Comentario a las conclusiones del Abogado General a las cuestiones prejudiciales del Juzgado de lo Social de Barcelona núm. 33-asunto C 395/15

Autor:Aymara Santamaría
Páginas:8-8
 
EXTRACTO GRATUITO
Novedades Jurisprudenciales Laboral
8
COMENTARIO A LAS CONCLUSIONES DEL ABOGADO GENERAL A LAS CUESTIONES PREJUDICIALES DEL
JUZGADO DE LO SOCIAL DE BARCELONA NÚM. 33 - ASUNTO C 395/15
El caso de autos trata de un trabajador que sufre un accidente de trabajo e inicia un proceso de incapacidad temporal.
Dos meses más tarde, la empresa procede a su despido por causas disciplinarias alegando una bajada de rendimiento
conforme al art. 54.2 e) del ET.
El trabajador, en desacuerdo con la decisión adoptada por la empresa, presenta una demanda ante los Juzgados de lo
Social solicitando la nulidad del despido al entender que
(i se había vulnerado su derecho fundamental a la integridad física y
(ii) era discriminatorio con arreglo a la Directiva 2000/78.
La demanda recae en el Juzgado de lo Social núm. 33 de Barcelona que, aunque recuerda que conforme a la legislación
y la jurisprudencia nacional no cabría declarar la nulidad del despido, decide plantear una serie de cuestiones
prejudiciales en relación con la interpretación que habría que hacer del caso al amparo del derecho europeo y, en
concreto, de la directiva mencionada.
El Abogado General concluye que “si una enfermedad curable o incurable acarrea una limitación, derivada en
particular de dolencias físicas, mentales o psíquicas que, al interactuar con diversas barreras, puede impedir la
participación plena y efectiva de la persona de que se trate en la vida profesional en igualdad de condiciones con los
demás trabajadores y si esta limitación es de larga duración, tal enfermedad puede estar incluida en el concepto de
“discapacidad” en el sentido de la Directiva 2000/78.
Por tanto, el Juzgado de lo Social núm. 33 de Barcelona tendrá que determinar si en el caso de autos la enfermedad
tiene carácter duradero o no y si la misma supone una limitación para la prestación de los servicios del trabajador. Si la
respuesta alcanzada fuese positiva, el magistrado debería entender que se trata de una “discapacidad” en el sentido
de la Directiva 2000/78 y por tanto, declarar la nulidad del despido.
Aymara Santamaría • Abogado

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA