La definición de los sujetos tributarios en las leyes impositivas

 
EXTRACTO GRATUITO

LA DEFINICIN DE LOS SUJETOS TRIBUTARIOS EN LAS LEYES IMPOSITIVAS

  1. SUJETO ACTIVO

    Ya vimos en el capítulo I que la aplicación de una determinada figura tributaria iba a suponer, básicamente, la existencia de una relación jurídica entre dos partes, relación que iba a concretarse en una serie de derechos y obligaciones que debían ser asumidas por cada una de ellas. Pero la posición de cada una de estas partes en esta relación no va a ser la misma, ya que una de ellas, la Administración, va a venir dotada de un derecho subjetivo de carácter económico, derecho de cobro de la deuda tributaria, derecho que conlleva una correlativa obligación de la otra (sujeto pasivo) de hacer frente a esa deuda tributaria.

    Es por ello por lo que cuando hacemos referencia al sujeto activo de la obligación tributaria, nos estamos refiriendo a aquél que asume la posición de acreedor de la deuda, siendo pues el titular de ese derecho de crédito.

    Este acreedor tributario, para los tributos estatales no cedidos a las Autonomías, lo es el Estado; para los tributos propios de las CC.AA. y los tributos cedidos a éstas por el Estado, la correspondiente Comunidad Autónoma; y, en fin, los entes territoriales menores (provincia, municipios) u organismos autónomos de carácter administrativo, dotados de personalidad jurídica, para los tributos en que las leyes así lo establezcan (pero que, en definitiva, serán aquéllos no atribuídos a los otros dos tipos de entes citados).

    Ha de precisarse que estos entes públicos, acreedores de los respectivos tributos, están, además, investidos, por la ley, de las potestades administrativas ordenadas a la concreta aplicación de aquéllos, su gestión, liquidación, recaudación e, incluso, la resolución de recursos administrativos que se planteen al respecto (además, en su caso, de las potestades sancionadoras de las infracciones cometidas por los administrados en el cumplimiento de sus obligaciones y deberes tributarios).

    Como ya avanzamos en el capítulo I, el conjunto de estas potestades administrativas constituyen lo que se llama potestad de imposición, esto es, potestad de aplicar los tributos (y todo lo que se deriva de ello). En el Estado, el titular de esta potestad lo es la Agencia Estatal de Administración Tributaria, ente público con personalidad jurídica, creado por la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 1991 (art. 103).

  2. LOS OBLIGADOS TRIBUTARIOS

    Como bien ha escrito el profesor FALCÓN Y TELLA, en el plano normativo el tributo es una institución o instituto jurídico (véase lo dicho más arriba respecto a la definición de tributo), es decir, un conjunto de normas que puede ser reducido a sistema en función de una ratio unitaria: la contribución al sostenimiento de los gastos públicos a cargo de quienes han realizado un hecho que pone de manifiesto su capacidad contributiva. Y advierte por ello que, entendido así, como tal instituto jurídi-co, el tributo se configura con tal noción unitaria, en cuanto es conjunto de normas, y no sólo por ser una relación jurídica, ni una potestad, procedimiento o función. Y por ello, es en la dinámica de aplicación del tributo donde nos encontramos con una variada gama de situaciones jurídicas de la Administración y de los administrados, unos reconducibles al esquema de una obligación y otros no (20).

    Parte de la doctrina está de acuerdo en que resulta muy difícil conducir estas situaciones, que en definitiva no son sino prestaciones materiales y formales, en nuestro Derecho positivo, a una sola relación jurídica de carácter complejo. Por ello, podemos decir que es sujeto pasivo de la obligación tributaria material aquél que resulta obligado al pago de la deuda tributaria. Y además, este sujeto podrá ser sujeto pasivo de otras prestaciones (deberes) diferentes, prestaciones que en unos casos serán accesorias, y en otros no, de la principal, y de naturaleza formal (es decir, deberes de hacer declaraciones, deber de facilitar información, etc.).

    Pues bien, como dijimos antes, todas estas titularidades de situaciones jurídico subjetivas son de contenido y de naturaleza muy variada y por más que algún sector doctrinal las defina, uniformemente, con el nombre de obligados, unas son de contenido obligacional y otras lo son de deberes no obligacionales. Por esta razón creemos técnicamente discutible comprender bajo la denominación de obligados tributarios a los titulares de las situaciones jurídico subjetivas que no son obligaciones, tal y como ha hecho algún sector de la doctrina. Sin embargo, esta es la terminología del

    Derecho positivo (véase el artículo 10 del Reglamento General de Recaudación), y por ello podemos esquematizar las principales clases de obligados en este cuadro:

  3. LOS SUJETOS PASIVOS DE LA OBLIGACION TRIBUTARIA: CONTRIBUYENTE Y SUSTITUTO DEL CONTRIBUYENTE

    Siendo el tributo una institución jurídica, su aplicación se resuelve en unas obligaciones jurídicas a cargo de un sujeto que adquiere, con ello, la consideración técnica de sujeto pasivo de la relación jurídico-tributaria.

    Como establece el artículo 30 de la Ley General Tributaria de 1963, el sujeto pasivo es la persona natural o jurídica que, según la Ley, resul-ta obligada al cumplimiento de las prestaciones tributarias, de acuerdo con la clasificación que de las mismas se establece en el artículo 35 de la referida Ley.

    Ahora bien, a pesar de la redacción de los artículos 30 y 35 de la Ley General Tributaria, la mayor parte de la doctrina está de acuerdo, tal y como decíamos anteriormente, en que resulta muy difícil conducir todas estas obligaciones materiales y formales, en nuestro Derecho positi-vo, a una sola relación jurídica de carácter complejo. Por ello, podemos decir que es sujeto pasivo de la obligación tributaria material, aquel que resulta obligado al pago de la deuda tributaria.

    Hay que distinguir, sin embargo, el sujeto pasivo del tributo, o contribuyente, del sujeto pasivo de la obligación tributaria material, ya que no siempre coinciden. El sujeto pasivo del tributo es, siempre, el contribuyente. Estudiaremos este concepto referido al impuesto, por ser, como dijimos anteriormente, el sujeto más importante.

    A) EL CONTRIBUYENTE

    Relacionando el artículo 30 L.G.T. con las consideraciones realizadas en otros capítulos, el concepto de contribuyente («persona natural o jurídica a quien la ley impone la carga tributaria derivada del hecho imponible», art. 31 L.G.T.) debe ser entendido como integrado por tres elementos fundamentales:

    — Es el sujeto pasivo, como deudor tributario principal; o sea, el obligado ante el ente público a pagar en su propio nombre y a su propio cargo la obligación tributaria antes de su vencimiento.

    — Es el sujeto pasivo, como elemento subjetivo del hecho imponible, es decir, como realizador, titular o beneficiario del hecho imponible. Esta titularidad del hecho imponible se la la atribuye la ley regula- dora del tributo.

    — Es el sujeto del impuesto, deudor tributario, porque en cuanto realizador del hecho imponible, es el poseedor de la capacidad econó- mica que se quiere gravar (23).

    Más claramente: si tomamos al contribuyente como sujeto pasivo del tributo por la conjunción de estos tres elementos, ya no se configura sólo por la mera obligación de pagar el tributo, sino que debe hacerlo porque ha realizado el hecho imponible, que conlleva, a su vez, un indicativo de la capacidad contributiva.

    ================================================================

    OBLIGADOS TRIBUTARIOS

  4. Obligado como sujeto del tributo y de la obligación tributaria:

    Contribuyente:

    — Titular del Hecho imponible.

    — Deudor tributario principal.

    — Definido en la ley.

  5. Obligados «ex lege» en concepto y por títulos distintos del de contribuyente:

    1. Obligados a pagar la obligación tributaria, ya nacida, del contribuyente, en lugar de éste, y antes de su vencimiento: sustitutos.

    2. Obligados a ingresar un determinado importe, en nombre y a cargo del contribuyente, con el fin de asegurar el pago futuro de una posible obligación tributaria, aún no nacida ni vencida, de aquel: retenedores.

    3. Obligados a responder de una deuda tributaria del contribuyente, ya nacida, vencida y no atendida por éste a su vencimiento: Responsables «ex lege».

    3.1. Con garantía personal.

    1. Con beneficio de excusión (21) (subsidiarios).

    2. Sin beneficio de excusión (solidarios).

      3.2. Con garantía real (22).

      1. Obligados que por suceder al contribuyente en sus derechos y obligaciones, también le suceden en los deberes tributarios que tuviese ya nacidos y pendientes: sucesores.

      ================================================================

      Sin embargo, ocurre que no siempre se dan el en contribuyente, tal y como se regula en los diversos impuestos, las tres notas, conjuntamente.

      a’) El contribuyente no es, siempre, el único deudor tributario. El artículo 30 L.G.T. distingue entre la figura del contribuyente y la del sustituto. Así, como vamos a ver inmediatamente, cuando en la relación tributaria, como sujeto pasivo, sólo exista el contribuyente, en él se darán las características citadas anteriormente. En cambio, cuando, al lado del contribuyente, aparezca la figura del sustituto en esa relación, entonces éste último será en quien concurra la obligación de pago (será el deudor tributario), permaneciendo la titularidad del hecho imponible en el contribuyente, que (cuando existe el sustituto) ya no es el deudor tributario del Impuesto, de la cuota a pagar. La debe ingresar el sustituto (por cuenta del contribuyente).

      b’) El contribuyente se configura como el auténtico titular del hecho imponible, titularidad a la que se refiere el artículo 31 L.G.T. y que definíamos en el capítulo anterior como la atribución que la ley hace o la vinculación que la ley establece entre el hecho imponible y el sujeto que lo realiza. En todo caso, esta titularidad conlleva la obligación de soportar la carga tributaria. Es decir, como dijimos, se dan en el contribuyente tanto la titularidad del hecho imponible como la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA