La conformidad parcial no evita el juicio en el proceso penal: ¿se basará la sentencia en la prueba o en el acuerdo?

Autor:Sara Sanz Castillo
Cargo:Abogada del Área de Derecho Público, Procesal y Arbitraje de Uría Menéndez (Madrid)
Páginas:117-123
RESUMEN

La Ley de Enjuiciamiento Criminal solo contempla un tipo de conformidad, la conformidad como un acto procesal unánime, de todos los acusados, y al que reconoce la consecuencia de evitar el juicio. Sin embargo, en la práctica procesal-penal cada vez es más habitual otra forma de conformidad, que no es unánime, sino de solo parte de los acusados (la conformidad parcial). Esta fórmula es... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
117
FORO DE ACTUALIDAD
LA CONFORMIDAD PARCIAL NO EVITA EL JUICIO EN EL PROCESO PENAL:
¿SE BASARÁ LA SENTENCIA EN LA PRUEBA O EN EL ACUERDO?
La conformidad parcial no evita el juicio en el
proceso penal: ¿se basará la sentencia en la prueba
o en el acuerdo?
La Ley de Enjuiciamiento Criminal solo contempla un tipo de con-
formidad, la conformidad como un acto procesal unánime, de todos
los acusados, y al que reconoce la consecuencia de evitar el juicio. Sin
embargo, en la práctica procesal-penal cada vez es más habitual
otra forma de conformidad, que no es unánime, sino de solo parte de
los acusados (la conformidad parcial). Esta fórmula es especialmen-
te frecuente en las macrocausas, tan populares en los últimos años,
que tienen por objeto múltiples hechos y en las que concurren dece-
nas de acusados. Ante este otro tipo de conformidad, no regulado por
la ley procesal-penal española, surge la duda: ¿se celebrará el juicio
—se practicará la prueba— y respecto a cuáles de los acusados? La
jurisprudencia ha sido la encargada de elaborar una respuesta a esta
pregunta.
Partial plea does not avoid a trial in criminal
proceedings: will the court’s ruling be based on the
evidence or on the plea?
The Spanish Criminal Procedure Law only recognizes one type of
plea, the plea as a unanimous procedural act by all defendants, and
one which the law recognizes the consequence of avoiding a trial.
However, in actual criminal proceedings, another plea –a non-unan-
imous plea by only some of the defendants (partial conformity)– is
increasingly common. This circumstance is becoming particularly
more commonplace in the macroproceedings, increasingly popular in
the recent years, and which involve multiple facts and dozens of
defendants. This second type of plea –unregulated by Spanish crimi-
nal-procedure law– gives rise to a doubt: will a trial be held, evidence
gathered and, if so, in relation to which defendants? The answer to
these questions has been left to case-law.
palaBras claVe
Conformidad parcial, Conformidad unánime, Proceso penal,
Práctica de la prueba, Alternativa al juicio.
Key Words
Partial plea, Unanimous plea, Criminal proceedings, Evidence
gathering, Alternative to trial.
Fecha de recepción: 12-11-2018
Fecha de aceptación: 15-11-2018
INTRODUCCIÓN
Sin ánimo de proporcionar una definición técnica,
la conformidad puede ser descrita como un modo
de terminación del procedimiento penal, alternati-
vo a la celebración del juicio, por el que el acusado
admite los hechos, su calificación jurídica y la pena
solicitada por la acusación, de tal forma que el pro-
ceso penal finaliza mediante una sentencia conde-
natoria en los términos aceptados por el acusado.
Por tanto, una consecuencia evidente de la confor-
midad es que la sentencia condenatoria no se basa
en la prueba practicada en el juicio (que no se cele-
bra), sino en los términos de ese acuerdo alcanzado
entre defensa y acusación (en los hechos y califica-
ción jurídica aceptados por el acusado).
Esta posibilidad de terminación del procedimiento
penal ha estado prevista en la Ley de Enjuiciamien-
to Criminal (“LECrim”) de 1882 desde sus oríge-
nes. Ya en la primera redacción de esta ley, el artí-
culo 655 (todavía en vigor) contemplaba la
posibilidad de que el acusado mostrara su conformi-
dad absoluta con la pena solicitada por la acusación
y el tribunal dictara sin más trámites la sentencia.
A lo largo de los años, y sobre todo a raíz de la
regulación del procedimiento abreviado (introduci-
do en la LECrim mediante la Ley Orgánica 7/1988),
la ley ha ido evolucionando desde esta conformi-
dad como una aceptación estricta (sin margen al
diálogo entre acusación y defensa ni a la modifica-
ción de la pena solicitada y aceptada por el confor-
mado) hacia una conformidad negociada, más inte-
resante para la defensa (al permitir rebajar la pena
solicitada por las acusaciones y que será impuesta
en la sentencia de conformidad). Sin perjuicio de
las críticas que se puedan hacer a esta fórmula —en
principio— mejorada de la conformidad por los
abusos a los que se pueda prestar (por ejemplo,
provocando peticiones de pena desproporcionadas
en el escrito de acusación, precisamente para hacer
atractiva la solución negociada frente al juicio), lo
cierto es que, desde luego, la conformidad es hoy
día un fenómeno tan habitual en el proceso penal
como lo pueda ser la celebración del juicio.
Un tipo de procedimiento en el que la conformidad
ha adquirido gran protagonismo son las macrocau-
sas, los grandes procedimientos penales con multi-
tud de hechos investigados y decenas de acusados.
En estos casos no es infrecuente que, de entre todas
las defensas (muy numerosas), alguna de ellas opte
por alcanzar un acuerdo con la acusación, para sor-
tear así el juicio y asegurar una condena relativa-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA