Conocimiento practico y conocimiento del lenguaje.

Autor:Dummett, Michael
 
EXTRACTO GRATUITO

Resumen: Para aclarar que tipo de conocimiento requiere el lenguaje, se examina el conflicto aparente entre dos aportaciones fregeanas: la prioridad de la funcion comunicativa del lenguaje y una teoria del significado que parece comprometida con el psicologismo que Frege rechaza. El articulo defiende que el lenguaje es instrumento de comunicacion antes que vehiculo del pensamiento, examina la teoria fregeana del significado en relacion con las nociones de "acto linguistico", "frase", "sentido" y "fuerza", y sostiene que los hablantes de un idioma requieren tanto una habilidad practica (saber como) como un conocimiento implicito de las reglas del lenguaje.

Palabras clave: Teoria del significado, comunicacion, habilidad practica, conocimiento implicito.

Abstract: In order to clarify the kind of knowledge that language requires, this paper examines the apparent conflict between two Fregean contributions: first, the priority of the communicative role of language and second, a theory of meaning that seems to embrace the kind of psychologism rejected by Frege. The article defends that language is a tool for communication rather than a vehicle of thought, examines Frege's theory of meaning in connection with the notions of "linguistic act," "phrase," "sense," and "force," and holds that language speakers need both practical skill (know-how) and implicit knowledge of linguistic rules.

Keywords: Theory of meaning, communication, practical ability, implicit knowledge.

**********

Practical knowledge and knowledge of language

El lenguaje tiene dos papeles, desempena dos funciones: ser instrumento de comunicacion y ser vehiculo del pensamiento. Surge la siguiente pregunta: ?cual de estas dos funciones es la primaria? Antes del filosofo aleman Gottlob Frege, el punto de vista comun entre los filosofos era que el lenguaje es un codigo para el pensamiento. Segun este enfoque, el pensamiento no necesita ningun vehiculo. Una vez que tenemos el lenguaje podemos, si queremos, pensar en palabras, y asi utilizar el lenguaje como vehiculo del pensamiento; pero no necesitamos vehiculo alguno para nuestros pensamientos, ya que podemos pensar esos pensamientos sin expresarlos de ninguna manera, incluso a nosotros mismos, con palabras o de cualquier otra forma. Por lo tanto, segun este enfoque, el papel primario y el unico esencial del lenguaje es el de ser un instrumento para la comunicacion: necesitamos el lenguaje para llevar pensamientos de una persona a otra, por la sencilla razon de que carecemos de la facultad de telepatia, es decir, de la capacidad de transmitir pensamientos directamente.

Una posible objecion que se puede hacer a este planteamiento es que, en el caso de la mayoria de los conceptos, salvo los mas simples, no podemos explicar lo que es entenderlos, con anterioridad a la habilidad de expresarlos con el lenguaje. Como advirtio Wittgenstein, un perro puede esperar que vuelva a casa su amo, pero no puede suponer que vendra el martes que viene; y esto es asi porque el perro no puede hacer nada para manifestar una expectacion de que su amo volvera a casa el martes que viene. No tiene sentido atribuir a un ser sin lenguaje la captacion del concepto expresado por las palabras "el martes que viene".

Esta no constituye, sin embargo, la principal objecion. La concepcion del lenguaje como un codigo para el pensamiento lleva consigo la comparacion del dominio de una persona con respecto a su lengua materna y a una segunda lengua. Su dominio de una segunda lengua puede representarse como el dominio de un esquema de traduccion entre ella y su idioma materno: apelando a dicho esquema, el sujeto puede asociar expresiones de la segunda lengua con expresiones de su lengua materna. De modo semejante, su dominio de la lengua materna se considera, segun esta concepcion, como su habilidad de asociar con cada una de las palabras el concepto correspondiente, y con cada frase del idioma un pensamiento compuesto de tales conceptos.

La objecion fundamental a esta concepcion del lenguaje es que la analogia que usa no sirve. Si explicamos el dominio que alguien tiene de una segunda lengua en terminos de su captacion de un esquema de traduccion entre ella y su idioma materno, presuponemos tacitamente que esa persona entiende su idioma materno; sigue todavia sin explicarse en que consiste su comprension de su idioma materno. Podemos, de esta manera, explicar su comprension de una segunda lengua en dos etapas; primera, la habilidad para traducirla a su idioma materno, y, segunda, la comprension de su idioma materno; precisamente porque, en principio, la habilidad de traducir no implica la habilidad de entender. En principio, podemos imaginar una persona--o una computadora programada con mucha destreza--capaz de traducir entre dos idiomas sin entender ninguno de los dos. Por eso cuando explicamos el conocimiento de una segunda lengua por parte de alguien en terminos de su habilidad para traducirla a su idioma materno, no estamos dando una explicacion circular: la habilidad de traducir no presupone de por si una comprension de la segunda lengua, semejante a la comprension que alguien tiene de su idioma materno. Es completamente distinto cuando intentamos explicar, segun el mismo modelo, la comprension de su idioma materno, como consistiendo en asociar ciertos conceptos con palabras. Porque surge la pregunta: ?que es "asociar un concepto con una palabra"? Sabemos lo que es asociar una palabra de un idioma con otras de un segundo idioma: cuando se le pide que traduzca una palabra, el individuo pronuncia o escribe la otra palabra correspondiente sin mas. Pero el concepto no tiene ninguna representacion intermediaria entre si y su expresion verbal. O, en el caso de que la tuviera, nos quedamos todavia con la pregunta de que es lo que hace de ella una representacion de aquel concepto. No podemos decir que la asociacion de alguien entre un concepto particular y una palabra dada consiste en el hecho de que, cuando oye esa palabra viene a su mente ese concepto, porque realmente carece de sentido hablar de que un concepto pueda entrar en la mente de alguien. Lo unico que podemos pensar es que alguna imagen surge en el pensamiento, y que sirve de algun modo de representacion del concepto. Pero esto no nos hace avanzar, porque todavia nos liemos de preguntar en que consiste su asociacion entre la imagen y el concepto. La asociacion de un hablante entre un concepto y una palabra en su idioma materno, no puede explicarse satisfactoriamente, a no ser que digamos que consiste en su habilidad de usar esa palabra de alguna manera. Es decir, tenemos que explicar su comprension de su idioma materno en terminos de su habilidad para hablarlo.

Una vez alcanzado este punto desaparece, como irrelevante, la pregunta de si una comprension de los conceptos expresables en el lenguaje ha de preceder al conocimiento del lenguaje. Supongase que, para un concepto determinado, podemos explicar satisfactoriamente lo que seria para alguien que no tuviera ningun lenguaje entender dicho concepto, explicando como podria manifestar su comprension del concepto. Todavia no nos daria el derecho de explicar la comprension que alguien tiene de una palabra que expresara ese concepto, como la asociacion hecha por el entre dicho concepto y la palabra. Todavia tendriamos que explicar lo que era para el asociar el concepto con la palabra, y podriamos explicar esto solo en terminos de su habilidad para utilizar la palabra en cuestion. Deberiamos, entonces, describir el uso de la palabra en el lenguaje. Su habilidad para utilizarla con arreglo a ese uso basta como manifestacion de una comprension del concepto; nuestra descripcion del uso que el hiciera de ella no se ajusta a la explicacion que yo suponia que se podia dar sobre como una comprension del concepto pudiera ser manifestada por alguien que no tuviera ningun lenguaje, y el hecho de que fueramos capaces de dar tal explicacion no nos ahorraria, por lo tanto, ninguna tarea en cuanto a la descripcion del uso de la palabra.

Una descripcion de la practica de hablar un idioma es nuestra ruta mas directa para dar cuenta de lo que es la comprension de los conceptos expresables con el lenguaje, y, por lo tanto, del pensamiento. Ademas, aun cuando existe otra ruta en el caso de otros conceptos relativamente simples, hemos de explicar nuestra capacidad de expresion del pensamiento directamente mediante el lenguaje, en terminos de la practica de hablar el lenguaje; una apelacion a una comprension previa de algunos conceptos expresables dentro del lenguaje es algo que no esta en nuestra mano. (En cualquier caso, no podemos subestimar la dificultad que entrana explicar la comprension pre-linguistica de conceptos. Frege decia que un perro sin duda nota cuando le atacan varios perros o cuando le ataca solo uno, pero es poco probable que tenga la mas minima nocion de que exista una relacion entre ser mordido por un perro grande y estar corriendo detras de un gato, cosa que tendria que saber hacer si hiera capaz de entender el concepto que expresamos mediante el uso de la palabra "un"). Por esta razon, Frege y Wittgenstein nos han conducido por el camino de un estudio del pensamiento a traves de un estudio del lenguaje: nuestra consideracion del lenguaje ha de ser, al mismo tiempo, una consideracion del pensamiento. Esto significa que hemos de abandonar la concepcion del lenguaje como un codigo para el pensamiento, a favor de la idea de que el lenguaje no es meramente un medio de expresion del pensamiento, sino un vehiculo del pensamiento. Para poder considerar el pensamiento, hemos de describir la practica de hablar un lenguaje, y hemos de hacerlo de una manera que no presuponga que ya se entiende lo que es tener pensamientos expresables por medio del lenguaje.

Una ventaja de este enfoque es que no necesitamos buscar ningun acontecimiento, salvo la expresion del pensamiento. Supongase que yo estoy paseando por la calle con mi esposa y de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA