007. Y otra reali-
dad er a —y es— evident e: los despachos
profesionales estaban —y están todavía—
sufriendo enormes proble mas para poder
cubrir el coste del servicio notarial. Ante
este panorama, eran dos las medidas nece-
sarias, y así lo enten dió e impulsó la Junta
Directiva d el Colegio Notarial de Cataluña
desde que tomó posesión en 2008: revisión
arancelaria y demarcación.
La revisión del arancel notarial está to-
davía pendiente. La demarcación es ya una
realidad.
Ha sido largo el proceso seguido hasta
llegar a su publ icación en lo s diar ios ofi -
ciales. Han sid o muchas las per sonas que
han trab ajado intensa mente durante este
largo periodo. Pero también ha sido f ruto
de la v isión y vale ntía de unos políticos
que han sabid o s obreponer el in terés
general a l a tentación de n o abordar un
tema del qu e podrían haber salido tras-
quilados.
En Cataluña, la cuestión tenía, además,
otros ad itamentos que la hacían especial-
mente complicada. Las dudas que ofrecía la
normativa constitucional y esta tutaria so-
bre esta materia en cuanto a quién y cómo
debía acometer la demarcación, sumado al
momento por el que pasaban las relaciones
entre el Gobier no central y el autonómico,
hacían pensar que era un objetivo casi im-
posible.
en su artículo 147, atribuye a la Generalitat
de Cataluña, entre otras compet encias, «el
1/2015

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA