CONSEJO EMPRESARIAL MUNDIAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE: El denominado Fondo común de patentes ecológicas (Eco-patents commons).

Páginas:1503-1505
 
EXTRACTO GRATUITO
eventual compensación justa y adecuada del inventor empleado. Aunque la com-
pensación otorgada representa apenas el 0,1 por 100 de la cifra de negocios del
producto Myoview, puede resultar preocupantes para las empresas, sobre todo del
sector farmacéutico, que experimentan descensos drásticos cuando expira la
patente y el producto protegido debe soportar la competencia de los genéricos.
Ante este riesgo tal vez sería recomendable que en los contratos se establezcan
criterios para determinar cuando hay un beneficio «extraordinario» para el empre-
sario como dice la LP británica, o cuando la aportación personal del inventor a la
invención y la importancia de la misma para la empresa «exceden de manera evi-
dente del contenido explícito o implícito de su contrato o relación de trabajo»,
como dice el artículo 15.2 de la LP española. Pero habrá que evitar que estos cri-
terios o acuerdos puedan considerarse nulos por implicar una renuncia anticipada
del trabajador a sus derechos como señala la Ley de patentes inglesa o el artícu-
lo 19.2 de la LP española (José A. Gómez Segade-IDIUS).
19. CONSEJO EMPRESARIAL MUNDIAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE: El denominado
Fondo común de patentes ecológicas (Eco-patents commons).
El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (World Busi-
ness Council for Sustainable Development- WBCSD) es una asociación de la que
forman parte más de 200 de las más importantes empresas del mundo cuya activi-
dad repercute de una u otra forma en el medio ambiente. Nacido el calor de la
Conferencia de la ONU sobre el medio ambiente celebrada en Rio de Janeiro en
1992, por iniciativa del industrial suizo Stephan Shmidheiuy. el Consejo propor-
ciona un punto de encuentro para que estas empresas puedan compartir conoci-
mientos y experiencias sobre el desarrollo sostenible y mostrar su posición en
cualquier foro y en las relaciones con los gobiernos. Expresamente se indica en la
página Web del Consejo que su misión «consiste en proporcionar un liderazgo
empresarial que sirva de catalizador para un cambio encaminado a lograr un desa-
rrollo sostenible, y que apoye la legitimación de una empresa para operar, innovar
y crecer en un mundo creciente condicionado por las cuestiones de desarrollo sos-
tenible». Las empresas miembros del WBCSD proceden de más de 35 países y
pertenecen a los 20 principales sectores industriales. Entre ellas figuran multina-
cionales tan importantes como Pirelli, Vodafone, Nokia, Alstom o Shell, y gran
número de conocidas multinacionales norteamericanas y japonesas como IBM,
Coca-Cola, For, GM, Hitachi, Honda, Sony o Toyota. Lamentablemente sólo dos
empresas españolas forman parte del WBCSG, Acciona y Repsol, pero quizás ello
se deba únicamente a nuestro bajo nivel de innovación.
Para conseguir sus objetivos el Consejo se centra en cuatro áreas fundamenta-
les: energía y clima, desarrollo, papel de la empresa, y ecosistemas. Y en coheren-
cia con sus propósitos ha presentado diversos proyectos generales como el relati-
vo a la eficiencia energética en la construcción, o sectoriales como la
sostenibilidad en las industrias forestal o del cemento. Además, ha propiciado
diversas iniciativas, entre las que destaca a mi juicio la del Fondo común de
patentes ecológicas, lanzada a principios del año 2008.
Esta iniciativa, de ahí su nombre, tiene por finalidad crear un fondo común de
patentes que directa o indirectamente protegen el medio ambiente, y que son
aportadas al fondo por las empresas titulares para que puedan ser utilizadas por
cualquiera a título gratuito. Por supuesto no se trata de que las empresas aporten
al fondo patentes clave en su explotación que pueden constituir la joya de la coro-
ADI 29 (2008-2009), IX. Noticias, 1469-1506 • ISSN: 1139-3289 1503
09.01.Noticias 5/11/09 16:12 Página 1503

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA