Delito, crimen y víctima

Autor:David Lorenzo Morillas Fernández - Rosa María Patró Hernández - Marta María Aguilar Cárceles
Cargo del Autor:Profesor Titular de Derecho Penal y Criminología,Universidad de Murcia - Profesora Asociada de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico,Universidad de Murcia - Profesora del Departamento de Historia Jurídica y de Ciencias Penales y Criminológicas, Universidad de Murcia
Páginas:104-109
 
EXTRACTO GRATUITO
104 D. L. Morillas Fernández – R. Mª Patró Hernández – M. Mª Aguilar Cárceles
ser víctima desde la perspectiva jurídica –ostenta sólo la posesión tem-
poral del vehículo, no la titularidad, la cual le corresponde a A–.
Así pues, de las tres definiciones características no cabe decantarse
por una u otra a priori debiendo ser la propia investigación que se inicie
la que delimite el sentido victimal. No obstante lo anterior, la práctica
ha demostrado que acotar la victimológica general conlleva ampliar en
exceso el ámbito operativo victimal, soliendo recurrirse mayoritariamen-
te a la victimológica criminal o la jurídica. Tradicionalmente ha gozado
de una mayor atención la última, lo cual restringe en exceso el objeto de
la investigación, si bien, por el contrario, permite aunar criterios con el
Derecho Penal y, en particular, la definición de delito. Sin embargo, de un
tiempo a esta parte, la doctrina victimológica viene recurriendo al con-
cepto victimológico criminal en un claro intento de no reducir el objeto
victimal única y exclusivamente al sujeto pasivo del delito y en un claro
propósito de considerar a la Victimología como un campo propio que
no dependa del Derecho Penal, algo que parece lo más idóneo hoy día
para entender, incluso, la génesis del delito desde una perspectiva victi-
mal –piénsese, en el ejemplo anterior de la sustracción del vehículo si se
centra la investigación únicamente en el sujeto pasivo del delito y no en el
perjudicado–. En definitiva, sea como fuere, cualquier investigación que
se inicie al respecto debe contar con una delimitación conceptual en la
que se aclare el concepto victimológico seguido si bien la más operativa
de todas puede resultar, hoy día, la victimológica criminal.
II. DELITO, CRIMEN Y VÍCTIMA
Una vez delimitado el concepto de víctima conviene concretar
las distintas hipótesis en las que puede apreciarse. En este sentido,
Rodríguez Manzanera ha sido el principal autor que se ha encargado
del estudio de las tres variables citadas.
Antes de conjugarlas y delimitar las posibilidades de interrelación
existentes, conviene recordar el contenido de los conceptos que se van
a trabajar:
— Delito. Hay que identificarlo con el artículo 10 del Código
Penal español que lo define como “toda aquella acción u omisión, do-
losa o imprudente, penada por la Ley”.
Crimen. La Criminología no se centra únicamente en el delito
en los términos penales referidos sino que aboga por una dimensión más

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA