Contabilización del IVA al cierre del ejercicio

Páginas:304-312
 
EXTRACTO GRATUITO
El CiErrE FisC al y ContablE dEl E jErCiCio 2015 © aMado Con sultorEs © aM ado ConsultorEs El CiErrE FisC al y ContablE dE l EjErCiCio 201 5
304 305
c) Incentivos fiscales aplicados en el ejercicio y los pendientes de deducir, así como los compro-
misos adquiridos en torno a los mismos.
d) Cualquier otra circunstancia de carácter sustantivo relativa a la situación fiscal.
3.6. Contabilización del IVA al cierre del ejercicio
El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), regulado por la Ley 37/1992, de 28/12 (LIVA) y el Regla-
mento de desarrollo aprobado por RD 1624/1992, de 29/12, es el principal impuesto indirecto del
sistema tributario de nuestro país. El impuesto grava el consumo de bienes y servicios en territorio
español, operando a lo largo de las diferentes fases de la producción de los mismos mediante el
gravamen del incremento de valor que se produce en cada una de esas fases cuando se realiza la
entrega o prestación de los bienes y servicios.
Desde un punto de vista contable, el registro del IVA se halla regulado en la Norma de Registro
y Valoración (NRV) 12ª de la Segunda parte del PGC, titulada: “Impuesto sobre el Valor Añadido
(IVA), Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) y otros Impuestos indirectos”. Dicha norma dis-
pone que el IVA soportado no deducible formará parte del precio de adquisición de los activos
corrientes y no corrientes, así como de los servicios, que sean objeto de las operaciones gravadas
por el impuesto. En el PGC de PYMES, la norma correspondiente al IVA es la 14ª.
También hace referencia la norma al autoconsumo interno, esto es, producción propia con destino
al inmovilizado de la empresa, indicando que, en este caso, el IVA no deducible se adicionará al
coste de los respectivos activos no corrientes.
Igualmente, hemos de considerar que, de acuerdo con la repetida norma, no se alterarán las
valoraciones iniciales por las rectificaciones en el importe del IVA soportado no deducible, conse-
cuencia de la regularización derivada de la prorrata definitiva, incluida la regularización por bienes
de inversión.
Por lo que se refiere al IVA repercutido, éste no formará parte del ingreso derivado de las opera-
ciones gravadas por dicho impuesto o del importe neto obtenido en la enajenación o disposición
por otra vía en el caso de baja en cuentas de activos no corrientes.
La norma acaba indicando que, igual que para el IVA, las reglas contables de este impuesto por
lo que se refiere al soportado no deducible serán aplicables, en su caso, al IGIC y a cualquier otro
impuesto indirecto soportado en la adquisición de activos o servicios, que no sea recuperable
directamente de la Hacienda Pública.
En el mismo sentido, las reglas sobre el IVA repercutido serán aplicables, en su caso, al IGIC y a
cualquier otro impuesto indirecto que grave las operaciones realizadas por la empresa y que sea
recibido por cuenta de la Hacienda Pública. Sin embargo, se contabilizarán como gastos y por
tanto no reducirán la cifra de negocios, aquellos tributos que, para determinar la cuota a ingresar
tomen como referencia la cifra de negocios u otra magnitud relacionada, pero cuyo hecho imponi-
ble no sea la operación por la que se transmiten los activos o se prestan los servicios.
Por otra parte y con un carácter más general, los principios y normas de valoración aplicables
al IVA son las correspondientes al registro de créditos y deudas que, en el PGC y en el PGC de
PYMES se incluyen en las normas correspondientes a los instrumentos financieros (9 y 8ª res-
pectivamente) puesto que, en definitiva y generalmente, las transacciones en las que opera el IVA
generan activos y pasivos financieros, como veremos.
No obstante, tal y como hemos apuntado al recordar en los párrafos anteriores el contenido de la
NRV 12ª del PGC, en aquellos casos en los que, de acuerdo con la normativa tributaria referente
a dicho impuesto, el IVA soportado no puede ser, total o parcialmente, deducible su tratamiento
contable es distinto, debiéndose considerar, en estos casos, mayor importe del gasto o la inver-
sión en las que se haya incurrido.
Recordemos que los tipos de IVA aplicables en España para el año 2014 son los siguientes:
• Tipo general: 21%.
• Tipo reducido: 10%, y
• Tipo superreducido (que grava los artículos de primera necesidad): 4%.
Por último, hay que tener en cuenta que para el ejercicio 2014 la Ley 14/2013 de apoyo al empren-
dedor, crea un régimen voluntario especial del criterio de caja (RECC) en el IVA, que podrán aplicar
los sujetos pasivos del IVA cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya
superado los 2.000.000 de euros. La aprobación de dicho régimen trata de paliar los problemas
de liquidez y de acceso al crédito tanto de los autónomos como de las PYMES, evitando que se
tenga que ingresar en Hacienda el IVA repercutido de las facturas expedidas hasta el momento
que éste sea efectivamente abonado por el cliente, sustituyendo el tradicional criterio de devengo
por el de caja.
Quedan excluidas de esta modalidad las operaciones acogidas a los regímenes especiales simpli-
ficados, el de agricultura, ganadería y pesca, el oro de inversión o los servicios prestados por vía
electrónica y el régimen de grupo de entidades. También hay ciertas operaciones a las que no será
de aplicación este régimen, como las adquisiciones intracomunitarias de bienes o los supuestos
de inversión del sujeto pasivo, entre otras operaciones.
Las entidades que opten por el RECC estarán obligadas a llevar un sistema contable algo más
complejo por lo que al registro del IVA se refiere dado que éste ha de permitir un adecuado control
de:
• Por una parte, el período en que se realizan las ventas y prestaciones de servicios así como del
momento en que éstos se cobran, total o parcialmente, y
• Por otra, el período en que se realizan las compras y demás adquisiciones de bienes y servicios
y, paralelamente al punto anterior, el momento en que éstas se pagan, total o parcialmente.
Así, en primer lugar tendremos una primera ampliación de las obligaciones contables por lo que se
refiere directamente a los propios registros obligatorios del IVA. En este sentido, el nuevo artículo
61 decies del RIVA establece como obligaciones específicas:
• En cuanto al Libro Registro de Facturas Expedidas, que éste deberá contener, además de lo ya
establecido para el régimen general, la siguiente información:
»Las fechas del cobro, total o parcial, de cada operación, con indicación por separado de los
respectivos importes.
»Indicación de la cuenta bancaria o del medio de cobro utilizado que pueda acreditar el cobro
parcial o total de cada operación.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA