Comprendiendo el fenómeno multidimensional del olor

Autor:Elizabeth S. Basto Gómez
Páginas:55-174
 
EXTRACTO GRATUITO
55
Capítulo I
Comprendiendo el fenómeno
multidimensional del olor
1. QUÉ ES EL OLOR
Emitimos y percibimos olores, olemos y nos huelen, y tales olores tie-
nen papeles muy importantes en prácticamente todas las áreas de la interac-
ción social26. Según la Real Academia de la Lengua Española, el olor (Del
lat. olor, -ōris) se dene como lo que es percibido por el olfato de la siguiente
forma: «impresión que los euvios producen en el olfato.» Y, también, como
lo que puede impresionar al órgano del olfato: «Aquello que es capaz de pro-
ducir esa impresión.»27 Al olfato (Del lat. olfactus) se lo dene como el sentido
corporal con el que se perciben aromas y sustancias dispersas, como el hu-
mo.28 En francés, la noción central también es la «impresión» que se percibe,
así: «Émanation propre à un corps pouvant être perçue par l›homme ou par un être
animé grâce à des organes particuliers et avec des impressions diverses (agréable,
désagréable, indiérente).»29 Pero la denición semántica del olor y el olfato re-
26 SYNNOTT, Anthony, «Sociología del Olor», originalmente publicado en e Ca-
nadian Review of Sociology and Anthropology, Concordia University, Canadá, vol. 28,
núm. 4, noviembre de 1991 y en castellano por la Revista Mexicana de Sociología, año
65, número 2, abril-junio. Traducción: Herzonia Yáñez. Revisión: Natividad Gutié-
rrez Chon. Pág. 431.
27 http://www.rae.es/rae.html
28 Diccionario de la lengua española, 2005, Espasa-Calpe.
29 http://www.cnrtl.fr/lexicographie/odeur, consultado en abril de 2013
Régimen juRídico del aRoma y de la contaminación poR hedoR ElizabEth S. baSto GómEz 56
sulta insuciente para este estudio. Vayamos más allá, los euvios son emisio-
nes de vapores o de partículas muy pequeñas que se desprenden de una cosa y
llegan a nuestros sentidos, utilizan el aire para viajar hasta el órgano del olfato
y dan como resultado un olor.
La denición de olor según la norma UNE-EN 13725: 2004 sobre
«Calidad del aire, y la determinación de la concentración de olor por olfato-
metría dinámica», dene el olor como: «la propiedad organoléptica percepti-
ble por el órgano olfativo cuando inspira sustancias volátiles»30.
Po su parte, el Departament de Medi Ambient de Cataluña, reriéndose
a la «contaminació atmosférica», en 1995, denía el olor como «un indicador
de la presencia en el aire de determinadas sustancias que pueden ser gases o
partículas».31
El olor, como lo dene el documento de trabajo del CONAMA (Con-
greso Nacional del Medio Ambiente) 2010 es «la sensación que se registra en
el cerebro mediante la transmisión, a través del nervio olfativo, de la presencia
de las sustancias olorosas que estimulan la mucosa nasal. Para que tal trans-
misión sea posible es necesario que la sustancia olorosa, el analito, se disuelva
en el líquido de la mucosa»32
El olor es una reacción sensorial de determinadas células situadas en la
cavidad nasal. La relación entre olor y molestia percibida es compleja de de-
nir. En ella conuyen factores físicos y químicos fáciles de determinar, pero
también otros de tipo subjetivo más difíciles de evaluar, como por ejemplo, el
carácter agradable o desagradable del olor (tono hedónico), la sensibilidad de
cada persona, el entorno en el que es percibido y las condiciones atmosféricas.
Otros investigadores se reeren al olor como las partículas que salen
de los cuerpos y puede ser percibida por otros seres, es entonces cuando nos
30 Normas UNE-EN 13725: 2004 «Calidad del aire. Determinación de la concentra-
ción de olor por olfatometría dinámica».
31 LUNA I TOMÀS, G. . La contaminació atmosfèrica. Generalitat de Catalunya, De-
partament de Medi Ambient, Direcció General de Qualitat Ambiental. Barcelona
1995, pág. 64.
32 CONAMA 10, Documento de Trabajo. Disponible en www.conama10.conama.org/
conama10/download/les/.../3_nal.pdf, pág 5.
caPÍtulo i. comPrendiendo el fenómeno multidimenSional del olor 57
planteamos si el olor existe porque otros dan fe de su existencia o existe per se
aunque nadie lo perciba. Esta idea es la compuerta para explorar otras ramas
del conocimiento que ayuden a aclarar la existencia del olor como un fenó-
meno independiente y complejo.
1.1. EVOLUCIÓN HISTÓRICA: FILOSOFÍA, SOCIOLOGÍA,
CONOCIMIENTO Y REFLEJO EN EL LENGUAJE
1.1.1. EL OLOR Y LA FILOSOFÍA
De la evolución de la losofía, se ha seleccionado un momento y unos
autores que podrían aportar mayor claridad a esta investigación. Las dife-
rentes escuelas losócas cuando hacen referencia a los sentidos se centran,
especialmente en el siglo XIX y XX, en tres sentidos llamados objetivos: la
vista, que sería el sentido más noble de todos; el oído; y, nalmente, el tacto
como el sentido menos elevado de los tres. En otro plano, consideran como
dos sentidos subjetivos: el gusto y el olfato.
Para el lósofo, estos dos últimos sentidos no serían sino «otras tantas
vías de acceso externas que la naturaleza ha deparado al animal para distin-
guir los objetos». Es lalosofía la que marca el camino de la percepción del
sentido del olfato y del olor en sí mismo desde una perspectiva diferente.
El cómo se percibe subjetivamente es un aspecto tratado por la loso-
fía y la sociología. Ambas disciplinas aportaron al derecho los instrumentos
para probar la presencia del olor en la vida cotidiana y sus implicaciones. En
efecto, no es lo mismo oler mal en un entorno que exige oler bien, o vivir en
un lugar que huele mal; ni tampoco es igual que el olor que se percibe como
ofensivo provenga de los seres o del entorno. En la construcción jurídica es
fundamental comprender estos puntos de vista exógenos para así entender la
necesidad de su regulación y en algunos casos su urgencia.
En su aproximación a las diferentes escuelas losócas, Cristina de
Piretti en su artículo «Cuestión de olfato»33 explora el mundo del olor para
los lósofos y la forma en que tratan el tema bajo sus particulares puntos de
33 DE PERETTI PEÑARANDA, M. Cristina, «Cuestión de olfato», en Revista Con-
vivium (Universidad de Barcelona), nº 20, 2007.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA