Informe de la consultora McKinsey: La tecnología de la información no ha causado el gran salto de productividad que se vaticinaba

RESUMEN

Las importantes mejoras de la productividad de finales de los años 90 se concentraron sólo en un 30% del sector privado y es probable que se reduzcan en los próximos años, según un informe que acaba de dar a conocer la consultora McKinsey & Co.

 
EXTRACTO GRATUITO

Durante los años del boom 1995-2000, muchos economistas, periodistas y analistas de Wall Street declararon que había surgido una Nueva Economía, en la que el aumento de la productividad -y del nivel de vida- se aceleraban gracias a la tecnología de la información (TI). Pero ahora que el boom ha dado paso a un año de crecimiento débil, despidos y amenaza de recesión, se están reevaluando las hipótesis.

Descenso de la productividad

Por ahora, el estudio de McKinsey constituye el trabajo más minucioso publicado sobre el período 1995-2000. En él se examina la productividad en 59 sectores diferentes a lo largo de un año. Ya otros expertos empiezan a compartir la conclusión de este estudio en cuanto a que, en este período de post- boom y de desinfle de la burbuja bursátil, está desapareciendo la exuberancia de la inversión empresarial. De hecho, el Departamento de Trabajo de Estados Unidos viene bajando sus estimaciones previas sobre el aumento de la productividad. Las estadísticas de productividad miden la cantidad de producción o ingreso que los trabajadores del país producen por hora. Cuanto más sube la producción, mayor es la ganancia que el empleador puede volcar a salarios, utilidades o ambos.

Originalmente, el Departamento de Trabajo había calculado el índice de crecimiento de la productividad en un 2,8% anual a finales de los 90, por encima del 1,4% del largo período de estancamiento de 1973 a 1995. Recientemente, ese 2,8% fue bajado a un 2,5%.

Los investigadores de McKinsey y otros expertos dicen que aunque ha habido avances desde 1995, en particular debido a las ordenadores y a la informática, es probable que la tasa de crecimiento de la productividad vuelva a bajar, a cerca del 2%. “No hemos dado una cifra precisa porque nadie puede saber lo que ocurrirá en los próximos años”, ha comentado William Lewis, del McKinsey’’s Global Institute.

Esa incertidumbre contrasta mucho con las optimistas proclamas acerca de una Nueva Economía cada vez más eficiente, un optimismo que aún conserva Alan Greenspan, el presidente de la Reserva Federal, quien confía en que una mayor productividad contribuirá a limitar los perjuicios de la recesión que amenaza a Estados Unidos.

Sectores estrella

El estudio de McKinsey revela que casi toda el alza del período 1995-2000 se ha dado en seis sectores: minorista, mayorista, telecomunicaciones, securities, fabricación de ordenadores y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA