Conflicto en la aplicación de la norma tributaria

Páginas:484-487
 
EXTRACTO GRATUITO
El CiErrE FisC al y ContablE dEl E jErCiCio 2015 © aMado Con sultorEs © aM ado ConsultorEs El CiErrE Fis Cal y Contabl E dEl EjErCiCio 20 15
484 485
del nuevo criterio, que será vinculante para las Salas y contra el que cabe recurso extraordinario
de alzada para la unificación de criterio.
Cuando un mismo contribuyente haya interpuesto varios recursos ante los Tribunales Económico
Administrativos, éstos podrán conocer de la acumulación de dichos recursos. También cuando
los recursos estén interpuestos por varios contribuyentes si se refieren al mismo tributo, o a varios
tributos siempre que haya conexión entre las reclamaciones interpuestas y planteen las mismas
reclamaciones.
8.2. Conflicto en la aplicación de la norma tributaria
Las modificaciones afectan a los artículos 15.3, 179.2 y 206 bis.
Siguiendo con la aplicación de los criterios adecuados y conformes a derecho se modifica la re-
dacción del artículo 15 “conflicto en aplicación de la norma tributaria” que en muchos casos
se había convertido en la “patente de corso”, entendida ésta como: la autorización que se tiene o
se supone para realizar actos prohibidos a los demás. Este salvavidas ha sido, en no pocas oca-
siones, utilizado por quienes amparándose en este precepto eludían sanciones que en otro caso
resultarían aplicables al confundir lo que sería “una interpretación conveniente de las economías
de opción” de la norma con la elusión que en el fondo se pretendía.
Ciertamente las legislaciones comparadas de los países del entorno, especialmente Finlandia y
Alemania, también los E.E.U.U., contemplan a estas operaciones, hechas al abrigo de lo que se
puede calificar en términos jurídicos de fraude de ley, y de modo más amplio de abuso del dere-
cho, como sancionables sin que quepan, pues, comportamientos fraudulentos bajo la apariencia
de economías de opción y que han permitido hasta ahora, en nuestro país la utilización de fórmu-
las que facilitaban la evasión fiscal bajo esta apariencia de “conflicto en la aplicación de la norma
tributaria”.
En esta ocasión el legislador se hace eco de lo manifestado por la jurisprudencia, que no excluye
la voluntad defraudadora en dicha figura, lo que también ha sido apoyado por un amplio sector de
la doctrina científica. Ya desde el año 2008 el Tribunal Constitucional se pronunció al respecto en
contra de dejar impunes casos en los que si bien, normativa en mano, pudieran ser calificados de
conflicto en aplicación de la norma, realmente eran conductas defraudadoras que ya habían sido
calificadas así en anteriores pronunciamientos.
La dicción del nuevo apartado 3 del artículo 15, queda redactado de la siguiente forma literal:
“3. En las liquidaciones que se realicen como resultado de lo dispuesto en este artículo se exigirá el
tributo aplicando la norma que hubiera correspondido a los actos o negocios usuales o propios o
eliminando las ventajas scales obtenidas, y se liquidarán intereses de demora.”
La diferencia con la anterior redacción es que se elimina la frase que se leía al final de este apar-
tado: “sin que proceda la imposición de sanciones.”
Esta nueva redacción del apartado 3 del artículo 15 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, Ge-
neral Tributaria, será aplicable a los periodos impositivos cuyo periodo de liquidación finalice des-
pués de la fecha de entrada en vigor de esta ley. Puntualización que hace la Disposición transitoria
única de la Ley.
Ciertamente se conforma un nuevo tipo infractor para los casos de conductas delusoras que con-
ducen a incumplimientos normativos pretextando una falsa economía de opción con manifiesta
desatención a criterios administrativos preexistentes que hubiesen determinado el carácter frau-
dulento para idénticos hechos.
Ello no es óbice para que siga habiendo casos que puedan ser susceptibles de ser calificados,
como lo han sido hasta ahora, de “conflicto en la aplicación de la norma tributaria”. Cuando
se den esas circunstancias habrá que estar a lo que digan los informes de la Comisión consultiva,
si es que ya se hubiesen pronunciado y dichos pronunciamientos eran públicos cuando se produ-
jeron los hechos.
Las conductas tipificadas como infracción tributaria vienen especificadas en el nuevo artículo
206 bis, que trata de las “Infracciones en supuestos de conflicto en la aplicación de la norma
tributaria” cuando a la realización de actos o negocios les fuere de aplicación lo dispuesto en
el artículo 15 de esta Ley y en los que hubiese resultado acreditada cualquiera de las siguientes
situaciones:
a) La falta de ingreso dentro del plazo establecido en la normativa de cada tributo de la totalidad
o parte de la deuda tributaria.
b) La obtención indebida de una devolución derivada de la normativa de cada tributo.
c) La solicitud indebida de una devolución, beneficio o incentivo fiscal.
d) La determinación o acreditación improcedente de partidas positivas o negativas o créditos
tributarios a compensar o deducir en la base o en la cuota de declaraciones futuras, propias
o de terceros.
Cuando exista infracción tributaria, ésta será siempre grave y deberá acreditarse la existencia
de igualdad sustancial entre el caso objeto de regularización y aquel o aquellos otros supuestos
en los que se hubiera establecido criterio administrativo, y éste hubiese sido hecho público para
general conocimiento antes del inicio del plazo para la presentación de la correspondiente decla-
ración o autoliquidación de que se trate.
El criterio administrativo es el dictado por la Comisión Consultiva (artículo 159 de la LGT, ahora
también modificado).
Las sanciones consistirán en: para el caso a, en multa pecuniaria proporcional del 50% de la
cuantía no ingresada; para el b, en multa pecuniaria proporcional del 50% de la cantidad devuelta
indebidamente; para el c, en multa pecuniaria proporcional del 15% de la cantidad indebidamente
solicitada en el supuesto del apartado 1.c); y para el caso d, en multa pecuniaria proporcional del
15% del importe de las cantidades indebidamente determinadas o acreditadas, si se trata de par-
tidas a compensar o deducir en la base imponible, o del 50% si se trata de partidas a deducir en la
cuota, o de créditos tributarios aparentes. Estas infracciones y sanciones serán compatibles con
las contempladas en el artículo 192, “Infracción tributaria por incumplir la obligación de presentar
de forma completa y correcta declaraciones o documentos necesarios para practicar liquidacio-
nes”, pero incompatibles con las reguladas en los artículos:
191, “Infracción tributaria por dejar de ingresar la deuda tributaria que debiera resultar de una
autoliquidación”.
193, “Infracción tributaria por obtener indebidamente devoluciones”.
194, “Infracción tributaria por solicitar indebidamente devoluciones, beneficios o incentivos fisca-
les”. Y,

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA