La Directiva 2009/37/CE. Nueva normativa de información y consulta de los trabajadores europeos en empresas transnacionales.

Autor:Sergio González Begega - Holm-Detlev Köhler
Cargo:Departamento de Sociología de la Universidad de Oviedo.
Páginas:169-189
RESUMEN

Introducción. - 1. La Directiva 94/45/CE y sus antecedentes. El edificio normativo comunitario sobre información y consulta. - 2. Juego político y revisión de la Directiva (1999-2009). - 3. La Directiva 2009/38/CE. Nuevas coberturas para la información y consulta. - 4. La Directiva revisada. Cuestiones pendientes desde la perspectiva sindical. - 5. Discusión. - 6. Referencias.

 
CONTENIDO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
INTRODUCCIÓN
L
a concreción de un conjunto de dere-
chos de información y consulta para
los empleados europeos de empresas
transnacionales ha representado uno de los
principales objetivos de las relaciones labora-
les europeas. La adopción, en septiembre de
1994, de la Directiva 94/45/CE, también cono-
cida como Directiva sobre comités de empre-
sa europeos, inició un proceso de extensión de
prácticas de información y consulta en
empresas con operaciones en más de un país
miembro de la Unión Europea. Recientemen-
te, la Directiva 94/45/CE ha sido objeto de
revisión. La nueva Directiva 2009/38/CE,
aprobada el 6 de mayo de 2009 y que sustitu-
ye a la normativa anterior, abre una nueva
etapa para el desarrollo de los comités de
empresa europeos.
El propósito del presente artículo es eva-
luar las aportaciones de la nueva regulación
comunitaria sobre información y consulta de
empleados en empresas transnacionales. Al
mismo tiempo, se examinará en detalle el
complejo debate político que ha llevado a la
revisión de la primera Directiva sobre
comités de empresa europeos de septiembre
de 1994. El análisis del conjunto de intercam-
bios políticos a distintos niveles que conduce
169
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
* Departamento de Sociología de la Universidad de
Oviedo.
La Directiva 2009/37/CE. Nueva
normativa de información y consulta
de los trabajadores europeos
en empresas transnacionales
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA*
HOLM-DETLEV KÖHLER*
SUMARIO: INTRODUCCIÓN.1. LA DIRECTIVA 94/45/CE Y SUS ANTECE-
DENTES. EL EDIFICIO NORMATIVO COMUNITARIO SOBRE INFORMACIÓN Y
CONSULTA.2. JUEGO POLÍTICO Y REVISIÓN DE LA DIRECTIVA (1999-
2009).3. LA DIRECTIVA 2009/38/CE. NUEVAS COBERTURAS PARA LA IN-
FORMACIÓN Y CONSULTA.4. LA DIRECTIVA REVISADA. CUESTIONES
PENDIENTES DESDE LA PERSPECTIVA SINDICAL.5. DISCUSIÓN.6. RE-
FERENCIAS.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
a la actual normativa sobre información y
consulta es relevante, puesto que permite
entender los mecanismos a través de los cua-
les se producen los avances legislativos en
materia social y laboral a escala europea.
El artículo propone, por tanto, un doble
ejercicio. Por un lado, pretende evaluar en un
sentido práctico algunos de los cambios expe-
rimentados en tiempos recientes por el mode-
lo de gobernanza comunitaria, así como las
fuertes dificultades a las que éste se enfrenta.
Para ello, propone observar los impulsos que
determinan el desarrollo del proyecto euro-
peo en su dimensión social a través de un pro-
ceso muy concreto: la definición de la norma-
tiva sobre comités de empresa europeos. Por
otro lado, busca anticipar las posibles conse-
cuencias de la Directiva 2009/38/CE sobre el
funcionamiento de las experiencias de infor-
mación y consulta existentes y como incenti-
vo para la creación de nuevos comités de
empresa europeos. El actual momento de
cambio normativo, con el cual se cierra una
etapa en la vida de estos órganos de repre-
sentación de trabajadores, ofrece una oportu-
nidad adecuada para revisar críticamente las
aportaciones y aspectos no suficientemente
atendidos por la nueva regulación.
Para favorecer una exposición de argu-
mentos ordenada, la estructura del artículo
será la siguiente. En primer lugar, se ofrece
un breve apartado que evalúa los principales
antecedentes del actual edificio normativo
sobre representación de trabajadores a escala
europea. En segundo lugar, se profundiza en
las particularidades de los mecanismos
comunitarios de toma de decisiones en mate-
ria socio-laboral. A lo largo de este segundo
apartado se evalúa críticamente la década de
debates políticos (1999-2009) que abarca des-
de la fecha prevista para el inicio de los trá-
mites de revisión de la Directiva 94/45/CE
hasta la conclusión de dicho proceso con la
aprobación de la Directiva 2009/38/CE, en
mayo de 2009. El tercer apartado del artículo
detalla las principales novedades de la Direc-
tiva revisada con respecto a su predecesora,
examinando las modificaciones introducidas
y detallando el origen político de dichos cam-
bios. El cuarto apartado, propone un ejercicio
adicional de comparación de la redacción de
la nueva regulación sobre información y con-
sulta de empleados en empresas transnacio-
nales con operaciones en la Unión Europea.
En este caso, la comparación se efectuará
entre el texto de la Directiva 2009/38/CE y los
contenidos de la agenda sindical europea en
torno a la revisión, que puede ser considerado
un techo de demandas o de máximos dentro
de las distintas propuestas políticas efectua-
das por los actores interesados en el proceso.
Finalmente, el artículo ofrece un apartado de
discusión a modo de cierre, que ofrece una
aproximación general a la actual normativa
comunitaria sobre información y consulta de
empleados en empresas transnacionales.
1. LA DIRECTIVA 94/45/CE Y SUS
ANTECEDENTES. EL EDIFICIO
NORMATIVO COMUNITARIO SOBRE
INFORMACIÓN Y CONSULTA
La toma de decisiones a escala europea en
materia de regulación social y laboral ha res-
pondido, desde las primeras iniciativas lleva-
das a cabo por la Comisión Europea en la
década de los años 70, a una compleja geo-
metría de intereses. El juego político ha
conectado a distintos actores entre sí a lo lar-
go de las distintas etapas de definición del
actual edificio de las relaciones laborales
europeas. El caso de las relaciones laborales
europeas a escala de empresa y, más concre-
tamente, de la regulación comunitaria de los
derechos de representación de los empleados
en empresas transnacionales, ofrece un largo
rastro político. Este conduce, en último térmi-
no, a la breve experiencia eurocorporatista
iniciada tras el Consejo de La Haya, en 1969
y también a los primeros intentos de promo-
ver una serie de garantías de participación
para los empleados, asociadas a una ambicio-
sa regulación societaria. Las iniciativas de
adopción de un primer Estatuto de Sociedad
LEGISLACIÓN
170 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
Europea, que incluía un marco de derechos de
representación de trabajadores en empresas
transnacionales, fueron rechazadas1. No obs-
tante, los esfuerzos de la Comisión Europea
dejaron en el acervo comunitario una huella
de tarea pendiente, que provocaría la reacti-
vación del proyecto, al menos de forma par-
cial, a comienzos de la década siguiente2.
El antecedente más próximo de la actual
normativa sobre información y consulta de
trabajadores en empresas transnacionales se
encuentra en el proyecto de Directiva Vrede-
ling, presentada en dos versiones distintas en
1980 y en 1983, y rechazada por el Consejo
Europeo como resultado de las presiones ejer-
cidas por las organizaciones empresariales
europeas y el veto de los socios nacionales.
Pese al fracaso de esta iniciativa, la Directiva
Vredeling pavimenta el camino para la apro-
bación, once años más tarde, de la Directiva
94/45/CE sobre comités de empresa europeos.
La orientación de este proyecto fallido de
Directiva es altamente novedosa. Frente a
las iniciativas normativas de la década ante-
rior se disocia la provisión de derechos de
representación de trabajadores en empresas
transnacionales de otro tipo de regulación
societaria. Además, la Directiva Vredeling
constata una renuncia a un ethos participati-
vo inspirado en el sistema de co-determina-
ción alemán y se aproxima a un modelo de
derechos de representación informativos y
consultivos no vinculantes3.
La fase final de la adopción de la normati-
va comunitaria sobre comités de empresa
europeos, no obstante, debe esperar al punto
de inflexión que supone la reunión del Conse-
jo Europeo en Val Duchesse (1985) para la
dimensión social del proyecto europeo. Los
cambios constitucionales introducidos a raíz
del Tratado de Maastricht (1991), el lanza-
miento del Diálogo Social Europeo y, sobre
todo, el mantenimiento de una voluntad fir-
me de aprobación por parte de la Comisión
Europea presidida por Jacques Delors, se
impusieron a las muchas reticencias que aún
generaba el proyecto normativo. El debate
político dio comienzo en 1990, con la reelabo-
ración de la Directiva Vredeling para una
nueva propuesta normativa. La adopción de
la misma se produjo en septiembre de 1994,
tras un complejo juego de intercambios políti-
cos en el que, además de la diversidad de
intereses de los actores, fueron de una gran
incidencia los cambios introducidos en los
mecanismos de gobierno comunitario4.
Tal y como muestra el cuadro siguiente, la
Directiva 94/45/CE, a través de su adaptación
de las propuestas retiradas de la década de los
años 80, se ha convertido en el elemento semi-
nal del actual edificio normativo comunitario
sobre representación de trabajadores a escala
transnacional. En el terreno práctico, la adop-
ción de la Directiva sobre comités de empresa
europeos, en septiembre de 1994, estableció un
marco de regulación que ha permitido la aper-
tura y consolidación de experiencias de infor-
mación y consulta a los trabajadores en 773
empresas transnacionales, de un total de 2.204
identificadas por el Instituto Sindical Europeo
como potencialmente cubiertas por esta nor-
ma.5Resulta interesante subrayar que la últi-
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
171
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
1Entre estos intentos cabe destacar la denominada
Quinta Ley sobre estructuras de gobierno de las socieda-
des de responsabilidad limitada, presentada y rechaza-
da por primera vez en 1972 y, posteriormente, en una
versión revisada, en 1983 (OJ C240/83). Ver TELO, M. y
GOBIN, C.: Quelle Union Européenne?, Bruxelles (Institut
dEtudes Européennes), 1994.
2Ver CRESSEY, P.:«Employee participation», en M.
GOLD (ed.), The social dimension: employment policy in
the European Community, London (MacMillan), 1993.
3DANIS, J.J. and HOFFMANN, R., «From the Vredeling
Directive to the European works councils Directive.
Some historical remarks», en Transfer, nº1 (2), p: 180-
187, 1995.
4Para un análisis pormenorizado de este proceso,
ver KÖHLER, H.-D. y GONZÁLEZBEGEGA, S.: «¿Hacia un sis-
tema de relaciones laborales europeo: La respuesta de
los comités de empresa europeos?», en Cuadernos de
Relaciones Laborales, nº 22 (1): p. 7-36, 2004.
5Ante la inexistencia de un registro oficial, el Institu-
to Sindical Europeo (ETUI-REHS) publica con carácter
bianual una base de datos de elaboración propia sobre
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
LEGISLACIÓN
172 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
empresas transnacionales y comités de empresa euro-
peos. Ver, ETUI-REHS: European works councils Databa-
se, Brussels (ETUI-REHS), 2006.
CUADRO 1. EL ACTUAL EDIFICIO NORMATIVO COMUNITARIO SOBRE
REPRESENTACIÓN DE TRABAJADORES6
6Adaptado de GOLD, M.: «The European works
councils Directive: changing rationales for EU regulation
of employee participation», en M. WHITTALL, H. KNUDSEN
y F. HUIJGEN (eds.), Towards a European labour identity.
The case of the European works council, London (Rou-
tledge), p. 19-40, 2007.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
ma pieza incorporada a este edificio es la Direc-
tiva revisada 2009/38/CE, cuyo proceso de defi-
nición política se examina a continuación.
2. JUEGO POLÍTICO Y REVISIÓN
DE LA DIRECTIVA (1999-2009)
La Directiva 94/45/CE establece, a través
de su artículo 15, tanto el mecanismo como
los plazos para su propia revisión. El texto
fija un periodo de cinco años, a contar desde
la fecha de entrada en vigor, al término del
cual podría iniciarse la adecuación de la nor-
ma a las experiencias de información y con-
sulta que hubiera contribuido a encauzar.
Una vez finalizado este periodo, en septiem-
bre de 1999, la Comisión Europea se empla-
zaba a iniciar una ronda de consulta con otras
instituciones comunitarias y con los agentes
sociales europeos para la revisión de la Direc-
tiva 94/45/CE7.
No obstante, atendiendo a los mecanismos
comunitarios de gobierno, la revisión de esta
norma debía ser efectuada reproduciendo el
mismo proceso que había conducido a su adop-
ción en septiembre de 1994. La Comisión
Europea era la única responsable de la pre-
sentación de una iniciativa legislativa al Con-
sejo Europeo para su eventual aprobación. La
entrada en juego de otras vías de producción
de regulación, como el Diálogo Social Europeo,
quedaba restringida al capítulo consultivo8.
A pesar de lo dispuesto por la Directiva
94/45/CE, la revisión se retrasó hasta 2003 y
su arranque fue extremadamente vacilante.
La década de intercambios políticos que
transcurre entre la fecha prevista para el ini-
cio del proceso de revisión (septiembre de
1999) y la de adopción de la Directiva revisa-
da 2009/38/CE (mayo de 2009) intercala epi-
sodios de letargo y de intenso debate.
En este punto, resulta interesante adelan-
tar algunos de los factores contextuales que
condujeron a la parálisis del proceso de revi-
sión de la normativa sobre comités de empre-
sa europeos durante casi diez años. En buena
medida, estos factores son los mismos que
han insuflado vigor al proyecto social europeo
en los últimos tiempos.
En primer lugar, es evidente que la
dimensión socio-laboral del proyecto comuni-
tario ha perdido fuerza en los últimos años,
una vez agotados los impulsos recibidos des-
de otras áreas. La conexión entre las esferas
económica, política y social de la construc-
ción de Europa es una cuestión a debate
entre los politólogos. No obstante, es fácil de
aceptar que el horizonte de la Unión Econó-
mica y Monetaria, alcanzado finalmente en
2002, favoreció los avances en materia de
regulación social y laboral de la década pasa-
da. Igualmente, el clima de entusiasmo que
permitió estos avances parece haberse ate-
nuado, una vez alcanzados los objetivos
económicos9.
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
173
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
7«Re-examen por parte de la Comisión. A más tar-
dar el 22 de septiembre de 1999, la Comisión, en con-
sulta con los Estados miembros y los interlocutores socia-
les a nivel europeo, revisará las modalidades de aplica-
ción de la misma y estudiará, en particular, si los límites
de la plantilla son adecuados, con el fin de proponer al
Consejo, si fuere necesario, las modificaciones necesa-
rias» (artículo 15 de la Directiva 94/45/CE del Consejo,
OJ L244/94: 64-72).
8Según los artículos 137 y 138 del Tratado de la
Unión Europea. Ver, nuevamente, KÖHLER, H.-D. y
GONZÁLEZ BEGEGA, S.: «¿Hacia un sistema de relaciones
laborales europeo: La respuesta de los comités de
empresa europeos?», en Cuadernos de Relaciones Labo-
rales, nº 22 (1): p. 7-36, 2004.
9Pese a su carácter disputado, las tesis funcionalistas
de HAAS en torno al modelo de reproducción del pro-
yecto europeo, resultan ciertamente apropiadas para
describir los préstamos entre las esferas económica y
social a lo largo de la década de los años 90. Ver HAAS,
E.: The uniting of Europe. Politica, social and economic
forces (1950-1957), London (Stevens & Son): 1958. Para
una visión distinta, FRITZ SCHARPF ofrece una interpreta-
ción que matiza la preeminencia de los procesos econó-
micos en este intercambio. Ver SCHARPF, F.: «Negative
and positive integration in the political economy of
European Welfare States», en G. MARKS, F. SCHARPF, P.
SCHMITTER y W. STREECK(eds.), Governance of the Europe-
an Union, London (Sage), 1996.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
En segundo lugar, también parece claro
que la Ampliación, como gran reto político
reciente del proceso comunitario, ha tenido
un fuerte impacto sobre la toma de decisio-
nes. Los mecanismos de gobierno no se han
visto sustancialmente alterados, pero la
Ampliación ha introducido una mayor com-
plejidad de equilibrios, que afecta sobre todo
a aquellas áreas especialmente sensibles a
los juegos de intereses entre distintos acto-
res, como la regulación socio-laboral.
Por último, y junto a estos factores contex-
tuales, resulta interesante prestar atención a
la posición de los propios actores de las rela-
ciones laborales europeas con respecto al pro-
ceso de revisión. Por un lado, el retraso del
proceso de revisión se relaciona con la estra-
tegia de bloqueo puesta en práctica por las
organizaciones representativas del empresa-
riado. La insistencia de UNICE-BusinessEu-
rope en la falta de madurez de los comités de
empresa europeos en funcionamiento y en la
no necesidad de la revisión provocó la apari-
ción de importantes dudas en torno a la opor-
tunidad de emprender la adecuación norma-
tiva en los plazos previstos. La demora en la
asunción de responsabilidades resulta cohe-
rente con las preferencias del empresariado
con respecto a la construcción de las relacio-
nes laborales europeas. De hecho, la estrate-
gia de este actor se ha fundamentado en la
elusión de las posibilidades de negociación
abiertas por el Diálogo Social Europeo y en la
preferencia por la influencia indirecta sobre
las instituciones comunitarias10.
Para entender el retraso, también es nece-
sario examinar el comportamiento de la
Comisión Europea, como motor de los avan-
ces normativos en materia social a escala
comunitaria. La pasividad de la Comisión
Europea con respecto al proceso de revisión
puede relacionarse con los cambios de color
político que experimenta su presidencia a
partir de 1995 y, sobre todo, con la desviación
de recursos hacia la Ampliación o el fallido
proyecto constitucional. En estas circunstan-
cias, la Confederación Europea de Sindicatos
se quedó sola en su exigencia de cumplimien-
to de las disposiciones de revisión de la Direc-
tiva 94/45/CE. La Confederación Europea de
Sindicatos, con ambiciosas expectativas en
torno a este proceso político, tuvo que esperar
casi diez años hasta que la nueva normativa
sobre comités de empresa europeos vio final-
mente la luz.
La revisión de la Directiva 94/45/CE
arranca efectivamente en 2003, tras cuatro
años de olvido por parte de las instituciones
comunitarias. Entre 1999 y 2003 no se produ-
ce ninguna iniciativa pública, a pesar de las
demandas de la Confederación Europea de
Sindicatos. El proceso se inicia, de forma aún
titubeante, cuando la Comisión Europea soli-
cita un informe preliminar al Consejo Econó-
mico y Social en torno a la aplicación de la
Directiva 94/45/CE, tanto en lo referente al
número de empresas cubiertas y de comités
de empresa europeos, como a la práctica de
información y consulta11. La evaluación de la
Comisión Europea se apoyó en la base de
datos publicada por el Instituto Sindical
Europeo12. Junto a ella, destacaba el crecien-
te número de referencias centradas en la eva-
luación del impacto cuantitativo de la Direc-
tiva 94/45/CE13.
LEGISLACIÓN
174 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
10 KÖHLER, H.-D. y GONZÁLEZ BEGEGA, S.: «El Diálogo
Social Europeo: de la macro-concertación comunitaria a
la negociación colectiva transnacional», en Revista del
Ministerio de Trabajo e Inmigración, nº 72: p. 251-269,
2008.
11 Ver EUROPEAN ECONOMIC AND SOCIAL COUNCIL
(EESC): Opinion of the Section of Employment, Social
Affairs and Citizenship on the practical application of the
European works councils Directive (94/45/CE) and on
many aspects of the Directive that might need to be
revised, SOC/139, Brussels, 16th September 2003.
12 ETUI-REHS: European works councils Database
2002, Brussels (ETUI-REHS), 2002.
13 Entre ellos, cabe mencionar los de BONNETON, P.,
CARLEY, M., HALL, M. y KRIEGER, H.: Análisis de los acuer-
dos existentes en las multinacionales europeas en mate-
ria de información y consulta, Dublín (European Foun-
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
El informe del Consejo Económico y Social
Europeo recomendó la apertura inmediata
del proceso de revisión. En respuesta, la
Comisión Europea inició una ronda de con-
sultas con el empresariado y el trabajo euro-
peo e hizo pública una primera declaración de
intenciones, en abril de 200414. Como era de
esperar, la reacción de los agentes sociales
europeos en torno a esta iniciativa fue muy
distinta15. El empresariado argumentó que
aún no se habían explotado las posibilidades
de la Directiva 94/45/CE y que, por tanto,
resultaba arriesgado proceder a su revisión.
La Confederación Europea de Sindicatos, por
el contrario, se mostró entusiasmada con la
apertura del proceso e insistió en la necesi-
dad de respetar los compromisos adquiridos
en la propia regulación.
El desacuerdo terminó por provocar una
nueva retirada de la cuestión de la agenda de
prioridades políticas de la Comisión Europea a
mediados de 2005. Antes, los agentes sociales
europeos fueron capaces de concluir una inte-
resante valoración conjunta que evaluaba nue-
ve casos individuales de comités de empresa
europeos, identificaba un conjunto de buenas
prácticas y efectuaba recomendaciones para su
extensión16. Los resultados de esta valoración
conjunta fueron recogidos en la Comunicación
de la Comisión Europea sobre reestructuración
y empleo publicada en marzo de 200517.
Tras una nueva fase de bloqueo, el impulso
definitivo al proceso de revisión llega nueva-
mente del Consejo Económico y Social. En
septiembre de 2006, y ante las presiones de la
Confederación Europea de Sindicatos, la ins-
titución consultiva comunitaria emite una
opinión en la que se invita a la Comisión
Europea a retomar la tarea pendiente de revi-
sar la Directiva 94/45/CE18. El Parlamento
Europeo se sumó a la invitación a través de
una resolución, que subrayaba la necesidad
de no retrasar la acción legislativa, puesto que
ello redundaría negativamente en la capaci-
dad de la regulación para adecuarse a la prác-
tica de los comités de empresa europeos19.
La Comisión Europea reaccionó introdu-
ciendo la cuestión pendiente de la revisión de
la Directiva en su programa de trabajo para
el año 200820. Además, procedió a abrir una
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
175
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
dation for the Improvement of Living and Working Con-
ditions), 1996; MARGINSON, P., GILMAN, M., JACOBI y KRIE-
GER, H.: Negotiating European works councils. An analy-
sis of agreements under article 13, Dublin (European
Foundation for the Improvement of Living and Working
Conditions), 1998; CARLEY, M. y MARGINSON, P.: Negotia-
ting European works councils under the Directive: a com-
parative analysis of article 13 and article 6 agreements,
Dublin (European Foundation for the Improvement of
Living and Working Conditions), 2000.
14 EUROPEAN COMMISSION:European works councils.
Fully realising their potential for employee involvement
for the benefit of entreprises and their employees, Brus-
sels (European Commision), 2004.
15 En este sentido, es posible consultar los textos de
las respuestas dirigidas por la Confederación Europea de
Sindicatos y por UNICE-BusinessEurope, de 19 de mayo
de 2004 y 1 de junio de 2004, respectivamente, a través
de los siguientes enlaces electrónicos (www.euro-
betriebsrat.de/pdfTETUCresponse.pdf y www.euro-
betriebsrat.de/pdf.unice.pdf).
16 ETUC, UNICE, UEAPME y CEEP: Lecciones extraí-
das de los comités de empresa europeos. Valoración con-
junta de ETUC, UNICE, UEAPME y CEEP. Valoración Con-
junta, Bruselas, 2005.
17 EUROPEAN COMMISSION: Commission Communica-
tion. Restructuring and employment. Anticipating and
accompanying restructuring in order to develop employ-
ment: the role of the European Union, COM (2005) 120
final of 31/03/2005, Brussels, 2005.
18 Ver JAGODZINSKI, R.: «EESC Opinion on European
works councils. Breathing new life into revision of the
EWC Directive 94/45/CE?», Transfer, nº 12 (4): p. 644-
645, 2006. Es posible consultar el texto de la opinión de
13 de septiembre de 2006 (SOC/220 EESC1170/2006)
a través de la página electrónica del Consejo Económico
y Social Europeo (http://eescopinions.eecs.europa.eu/).
19 El texto de esta resolución de 10 de mayo de
2007 en torno al fortalecimiento de la legislación euro-
pea en materia de información y consulta de los trabaja-
dores (P6_TA(2007)0185) se encuentra disponible en la
página electrónica del Parlamento Europeo (http://euro-
parl.europa.eu/).
20 EUROPEAN COMMISSION: Making globalisation an
opportunity. The Commission work programme for
2008, IP/07/1578, Brussels, 23/10/2007, 2007.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
segunda ronda de consultas con los agentes
sociales europeos. Tal y como había ocurrido
en la última fase de génesis política de la
Directiva 94/45/CE, entre 1990 y 1994, la
salida de la situación de bloqueo dependía,
fundamentalmente, de la existencia de una
voluntad decidida de revisión por parte de la
Comisión Europea. La primera propuesta de
Directiva revisada, elaborada en los meses
centrales de 2007, recogía algunas propues-
tas de origen sindical, tales como el aumento
del número de reuniones ordinarias por año,
el reconocimiento del derecho de asistencia
de expertos o el encaje de los comités de
empresa europeos dentro de los espacios de
representación de trabajadores a escala de
empresa, entre otras cuestiones21.
La reactivación del proceso de revisión de
la Directiva por parte de las instituciones
comunitarias encuentra sus motivos, funda-
mentalmente, en una preocupación cuantita-
tiva por los comités de empresa europeos. El
ritmo de creación de nuevos comités de
empresa europeos había decrecido significati-
vamente a partir de 2000, una vez agotados
los incentivos establecidos por la normativa y
por la incorporación de las empresas británi-
cas a su ámbito de cobertura. La tasa de cum-
plimiento de la Directiva 94/45/CE se situaba
en un 37,07%, con 2.204 empresas transna-
cionales identificadas como potencialmente
cubiertas, de las cuales 773 habían constitui-
do un procedimiento de información y consul-
ta para sus trabajadores europeos22. Desde la
perspectiva de la Comisión Europea, estos
hechos ofrecían argumentos sólidos para pro-
ceder a la actualización normativa. Las insti-
tuciones comunitarias entendían que la
Directiva revisada proporcionaría un impul-
so a la extensión de los comités de empresa
europeos, al atraer a nuevas empresas trans-
nacionales afectadas. Además, se esperaba
que los nuevos contenidos normativos pudie-
ran resolver algunos de los problemas detec-
tados en el ejercicio de los derechos de infor-
mación y consulta por parte de los trabajado-
res23.
La reacción del empresariado europeo con-
tinuó siendo de oposición a la revisión de la
Directiva 94/45/CE. De hecho, en octubre de
2007, el presidente de la patronal alemana,
Bundesvereinigung der Deutschen Arbeitge-
berverbände (BDA) advirtió de los riesgos que
entrañaba una revisión de la norma efectua-
da contra la voluntad de una de las partes24.
No obstante, la presentación de la iniciativa
legislativa de la Comisión Europea al Parla-
mento y al Consejo Europeo, en junio de 2008,
forzó un cambio estratégico. El empresariado
europeo optó por una solución pragmática,
valorando el texto presentado por la Comi-
sión Europea como una plataforma adecuada
para el debate. A finales de agosto de 2008,
LEGISLACIÓN
176 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
21 Para un análisis detallado de las principales
demandas de revisión de la agenda sindical, ver BUS-
CHAK, W.: «Five years after: a look forward to the revision
of the EWC Directive», Transfer, nº 5 (3): p. 384-392,
1998; y también BUSCHAK, W.: «The practical and legal
problems of European works councils: reviewing the
Directive», en I. FITZGERALD y J. STIRLING (eds.), European
works councils. Pessimism of the intellect, optimism of
the will?, London (Routledge), 2004.
22 ETUI-REHS: European works councils Database,
Brussels (ETUI-REHS), 2006.
23 Entre estos problemas destaca el llamado caso
Renault-Vilvoorde. En 1997, la dirección de la empresa
anunció el cierre de su instalación situada en Vilvoorde
(Bélgica), sin haber presentado antes la decisión al
comité de empresa europeo. Los representantes de los
trabajadores emprendieron acciones legales contra la
empresa, alegando que no se habían respetado los dere-
chos reconocidos por la Directiva 94/45/CE. El fallo de
los tribunales invalidó la decisión de cierre y forzó a
Renault a iniciar un procedimiento de información y
consulta extraordinario en torno al futuro de la planta.
La decisión judicial supuso una advertencia para otras
empresas. Para una mayor información en torno a esta
cuestión, ver LORBER, P.: «The Renault case: the Europe-
an works councils put to the test», en The International
Journal of Comparative Labour Law and Industrial Rela-
tions, nº 13 (3): p. 135-142, 1997; y también MOREAU,
M.A.: «A propos de laffaire Renault», Droit Social, nº 5:
p. 449-452, 1997.
24 EURO-WORKSCOUNCIL: EWC News e-bulletin, nº 3,
2007. Disponible en www.ewc-news.com/
en032007.htm.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
los agentes sociales europeos concluyeron
una posición conjunta en la que se planteaba
una serie de propuestas comunes, pidiendo
que fueran tenidas en cuenta para su inclu-
sión en el texto de la Directiva revisada25.
El giro estratégico del empresariado y la
predisposición de la Confederación Europea
de Sindicatos, que fue capaz de renunciar a
algunos de los contenidos de su agenda para
favorecer la rapidez del trámite, proporciona-
ron un impulso definitivo al proceso de revi-
sión26. El debate político entre los agentes
sociales europeos y el triángulo formado por
Comisión Europea, Parlamento y Consejo,
adquirió una relevancia en el semestre de
presidencia francesa de la Unión Europea.
Entre diciembre de 2008 y abril de 2009, y a
través del procedimiento de co-decisión, el
Parlamento y el Consejo Europeo alcanzaron
un acuerdo sobre la propuesta legislativa. La
Directiva revisada sobre comités de empresa
europeos, fue adoptada el 6 de mayo de 2009.
Los Estados miembros cuentan con un plazo
de dos años a contar desde esta fecha para
efectuar la transposición nacional de la nue-
va pieza legal comunitaria.
3. LA DIRECTIVA 2009/38/CE.
NUEVAS COBERTURAS PARA
LA INFORMACIÓN Y CONSULTA
El texto de la Directiva revisada actualiza
los contenidos de la normativa aprobada en
septiembre de 1994 e introduce modificacio-
nes que se refieren al aspecto formal y al fun-
cionamiento de los comités de empresa euro-
peos. La Directiva 2009/38/CE constituye la
culminación de un complejo debate político,
que encuentra su reflejo en las definiciones y
coberturas incorporadas al texto. Las noveda-
des técnicas de la Directiva revisada con res-
pecto a la pieza legal a la que sustituye han
sido examinadas recientemente por algunas
referencias. Entre ellas, cabe destacar por su
claridad expositiva la efectuada por el Conse-
jo Económico y Social de España en su Memo-
ria sobre la Situación Económica y Laboral
200827.
Los principales cambios de la Directiva
revisada con respecto a la normativa de sep-
tiembre de 1994 implican la introducción o
mejora de una serie de definiciones que, se
espera, puedan contribuir positivamente al
ejercicio adecuado de los derechos de infor-
mación y consulta por parte de los trabajado-
res. En primer lugar, la Directiva 2009/38/CE
incorpora una definición del derecho de infor-
mación que se inspira en la recogida por la
Directiva 2001/86/CE de participación de los
trabajadores en la Sociedad Anónima Euro-
pea. La determinación del significado de
información busca subsanar uno de los prin-
cipales vacíos de la Directiva 94/45/CE, en la
que no es posible encontrar una explicación
detallada del sentido de este derecho. Con un
ánimo similar, el texto amplía la definición de
consulta recogida por la Directiva de sep-
tiembre de 1994. La preocupación en ambos
casos es garantizar que el ejercicio de los
derechos de información y consulta por parte
de los trabajadores se efectúe en tiempo y for-
ma adecuada, es decir, antes de la toma y eje-
cución de decisiones por parte de la dirección
de la empresa transnacional. El interés de las
instituciones comunitarias en la clarificación
de ambos derechos se relaciona con un inten-
to de evitar conflictos como el del caso
Renault-Vilvoorde, resuelto finalmente a
través de vía judicial. De hecho, y a pesar de
la sentencia de este caso, se han producido
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
177
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
25 ETUC, BUSINESSEUROPE, UEAPME y CEEP:
Joint advine by the Social Partners on the European works
councils recast Directive, Brussels, 2008. El documento
se encuentra disponible en: www.etuc.org/IMG/pdf_
2008-01528-E.pdf
26 ETUC: Trade Union Memorandum to the French
Presidency of the European Union, Brussels (ETUC),
2008.
27 CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL DE ESPAÑA: Memoria
sobre la Situación Económica y Laboral 2008, Madrid
(CES), 2009.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
tensiones por motivos similares en los
comités de empresa europeos de Michelin,
Goodyear y ABB-Alstom Power28 o, en tiem-
pos aún más recientes, en los de Gaz de Fran-
ce y Suez29.
En segundo lugar, la Directiva 2009/38/CE
incorpora una definición de transnacionali-
dad que trata de resolver los problemas gene-
rados por el texto de septiembre de 1994 en
cuanto al ámbito geográfico de las decisiones
corporativas sobre las cuales el comité de
empresa europeo es competente. En este mis-
mo sentido, la Directiva revisada introduce
precisiones en el reparto de responsabilida-
des y la articulación entre el comité de empre-
sa europeo y los restantes espacios de repre-
sentación de empleados existentes en la
empresa, a escala nacional y local.
La nueva normativa también incluye una
referencia expresa al derecho de los represen-
tantes de los trabajadores a solicitar forma-
ción costeada por la dirección de la empresa,
a la celebración de reuniones preparatorias y
de seguimiento por parte de los grupos espe-
ciales de negociación30, al asesoramiento de
dichos grupos especiales de negociación por
parte de expertos de procedencia sindical o a
la obligación de la dirección de la empresa a
informar a los agentes sociales europeos de la
apertura de negociaciones de constitución de
comité de empresa europeo. Por último, la
Directiva revisada recoge una observación
con respecto al mandato de los integrantes
del grupo laboral del comité de empresa euro-
peo y a su función como representantes de los
intereses colectivos de la plantilla europea de
la empresa. De igual modo, dispone la obliga-
ción de la dirección de la empresa de propor-
cionar a los representantes de los trabajado-
res los medios para el desarrollo de esta fun-
ción.
El cuadro 2 examina con más detalle las
novedades introducidas de la Directiva
2009/38/CE, precisando además si su origen
se debe a una iniciativa de las instituciones
comunitarias o de los agentes sociales euro-
peos.
4. LA DIRECTIVA REVISADA
CUESTIONES PENDIENTES DESDE
LA PERSPECTIVA SINDICAL
La agenda sindical con respecto a la revi-
sión de la Directiva sobre comités de empresa
europeos fue ambiciosa desde un primer
momento. No obstante, si se comparan las
demandas sostenidas a lo largo de la década
de debates políticos por la Confederación
Europea de Sindicatos con los contenidos
finales del texto normativo, resulta evidente
que las propuestas sindicales se han visto
notablemente rebajadas.
El discurso del trabajo europeo en torno a
las modificaciones a introducir en la normati-
va revisada sobre información y consulta pue-
de ser resumido en los siguientes argumen-
tos. La Confederación Europea de Sindicatos
ha mantenido, en primer lugar, la necesidad
de reforzar los derechos de información y con-
sulta de los trabajadores, a través de un ejer-
cicio de clarificación conceptual de los mis-
mos (artículos 2.1. y 2.2. de la Directiva
94/45/CE) y del establecimiento de un siste-
ma de sanciones para aquellas empresas en
las que se produzcan incumplimientos (artícu-
los 9 y 11). En segundo lugar, el trabajo euro-
peo ha defendido la reducción de los umbrales
de tamaño total y por país de la plantilla de
las empresas consideradas de dimensión
LEGISLACIÓN
178 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
28 EUROPEAN PARLIAMENT: Resolution on restructuring
of European industry with particular reference to the clo-
sure of Goodyear in Italy and the problems of ABB-Als-
tom, Strasbourg 17/02/2000, B5-0124, 0128 and
0134/2000, 2000.
29 EURO-WORKSCOUNCIL: EWC News e-bulletin,
nº 3, 2007. Disponible en www.ebr-news.de/en032007.
htm#3.
30 El grupo especial de negociación es el órgano
laboral encargado de representar los intereses de los
empleados en el proceso de constitución del comité de
empresa europeo. Su composición, mandato y garantías
se encuentran reguladas en el artículo 5 de la Directivas
94/45/CE y de la Directiva 2009/38/CE.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
179
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
CUADRO 2. MODIFICACIONES INTRODUCIDAS POR LA DIRECTIVA 2009/38/CE SOBRE COMITÉS DE EMPRESA EUROPEOS
(1) Comisión Europea; (2) Opinión conjunta de los agentes sociales europeos; (3) Parlamento Europeo.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
LEGISLACIÓN
180 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
CUADRO 2. MODIFICACIONES INTRODUCIDAS POR LA DIRECTIVA 2009/38/CE SOBRE COMITÉS DE EMPRESA EUROPEOS
(Cont.)
(1) Comisión Europea; (2) Opinión conjunta de los agentes sociales europeos.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
181
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
CUADRO 2. MODIFICACIONES INTRODUCIDAS POR LA DIRECTIVA 2009/38/CE SOBRE COMITÉS DE EMPRESA EUROPEOS
(Cont.)
(1) Comisión Europea; (2) Opinión conjunta de los agentes sociales europeos.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
LEGISLACIÓN
182 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
CUADRO 2. MODIFICACIONES INTRODUCIDAS POR LA DIRECTIVA 2009/38/CE SOBRE COMITÉS DE EMPRESA EUROPEOS
(Cont.)
(1) Comisión Europea; (2) Opinión conjunta de los agentes sociales europeos; (3) Parlamento Europeo.
Fuente: Adaptado de CES (2009).
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
comunitaria y, por tanto, afectadas por la
Directiva (artículo 2.1.). Desde su perspecti-
va, esta propuesta habría fortalecido la
dimensión cuantitativa del proceso de crea-
ción de comités de empresa europeos, al
incorporar a nuevos casos de empresas multi-
nacionales de bolsillo al ámbito de cobertura
de la normativa europea31. En un sentido
similar, la Confederación Europea de Sindi-
catos también ha demandado el estableci-
miento de un procedimiento para la informa-
ción y consulta de trabajadores en grupos de
empresas, entendiendo que este tipo de
estructuras corporativas, caracterizadas por
la desagregación de la toma de decisiones,
requiere un tratamiento específico por parte
de la normativa para garantizar los derechos
de los trabajadores.
Otros contenidos de la agenda sindical con
respecto a la revisión de la Directiva hacen
referencia a aspectos de funcionamiento
práctico de los comités de empresa europeos,
tales como el reconocimiento de la posibilidad
de celebrar reuniones preparatorias y de
seguimiento por parte de la representación
laboral (artículo 5.4.); la reducción del perio-
do máximo de negociación del acuerdo de
constitución del comité de empresa europeo
de dos años a uno (artículo 5.5.); o la modifi-
cación de las disposiciones relativas a la pró-
rroga y rescisión de los acuerdos vigentes
(artículo 13).
No obstante, el principal caballo de batalla
del trabajo europeo en torno a la cuestión de
la revisión ha sido lograr un reconocimiento
legal del papel que, en la práctica, desem-
peñan las organizaciones sindicales en los
comités de empresa europeos. La Directiva
94/45/CE no incluye ninguna referencia a los
sindicatos al considerar a los comités de
empresa europeos como órganos colectivos de
representación propios de las relaciones labo-
rales de empresa. Sin embargo, la práctica de
información y consulta demuestra que el
soporte prestado por las figuras externas de
asesores y expertos, en su mayor parte de
procedencia sindical, cuando no la conduc-
ción directa de las negociaciones de constitu-
ción del comité de empresa europeo por parte
de las propias organizaciones sindicales,
resultan esenciales para el funcionamiento
de estos órganos32. En este sentido, la agenda
sindical sobre la revisión de la Directiva
94/45/CE ha insistido en el reconocimiento
del derecho de asistencia de los representan-
tes sindicales a las reuniones del grupo espe-
cial de negociación (artículos 5.2. y 5.4.) y en
la delimitación de un espacio reservado a los
sindicatos dentro de los comités de empresa
europeos (artículo 5.4.).
El conjunto de propuestas formuladas por
la Confederación Europea de Sindicatos ha
perseguido el establecimiento de garantías
legales que permitiesen adaptar la regula-
ción comunitaria al verdadero alcance e
importancia del soporte que prestan las orga-
nizaciones sindicales a la práctica de los
comités de empresa europeos. Junto a este
objetivo, el trabajo europeo también ha trata-
do de extender las posibilidades de represen-
tación de los intereses de los empleados en la
toma de decisiones corporativas a escala
transnacional. Las aclaraciones efectuadas
por la Directiva 2009/38/CE en torno a las
garantías de participación que ofrece el dere-
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
183
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
31 Ver KÖHLER, H.-D. y GONZÁLEZ BEGEGA, S.: «Still
learning from Europe. Spanish participation in European
works councils», en M. WHITTALL, H. KNUDSEN y F. HUIJ-
GEN (eds.), Towards a European Labour Identity. The case
of the European Works Council, London & New York
(Routledge), p. 132-149, 2007. Para un análisis genérico
del propio concepto de multinacional de bolsillo, ver
CANALS, J: Managing corporate growth, Oxford (Oxford
University Press), 2000.
32 Entre otros, PULIGNANO, V.: «European works
councils cross-national employee representative coor-
dination: a case of trade union cooperation?», Economic
and Industrial Democracy, nº 26 (3): p. 383-412, 2005;
y también, PATRIARKA, M. y WELZ, C.: European works
councils in practice. Key research findings, Dublin (Euro-
pean Foundation for the Improvement of Living and
Working Conditions), 2008.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
cho de consulta, así como la introducción de
una definición del derecho de información,
responden, en buena medida, a la insistencia
de la Confederación Europea de Sindicatos en
torno a estas cuestiones.
No obstante, los esfuerzos efectuados por
el trabajo europeo han encontrado sus lími-
tes, por ejemplo, en todo aquello que refiere a
una eventual ampliación de los derechos de
información y consulta. La posibilidad de
aprovechar la revisión de la Directiva
94/45/CE para conferir a los empleados de las
empresas transnacionales mayores garantías
de participación a través de los comités de
empresa europeos, ni siquiera ha sido puesta
formalmente sobre la mesa, al menos dentro
del pliego de propuestas efectuadas la Confe-
deración Europea de Sindicatos. El realismo
de esta organización se ha impuesto a algu-
nas voces dentro del propio movimiento sindi-
cal que han planteado la posibilidad de exten-
der las competencias de los comités de empre-
sa europeos hacia la negociación colectiva
como una solución a los problemas de funcio-
namiento de estos órganos33. Lo cierto es que,
aún en el mejor de los escenarios, esta posibi-
lidad se enfrentaría con múltiples dificulta-
des. En primer lugar, las experiencias de este
tipo se han restringido hasta el momento a un
número muy limitado de casos individuales
de comité de empresa europeo. Además, la
debilidad que presentan actualmente incluso
los ejemplos más avanzados hace imposible
sostener sobre ellos una eventual ampliación
del actual marco comunitario de derechos de
representación de trabajadores34.
Considerando el texto de la Directiva
2009/38/CE como el producto del proceso de
revisión, el grado de cumplimiento de las
expectativas sindicales resulta insatisfacto-
rio35. Existe un gran número de demandas
planteadas por el trabajo europeo que no han
sido atendidas, tal y como recoge el cuadro 3,
en la página siguiente. Un buen ejemplo de
este hecho es, precisamente, el reconocimien-
to solamente parcial del papel de los sindica-
tos en el funcionamiento de los comités de
empresa europeos. La nueva Directiva de
mayo de 2009 abre una puerta a la participa-
ción formal de representantes sindicales en
las reuniones de los grupos especiales de
negociación, a través de la figura del experto.
No obstante, no atiende las demandas a favor
del derecho de las organizaciones sindicales a
enviar delegados a las reuniones ordinarias
de los comités de empresa europeos. Al igno-
rar estas propuestas, la Directiva 2009/38/CE
deja irresueltas ciertas cuestiones, que sin
duda seguirán formando parte de la agenda
de debate político sobre representación de
trabajadores a escala europea.
5. DISCUSIÓN
El proceso de revisión de la normativa
comunitaria sobre información y consulta de
trabajadores muestra las dificultades políti-
cas que plantea cualquier reforma legislativa
en materia socio-laboral. Dichas dificultades
emanan, en primer lugar, de la precaria
situación actual de las instituciones comuni-
tarias, puesto que la parálisis del proyecto
constitucional y los nuevos equilibrios de la
Europa Ampliada han hecho aún más com-
pleja la concreción de nueva regulación. Pero
el azaroso camino recorrido por la revisión de
la Directiva sobre comités de empresa euro-
peos puede explicarse también, y tal vez sea
más conveniente hacerlo así, a partir de los
obstáculos interpuestos por algunos de los
actores interesados.
LEGISLACIÓN
184 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
33 DACOSTA, I. y REHFELDT, U.: «European works
councils and transnational bargaining about restructu-
ring in the auto industry», Transfer, nº 13 (2): p. 313-316,
2007.
34 PRIES, L.: «European works councils as transnatio-
nal interest organisations?», en L. PRIES (ed.), Rethinkin
transnationalism: the meso-link of organisations, Abing-
don (Routledge), 2008.
35 EUROPEAN TRADE UNION CONFERENCE y SOCIAL DEVE-
LOPMENT AGENCY: Strengthening the know-how and the
capacities for effective action, Brussels (ETUI), 2009.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
185
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
CUADRO 3. PRINCIPALES DEMANDAS SINDICALES DESESTIMADAS Y NO RECOGIDAS POR EL TEXTO
DE LA DIRECTIVA 2009/38/CE
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
El empresariado europeo ha tratado de
bloquear o al menos de rebajar al máximo las
ambiciones de reforma de la revisión, enten-
diendo que este proceso representaba un ries-
go para sus intereses. El mantenimiento del
status quo y la negativa a acordar avances
sustanciales en el edificio normativo de las
relaciones laborales europeas ha constituido
una constante estratégica para la patronal
europea. Su extrema cautela se explica por el
temor a que una agenda de revisión demasia-
do avanzada pudiera haber supuesto un
refuerzo de las (por el momento) contadas
experiencias de negociación a escala transna-
cional a través de comités de empresa euro-
peos.
Además, y frente a lo ocurrido en septiem-
bre de 1994, la contribución de la Comisión
Europea, como principal actor institucional
de las relaciones laborales europeas, ha
resultado mucho menos firme. El desinterés
mostrado en algunos momentos por la Comi-
sión Europea hacia la revisión puede estar
ligado al superior poder de atracción de otros
objetivos políticos de mayor alcance, como el
proyecto constitucional o la ampliación a diez
nuevos socios nacionales, completada en
2004. De hecho, y ello resulta altamente sig-
nificativo, el principal impulso recibido por el
proceso de revisión ha provenido de otras ins-
tituciones comunitarias: por un lado, del Par-
lamento Europeo, deseoso de hacer valer sus
atribuciones recién adquiridas en materia
legislativa; y por otro, del Consejo Económico
y Social, como principal órgano consultivo del
entramado institucional europeo.
En estas condiciones, la revisión de la nor-
mativa sobre comités de empresa europeos
ha debido efectuarse sobre un cierto espíritu
de desánimo, al menos desde la perspectiva
de aquellos actores que, como la Confedera-
ción Europea de Sindicatos, han defendido
una agenda mucho más ambiciosa. Por todo
ello, la revisión de la Directiva 94/45/CE se ha
llevado a cabo con un ánimo pragmático que,
en último término, sigue significando la
renuncia a construir el armazón de las rela-
ciones laborales europeas a escala de empre-
sa a partir de un cuerpo extenso de derechos
de representación para los trabajadores. La
reducción del umbral inicial de expectativas
de reforma ha provocado que, tal y como suce-
dió en septiembre de 1994, queden pendien-
tes importantes cuestiones.
La nueva Directiva 2009/38/CE introduce
mayores seguridades en el ejercicio de los
derechos de representación. Las precisiones
técnicas efectuadas en torno a la extensión de
la información y de la consulta o la introduc-
ción de un mecanismo de sanciones aplicable
en caso de incumplimiento, muestran clara-
mente cuál ha sido la principal preocupación
de las instituciones comunitarias: efectuar
una modificación técnica, capaz de evitar la
reproducción de nuevos casos similares al de
Renault-Vilvoorde36.
La posibilidad de ir más allá del mero
apuntalamiento de los derechos de informa-
ción y consulta recogidos por la Directiva de
septiembre de 1994 no ha sido aprovechada.
De hecho, uno de los aspectos más interesan-
tes del proceso político que ha conducido a la
Directiva 2009/38/CE es el progresivo difumi-
nado de los objetivos de reforma. Entre las
propuestas de revisión efectuadas por la
Comisión Europea en 2007 y el texto adopta-
do en mayo de 2009 hay importantes diferen-
cias. La normativa finalmente aprobada por
el Consejo y el Parlamento resulta mucho
menos ambiciosa. La renuncia a alcanzar
objetivos más amplios puede ser considerada
como una muestra de realismo por parte de
los actores de las relaciones laborales euro-
peas. En este sentido, debe subrayarse que
las principales renuncias han sido efectuadas
desde la posición sindical. La Directiva
2009/38/CE no reconoce en toda su extensión
las actividades de apoyo de estas organizacio-
nes a la práctica de los comités de empresa
europeos, limita sus posibilidades de partici-
pación a funciones de asesoramiento y trunca
LEGISLACIÓN
186 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
36 Ver nota al pie 23.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
la creación de un registro público de empre-
sas transnacionales cubiertas por la normati-
va comunitaria en materia de información y
consulta. Esta última posibilidad, defendida
con tesón por el trabajo europeo, ha sido con-
siderada, también en la literatura académi-
ca, como un instrumento necesario para el
adecuado acotamiento cuantitativo del proce-
so de creación de comités de empresa euro-
peos37.
Lógicamente, y dado el escaso tiempo
transcurrido desde la adopción de la Directiva
2009/38/CE, la literatura especializada aún
no ofrece referencias en torno al contenido e
impacto de la nueva normativa sobre comités
de empresa europeos. Sin duda, tal y como
sucedió tras septiembre de 1994, este vacío
comenzará pronto a ser subsanado. Para fina-
lizar este apartado, nos gustaría, no obstante,
adelantar brevemente algunos de los argu-
mentos en los que, con probabilidad, se apo-
yarán las futuras referencias. Una primera
idea a señalar es que el proceso de revisión no
ha alterado sustancialmente la orientación
voluntarista y flexible de la normativa comu-
nitaria sobre información y consulta. La cons-
titución del comité de empresa europeo sigue
dependiendo de la voluntad de los actores de
las relaciones laborales de empresa. Además,
a pesar de las precisiones introducidas en tor-
no al significado de los derechos de informa-
ción y consulta, persisten las dudas en torno
al ejercicio efectivo de los mismos en cada
ejemplo individual de comité de empresa
europeo. Muy posiblemente, la nueva Directi-
va continuará siendo tan incapaz de atajar la
actual heterogeneidad de interpretaciones y
prácticas como lo fue su predecesora.
Seguramente, las futuras evaluaciones de
la Directiva 2009/38/CE seguirán un camino
ya trillado, entre juicios más o menos opti-
mistas. Los primeros se centrarán en el aná-
lisis del procedimiento de producción norma-
tiva, subrayando el interés de la vía de regu-
lación social compartida entre las institucio-
nes comunitarias y los agentes sociales euro-
peos, consolidada tras la publicación, en
agosto de 2008, de la posición conjunta sobre
el proceso de revisión por parte de estos últi-
mos. Los segundos, insistirán nuevamente en
la incapacidad de la regulación comunitaria
para establecer un marco común ambicioso
de garantías de representación de trabajado-
res a escala de empresa38.
REFERENCIAS
BONNETON, P., CARLEY, M., HALL, M. y KRIEGER, H.:
Análisis de los acuerdos existentes en las multi-
nacionales europeas en materia de información
y consulta, Dublín (European Foundation for
the Improvement of Living and Working Condi-
tions), 1996.
BUSCHAK, W.: «Five years after. A look forward to
the revision of the EWC Directive», Transfer,
5 (3): p. 384-292, 1998.
«The practical and legal problems of European
works councils: reviewing the Directive», en I.
Fitzgerald y J. Stirling (eds.), European works
councils. Pessimism of the intellect, optimism of
the will?, London (Routledge), 2004.
CANALS, J: Managing corporate growth, Oxford
(Oxford University Press), 2000.
CARLEY, M. y MARGINSON, P.: Negotiating European
works councils under the Directive: a comparati-
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
187
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
37 Ver CARLEY, M. y MARGINSON, P.: Negotiating Euro-
pean works councils under the Directive: a comparative
analysis of article 13 and article 6 agreements, Dublin
(European Foundation for the Improvement of Living
and Working Conditions), 2000.
38 Realmente, las posiciones dentro de este debate
se establecieron hace ya más de una década, tras la posi-
tiva interpretación de la Directiva 94/45/CE efectuada
por Paul Knutsen en KNUTSEN, P.: «Corporatist tendencies
in the Euro-polity: the EU Directive of 22 September
1994 on European works councils», Industrial and Eco-
nomic Democracy, nº 18 (2): p. 289-323, 1997, y la res-
puesta por parte de Wolfgang Streeck en STREECK, W.:
«Neither European nor work councils: a reply to Paul
Knutsen», Industrial and Economic Democracy,nº 18
(2): p. 325-337, 1997.
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
ve analysis of article 13 and article 6 agree-
ments, Dublin (European Foundation for the
Improvement of Living and Working Condi-
tions), 2000.
CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL DE ESPAÑA: Memoria
sobre la Situación Económica y Laboral 2008,
Madrid (CES), 2009.
CRESSEY, P.:«Employee participation», en M. Gold
(ed.), The social dimension: employment policy
in the European Community, London (MacMi-
llan), 1993.
DANIS, J.J. and HOFFMANN, R.: «From the Vredeling
Directive to the European works councils Direc-
tive. Some historical remarks», en Transfer, nº 1
(2), p: 180-187, 1995.
EUROPEAN COMMISSION:European works councils.
Fully realising their potential for employee
involvement for the benefit of entreprises and
their employees, Brussels (European Commi-
sion), 2004.
Commission Communication. Restructuring
and employment. Anticipating and accompan-
ying restructuring in order to develop employ-
ment: the role of the European Union, COM
(2005) 120 final of 31/03/2005, Brussels, 2005.
Making globalisation an opportunity. The Com-
mission work programme for 2008, IP/07/1578,
Brussels, 23/10/2007, 2007.
EUROPEAN ECONOMIC AND SOCIAL COUNCIL (EESC):
Opinion of the Section of Employment, Social
Affairs and Citizenship on the practical applica-
tion of the European works councils Directive
(94/45/CE) and on many aspects of the Directi-
ve that might need to be revised, SOC/139, Brus-
sels, 16th September 2003.
EUROPEAN PARLIAMENT: Resolution on restructuring
of European industry with particular reference to
the closure of Goodyear in Italy and the problems
of ABB-Alstom, Strasbourg 17/02/2000, B5-0124,
0128 and 0134/2000, 2000.
EUROPEAN TRADE UNION CONFERENCE (ETUC): Tra-
de Union Memorandum to the French Presi-
dency of the European Union, Brussels (ETUC),
2008.
y SOCIAL DEVELOPMENT AGENCY (SDA): Strengt-
hening the know-how and the capacities for
effective action, Brussels (ETUI), 2009.
ETUC, UNICE, UEAPME y CEEP: Lecciones
extraídas de los comités de empresa europeos.
Valoración conjunta de ETUC, UNICE, UEAP-
ME y CEEP. Valoración Conjunta, Bruselas,
2005.
ETUC, BUSINESSEUROPE, UEAPME y CEEP:
Joint advine by the Social Partners on the Euro-
pean works councils recast Directive, Brussels,
2008. El documento se encuentra disponible en:
www.etuc.org/IMG/pdf_2008-01528-E.pdf.
ETUI-REHS: European works councils Database
2002, Brussels (ETUI-REHS), 2002.
European works councils Database, Brussels
(ETUI-REHS), 2006.
EURO-WORKSCOUNCIL: EWC News e-bulletin, nº 3,
2007. Disponible en www.ebr-news.de/en
032007.htm#3.
DACOSTA, I. y REHFELDT, U.: «European works
councils and transnational bargaining about
restructuring in the auto industry», Transfer,
13 (2): p.313-316, 2007.
GOLD, M.: «The European works councils Directive:
changing rationales for EU regulation of emplo-
yee participation», en M. Whittall, H. Knudsen
y F. Huijgen (eds.), Towards a European labour
identity. The case of the European works coun-
cil, London (Routledge), 2007.
HAAS, E.: The uniting of Europe. Politica, social
and economic forces (1950-1957), London (Ste-
vens & Son): 1958.
JAGODZINSKI, R.: «EESC Opinion on European
works councils. Breathing new life into revision
of the EWC Directive 94/45/CE?», Transfer,
12 (4): p. 644-645, 2006.
KNUTSEN, P.: «Corporatist tendencies in the Euro-
polity: the EU Directive of 22 September 1994 on
European works councils», Industrial and Eco-
nomic Democracy, nº 18 (2): p. 289-323, 1997.
KÖHLER, H.-D. y GONZÁLEZ BEGEGA, S.: «¿Hacia un
sistema de relaciones laborales europeo: La res-
puesta de los comités de empresa europeos?», en
Cuadernos de Relaciones Laborales, nº 22 (1):
p. 7-36, 2004.
«El Diálogo Social Europeo: de la macro-concer-
tación comunitaria a la negociación colectiva
LEGISLACIÓN
188 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
transnacional», en Revista del Ministerio de
Trabajo e Inmigración, nº 72: p. 251-269, 2008.
«Still learning from Europe. Spanish participa-
tion in European works councils», en M. Whit-
tall, H. Knudsen y F. Huijgen (eds.), Towards a
European Labour Identity. The case of the Euro-
pean Works Council, London & New York (Rou-
tledge), 2007.
LORBER, P.: «The Renault case: the European
works councils put to the test», en The Interna-
tional Journal of Comparative Labour Law and
Industrial Relations, nº 13 (3): p. 135-142, 1997.
MARGINSON, P., GILMAN, M., JACOBI y KRIEGER, H.:
Negotiating European works councils. An
analysis of agreements under article 13, Dublin
(European Foundation for the Improvement of
Living and Working Conditions), 1998.
MOREAU, M.A.: «A propos de laffaire Renault»,
Droit Social, nº 5: p. 449-452, 1997.
PATRIARKA, M. y WELZ, C.: European works councils
in practice. Key research findings, Dublin (Euro-
pean Foundation for the Improvement of Living
and Working Conditions), 2008.
PRIES, L.: «European works councils as transnatio-
nal interest organisations?», en L. Pries (ed.),
Rethinkin transnationalism: the meso-link of
organisations, Abingdon (Routledge), 2008.
PULIGNANO, V.: «European works councils cross-
national employee representative coordination:
a case of trade union cooperation?», Economic
and Industrial Democracy, nº 26 (3): p. 383-412,
2005.
SCHARPF, F.: «Negative and positive integration in
the political economy of European Welfare Sta-
tes», en G. Marks, F. Scharpf, P. Schmitter y W.
Streeck (eds.), Governance of the European
Union, London (Sage), 1996.
STREECK, W.: «Neither European nor work councils:
a reply to Paul Knutsen», Industrial and Econo-
mic Democracy,nº 18 (2): p. 325-337, 1997.
TELO, M. y GOBIN, C.: Quelle Union Européenne?,
Bruxelles (Institut dEtudes Européennes),
1994.
SERGIO GONZÁLEZ BEGEGA y HOLM-DETLEV KÖHLER
189
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO