La confección de currículum vitae: atractivos para optar a ser seleccionados y preparación de la entrevista

Autor:Javier García De La Serrana
Páginas:6-18
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 6

1

RESUMEN: Graduado o egresado es la persona que ha concluido sus estudios y obtenido un título o graduación académica, normalmente de rango universitario. El significado más preciso de egresar es formarse, y se usa como sinónimo de graduarse.2 Finalizada la carrera o a punto de hacerlo, muchos egresados optan por adentrarse en el mundo laboral buscando su primer empleo, normalmente, para puestos relacionados con sus estudios Lo primero que hay que afrontar es la redacción del Curriculum Vitae o CV, cuestión de la que trataremos en este Capítulo, en el que se perfilarán unas pautas para hacer que nos diferenciemos del resto de candidatos y accedamos con más probabilidades a la entrevista personal con el seleccionador.

Introducción

Con la graduación hemos superado una etapa que nos permite adentrarnos en nuevas áreas, ya sean éstas docentes, de carácter investigador o profesionalizantes. Sea cual sea nuestra elección, no debemos olvidar que –egresados- lo seremos durante toda nuestra vida laboral pues la formación es y deberá ser una constante fundamental en nuestro desarrollo profesional.

Según la RAE, curriculum es la “relación de los títulos, honores, cargos, trabajos realizados, datos biográficos, etc., que califican a una persona”. Por tanto, conforme a esta definición, redactar un CV es algo relativamente fácil, si bien, redactar un CV –atractivo-, que realmente sea eficaz, requiere conocer y aplicar elementos que busquen diferenciarnos.

Dedicar tiempo a esta labor aparentemente sencilla nos reportará un conocimiento de nuestro perfil profesional y una perspectiva más amplia de las posibilidades laborales a las que podremos optar.

Lo normal es que, salvo excepciones, nuestro primer curriculum no pueda aportar experiencia laboral, si bien ésta carencia no debe suponer un obstáculo en la búsqueda de empleo. Tanto si se cuenta con experiencia como sin ella, habremos de plantearnos las tres siguientes cuestiones: cuáles son mis conocimientos y habilidades, a qué sector empresarial puedo concurrir con mayor probabilidad de éxito y quién va a ver mi CV.

Page 7

1.1. ¿Cuáles son mis conocimientos y habilidades?

Esta información nos aportará un conocimiento de nuestro perfil profesional y de todo cuanto podemos ofrecer. Y muy importante, nos llevará a identificar y a ampliar el tipo de puestos a los que podríamos optar.

Todos sabemos que la aptitud o conocimientos es la capacidad de una persona para realizar adecuadamente una tarea y que esta es fruto de un proceso de aprendizaje. Estudiamos, nos examinamos y acabamos siendo aptos con un título que así lo avala.

Sin embargo, cuando hablamos de actitud– de habilidades- estamos ante un estado de ánimo, ante cómo una persona se enfrenta a un problema, situación o eventualidad. Está formada por todos aquellos pensamientos, opiniones y creencias según las cuales vemos el mundo.

Como es obvio, cualquier empresa busca un candidato que reúna ambas facetas: una buena aptitud combinada con una gran actitud. Pero, ¿puede una empresa preferir una sobre la otra?

Aquí no hay un criterio general, lógicamente, depende de lo que busque la empresa en concreto, pero sí que hay un cambio de tendencia por parte de las empresas que aprecian determinados valores personales dejando en un segundo plano la cualificación profesional.

La razón es muy sencilla: la actitud suele ser la responsable de un buen ambiente laboral, del compañerismo, de la resolución de problemas con rapidez, del compromiso y de la fidelidad hacia la empresa. Valores que no son fáciles de encontrar. El conocimiento, sin embargo, se puede adquirir (grado, postgrados, máster, etc.) y –repito- se debe seguir adquiriendo a lo largo de nuestra vida.

Por ello es importante realizar un listado que identifique todos nuestros conocimientos y habilidades, por ejemplo, conocer muy bien el idioma inglés y certificarlo con su correspondiente título y contar entre nuestras habilidades con la facilidad para hablar en público. Planteo este ejemplo, pues puede ser válido tanto para egresados que se formaron en Derecho, como en Ciencias Políticas o en Medicina, cuyas carreras no contemplan –a día de hoy- los idiomas o las técnicas para hablar en público en sus programas trocales.

1.2. ¿A qué puesto de trabajo me voy a presentar?

Identificar los puestos a los que podemos optar nos facilitará la adecuación del CV a la oferta de trabajo a la que deseamos concurrir. Partimos de la creencia errónea de que quien ha adquirido conocimientos en Derecho querrá un puesto de abogado en un bufete. De ahí la importancia de realizar el listado a que me referí en el apartado anterior, que puede amplificar nuestro campo de acción a sectores del mercado que, en principio, no hubiéramos contemplado.

Por ejemplo, aspirar a formar parte del staff jurídico interno de un establecimiento hostelero con sedes en diferentes países.

Una vez identificados los puestos de trabajo y los sectores empresarial es el siguiente paso es, no por obvio, menos importante: obtener toda la información posible sobre la empresa, sus valores, lo que necesitan, etc. Y evitar enviar el CV sin reflexionar sobre qué puede aportar el candidato a esa empresa y en qué medida se identifica con sus valores.

Page 8

Un CV focalizado es como un traje a medida, que requiere la adaptación del mismo a cada oferta y a cada empresa o sector para aumentarlas posibilidades de éxito.

1.3. ¿Quién se encargará de ver mi CV?

Hay muchos posibles perfiles que podrán llevar a cabo el cometido de analizar un CV y, por ende, decidir si aceptan o no nuestra candidatura, si bien, voy a centrarme en los tres tipos de perfiles que con mayor frecuencia tienen esta función pues es muy positivo tener en cuenta lo que es relevante para cada uno de ellos. Me estoy refiriendo a los especialistas en selección de personal de los departamentos de RRHH de las empresas, a los consultores externos y a otros perfiles ajenos a Recursos Humanos.

1.3.1. En el primer caso, suelen centrar su atención en los dos últimos puestos de trabajo por lo que es positivo que resaltemos las características y similitudes de las empresas en que hemos trabajado como indicativo de una mayor adaptación al nuevo puesto, así como la coincidencia de funciones Caso de no existir esta equivalencia, por tratarse de sectores disímiles o de empresas de diferentes tamaños, deberemos captar la atención del técnico de selección resaltando lo que nuestra experiencia adquirida puede reportara la empresa haciendo mención explícita de los logros obtenidos
1.3.2. Los consultores de selección externos (empresas de trabajo temporal, Head-hunters, etc ) suelen centrarse en el análisis de las coincidencias entre el CV del candidato con los requisitos que les haya exigido la empresa cliente. Lamentablemente, es frecuente que sólo se conozcan las funciones del puesto a cubrir sin apenas datos de la empresa e incluso que nos hagan cumplimentar un formulario tipo
1.3.3. Por último, con perfiles que no son especialistas en Recursos Humanos, me estoy refiriendo, según el tipo de compañía, al propio director o gerente de la empresa o al jefe del equipo para el que se busca el puesto a cubrir En estos casos es importante destacar, además de las funciones y logros, nuestros objetivos, así como los datos relacionados con una trayectoria profesional estable

Una característica que tienen en común los tres perfiles de seleccionadores es que van a valorar positivamente la compatibilidad de las herramientas o tecnologías que figuren en el CV con las requeridas para desarrollar las funciones inherentes al puesto de trabajo pues favorecerán la inmediatez en la incorporación del candidato al verse menos gravoso su período de prueba y/o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA